miércoles, 26 de septiembre de 2012

A.L.L. Y OTRO GESTO INDISIMULABLE DE SU NEGLIGENCIA CRÓNICA


ACTUALIDAD

Las imágenes que acompañan esta nota resultan por demás elocuentes. Y los lectores de este espacio rememorarán seguramente entradas anteriores, similares e infortunadamente repetidas.

Los trabajadores arremangados para levantar un descarrillo de dimensiones en Parera, rompiéndose los brazos para salvar vehículos y segmentos de circulación, a pesar de las ordenes histéricas de la empresa, que sólo pretendía liberar vías para recuperar el tráfico, a costa de tirar vagones al costado de la vía, condenándolos así a un futuro de chatarra sin valor.




Los compañeros, como siempre, han puesto además de su esfuerzo, la cuota de sentido común que la concesionaria ha abandonado hace ya muchos años; entregada a una decadencia progresiva y afectada por su negligencia cotidiana.




Pero además, y como ya no sorprende a nadie, a A.L.L. le afectan muy poco las condiciones en que sus trabajadores se desempeñan, sobre todo en eventos como este accidente, el cual por sus características impone un entorno que asegure comodidad e higiene para un descanso adecuado, para nada similar a la "vivienda" que se puede apreciar en las imágenes.



No escapa a nuestro razonamiento que en la localidad no abundan establecimientos que ofrezcan el ambiente de alojamiento correspondiente; pero se trata de un detalle menor que, en caso de una diagramación seria de los trabajos, podía haber sido resuelto en plazo acorde.

La representación gremial informa que no garantiza la continuidad de las tareas de normalización del descarrilo, quedando esto sujeto a la decisión que surja del ánimo de los propios compañeros afectados.Unión Ferroviaria Línea Urquiza