jueves, 18 de julio de 2013

SEÑOR RANDAZZO: HAY QUE ESTAR MÁS EN EL TERRENO. DEBERÍA HACER UN VIAJE EN HORA PICO DE INCOGNITO

CARTAS DE LECTORES

Señor Director de Crónica Ferroviaria:

A veces hay imágenes que valen más que mil palabras. Pero por si no se entienden las imágenes, acá van algunas preguntas que exigen respuestas de un hombre que sé que está trabajando, pero hay que estar más en el terreno, señor Randazzo.



No se como lo va a hacer, pero hágalo, cómprese un disfraz para que no lo reconozcan y viaje como viajé yo el el viernes 12 de julio pasado  por la tarde sentido a Moreno, haciéndolo como ganado, con las ventanillas que no se abren en una vieja formación donde las perillas para subirlas están desaparecidas.



No se necesita de grandes talleres y genios para la reparación, sólo repuestos y voluntad, sino avíseme que si no lo puede hacer, llevo las herramientas y las reparo mientras viajo, así no muero ahogado de calor y la humedad que reina en el coche.



Si no me cree, lo espero el viernes que Ud. quiera en la estación de Once dce Septiembre a las 19,00 horas para que lo vea por sus propios ojos. Le digo todo esto, porque todavía le tengo confianza, pero la paciencia se me está terminando como ciudadano, todo tiene un limite.

Cambiando de tema, en otras fotos correspondientes al día sábado 13 de julio pasado viajando de Once a Moreno, se ven las mangueras de aire a la intemperie, (que peligro!!).



Otra cosa, alguna vez escribí por este mismo medio que las tapas de arriba de las puertas se abren porque la gente es tanta que se tiene que agarrar de ahí, a falta de un caño que cruce por arriba de las puertas y 2 buenos tornillos que sujeten la tapa.

Por último, no estaría mal poner gente de limpieza en las cabeceras que cada vez que entra un tren le den al menos una barrida, porque tengo que viajar arriba de la mugre; no hace falta una gran inversión para poner tres personas en cada cabecera; llame gente del plan trabajar, hay soluciones, sólo hay que estar más en el terreno, no mirar desde lejos.

Ah!, me olvidaba: a las unidades reparadas recientemente, también hay que hacerles mantenimiento, no hay que dejarlas caer para después llevarlas a los talleres de Cirigliano. Atentamente
Daniel Pezzani