domingo, 23 de enero de 2011

LOS TRENES INVISIBLES DE T.B.A.

Cartas de Lectores

Señor Director:

Quien se haya acercado en estos días a la boletería de los servicios a Rosario de Trenes de Buenos Aires S.A. en la estación Retiro, se habrán encontrado con un escueto cartel que decía lo siguiente: "Pasajes a Rosario e intermedias semana del 17-01 al viernes 21-01-2011 AGOTADOS". Una leyenda similar se exhibió entre el 10 y el 14 de enero.

Lejos de viajar atestados, lo cierto es que el tren de pasajeros "El Rosarino" no corrió durante estas dos semanas. El Centro de Atención al Pasajero no tenía información disponible; en ADIF ni en la CNRT decían desconocer el asunto.

Versiones extraoficiales indican que la suspensión obedecería a la supuesta falta de locomotora. T.B.A. no brindó ninguna información oficial.

Si bien el tren en sentido descendente demora ocho horas en llegar a Capital Federal, y una hora menos en hacerlo a Rosario, sus precios lo hacen atractivo para estudiantes y familias de bajos recursos. Luego de un período en que circulaba con un solo coche (semi Pullman Hitachi), se reincorporó la segunda unidad, que viaja con buena parte de sus comodidades ocupadas. Los viernes viaja con más coches, regresando el lunes a Retiro con idéntica formación.

Aún así, el tren rara vez se satura de pasaje, y mucho menos entre semana; por lo que es inverosímil que la venta de boletos se suspenda por haberse agotado los cupos, y mucho menos por compras anticipadas.

No es la primera vez que esta empresa amiga del Gobierno incurre en estas maniobras, ante la permisividad de los funcionarios encargados de controlarla, a los que les molesta -y mucho- que los interesados en los ferrocarriles descubramos este perverso juego. Por cierto que no existirán multas en caso de comprobarse la suspensión del tren; así como tampoco se descontarían los dineros proporcionales correspondientes a los subsidios del SISFER.

T.B.A. ofrece un servicio "tapón", cuyo único cometido es cobrar subsidios e interferir para evitar que otra empresa con mejor organización pueda correr estos trenes.

Es de esperar que el Estado obligue a la empresa de los hermanos Cirigliano a que reanude inmediatamente este servicio... De lo contrario, tenemos todo el derecho a suponer que la oportuna remoción de Ricardo Jaime fue una mera actitud gatopardista para que todo siga igual...
Mariano César Antenore
Rosario
marianocesar_a@yahoo.com.ar