miércoles, 31 de agosto de 2011

UN TREN REGIONAL QUE UNE LINCOLN CON REALICÓ


Redacción y fotos: CRÓNICA FERROVIARIA

Aprovechando que estuvimos presentes en el acto de reinauguración del tren de pasajeros entre Lincoln (Provincia de Buenos Aires) y Realicó (Provincia de La Pampa) por parte de la Presidenta de la Nación, en la visita realizada el día 26 de agosto pasado, es que decidimos hacer el viaje en ese convoy regional, para observar la calidad del servicio que se presta y conversar con los pasajeros para saber sus opiniones y sugerencias sobre el servicio.


Estación REALICÓ

El tren en cuestión realiza un viaje semanal de ida y vuelta, partiendo el día sábado de estación Lincoln a las 02,30 horas para llegar a Estación Realicó a las 10,21 horas. De regreso sale de esta última a las 06,00 horas del día domingo y llega a la ciudad del oeste bonaerense a las 13,55 horas.

Para recorrer los 259 km. que separan a ambas ciudades, se emplea casi 8 horas para el trayecto, lo que muestra a las claras el mal estado en que se encuentran las vías, aunque tenemos noticias de que está en proyecto realizar un mejoramiento de la infraestructura para que en un futuro se pueda circular entre 60 ó 70 km. hora., lo que hará que pueda bajarse sensiblemente las horas de viaje.

Estación SARAH

La formación está compuesta generalmente por una unidad tractiva General Motors modelo GR-12W cedida por la empresa FerroExpreso Pampeano S.A., y dos coches de 2da. Clase Sorefame (material éste de los ex ferrocarriles portugueses) transferidos por la empresa Ferrocentral S.A., aunque también hay un vehículo de Primera Clase Sorefame que se encuentra en Coronel Granada donde está siendo reparado un eje de uno de los bogies. (ver fotos).


Coche de Primera Clase Sorefame en Coronel Granada

El servicio es operado por la empresa estatal SOFSE, y el personal que cumple funciones a bordo observamos que se esmera por brindar un buen trabajo y están atentos ante cualquier inconveniente que pueda surgir, a la vez que con mucho respeto responden a todas las preguntas que los pasajeros realizan y hasta despiertan a los mismos al llegar a destino. Esperamos que esto se mantenga en el tiempo, ya que la buena atención también es sinónimo de comodidad.

Pasajeros subiendo en estación Van Preat

Crónica Ferroviaria durante el viaje de ida y vuelta, estuvo conversando con varios pasajeros con el fin de conocer cuáles son las inquietudes para poder mejorar el servicio. Casi en su totalidad piden el arreglo de las vías para acortar el viaje ya por demás excesivo, la ampliación de estos a 2 ó 3 trenes semanales y que los mismos tengan llegada y partida desde la ciudad de Buenos Aires sin hacer trasbordo en Lincoln con los trenes de Ferrobaires que generalmente son suspendidos, dejando a la gente varada y sin explicaciones como ha ocurrido en estos dos últimos fines de semana.


Sugerencias

Si bien se saluda la puesta en marcha de un servicio de trenes de pasajeros en un ramal en el que hacía un par de décadas que dejó de funcionar como tal, creemos que harían falta algunas cosas de simple ejecución para que el pasajero pueda tener un viaje más placentero. Amén de lo ya expresado en el mejoramiento de la infraestructura de vía para bajar el tiempo de viaje (sería lo ideal), y debido a la cantidad de horas que hay que pasar dentro de la formación, habría que dotar a la misma de un servicio de catering para que los pasajeros puedan hacerse de alimentos y bebidas debido a que las partidas de ambas cabeceras es a horas muy tempranas donde el viajero no puede adquirirlos por no encontrarse lugares abiertos. También, sería muy bueno colocar un dispenser donde se pueda obtener agua fría y caliente para consumo humano.

Asimismo sería necesario, ya que al incrementarse el número de viajeros, que no dudamos que viaje tras viaje así será, la colocación de un coche furgón porque fuimos testigos de pasajeros que viajaron con bicicletas y motos y tuvieron que poner dichos vehículos en el último coche para no estorbar la subida y bajada del público usuario. Además, a uno de los coches de la formación le faltan los portaequipajes, sería bueno que se los coloquen porque la mayoría de los viajeros lo hacen con valijas y paquetes dado que siguen su viaje hacia y desde Buenos Aires.

Debería pensarse en poner un coche Furgón porque es necesario. Se observa a pasajeros que quieren viajar con bicicletas - Estación AMEGHINO

También, sería necesario que se implante a la brevedad una tarifa promocional del pasaje que esté al alcance de todos y deje de ser gratuito. No es justo.

Combinación de trenes desde y hacia Buenos Aires

La Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado y el Consorcio Unión Pacífico deberían realizar las gestiones ante quien corresponda, para obtener el permiso de poder salir y llegar desde estación Once de Septiembre sin tener que realizar la combinación correspondiente en la estación Lincoln con la empresa Ferrobaires.

Baño de los coches Sorefame

Fuimos testigos en este último viaje de la desidia de una empresa en decadencia y agonía como lo es la UEPFP. Es el segundo fin de semana consecutivo que deja plantado a todos los pasajeros sin poder brindar el servicio desde Lincoln a Once por falta de locomotora. Nadie se hace cargo de nada. Dejan a la pobre gente sin brindarles información alguna ante las inclemencias del tiempo. Hay familias enteras con chicos y ancianos y nadie se apiada de ellos. Además, sobre la marcha tienen que hacer malabares para pasar de pagar $ 40,00 el pasaje en tren a más de $ 130,00 por persona para viajar en ómnibus y llegar así a Buenos Aires. ¿Esto no lo observa la Secretaría de Transporte y la C.N.R.T.?.

Vista de los coches Sorefama de la formación Lincoln-Realicó
Personal de guarda de la SOFSE
Interior de los coches Sorefama Segunda Clase

Solamente una persona al pararse en la estación Lincoln para observar los trenes, ve con asombro la gran diferencia que hay entre una y otra formación. Cuando llega el tren de Ferrobaires se ve a los pasajeros bajar con frazadas en sus espaldas y envueltos en echarpes y gorros como venidos del Polo Sur en coches que son un asco por la suciedad y el abandono, ventanillas que no cierran y baños pestilentes. Mientras el otro tren espera a los pasajeros en otro mundo, con vehículos limpios, bien calefaccionados, con baños conteniendo todo lo necesario para el aseo (jabón, papel higiénico y toallas descartable) y con atención superior.

Esperemos que esto que muestra hoy el tren regional entre Lincoln y Realicó sea superador y para siempre, y no como el dicho ese que dice: "Escoba nueva, barre bien".