viernes, 22 de junio de 2012

EL TREN DE LAS SIERRAS ES UNA FALACIA Y UN GASTO MUY ONEROSO

CARTAS DE LECTORES

Señor Director de Crónica Ferroviaria:

Con relación a la nota Córdoba publicada en su medio con el título: "NADIE SABE NADA DEL POLÉMICO "TREN DE LAS SIERRAS" y que fuera tomada de nuestro matutino La Voz del Interior, debo comentar en particular que este servicio dejó de ser un proyecto, una promesa y una recuperación del ferrocarril en nuestra Córdoba.

Esto ya es sencillamente una falacia y un gasto muy oneroso, para quienes sólo este servicio permite un paseo de fin de semana para muy pocos vecinos o visitantes que echan mano a este adefesio de servicio público montado como un verdadero muestreo de las inutilidades de este gobierno. Ni siquiera compensa lo que los cordobeses aportan con sus impuestos al ruinoso estado y servicio ferroviario en el AMBA metropolitano.

Estación Cosquín


Lo lamentable del caso, es que las autoridades de la provincia y de la municipalidad de Córdoba (a quienes deben sumarse numerosos intendentes de las poblaciones por donde pasa este servicio) no quieren involucrarse en este servicio. Mucho más grave es que se ufanan a voces, sin disimulos de que no saben, no quieren ni pueden hacer nada para dar estímulo local al asunto. Es fácil pues, a todas luces, dar un portazo al problema e ignorarlo, en abierta contraposición con otras autoridades de provincias vecinas que han impulsado servicios ferroviarios provinciales como: Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Mendoza y Salta, entre otras.

Debieran repensar las autoridades cordobesas en cambiar su actitud y pasar a exigir a la Nación que encamine con seriedad la solución en esta ineptitud, y dar traslado a la provincia para encarar soluciones posibles con los medios disponibles. De este lado, el suscripto planteó oportunamente algunos emprendimientos factibles. Sólo falta la voluntad política de asumir las responsabilidades que el pueblo demanda en varias regiones de Córdoba.

Estimaré difundir esta nota, a los fines de que los responsables se pongan las "pilas" en este asunto. Saludos cordiales
Román Ballesteros