miércoles, 17 de febrero de 2021

La estación Serodino vuelve a la vida gracias a un grupo de jóvenes de la comuna

Historias Ferroviarias

Hace unos días se cumplió un año de trabajo ininterrumpido del grupo "Unidos por la vuelta del tren en Serodino". Conversamos con su iniciador, Heber Villarreal, que con sus 31 años es quien dio el primer impulso para que esta campaña sea realidad y tenga éxito. Escuchá la entrevista.

Lo primero que le preguntamos fue sobre la actividad de la estación previa al trabajo del grupo, y el motivo que les hizo comenzar a rescatar la estación. Sobre lo primero, nos comentó que hay una parte de la estación que se utiliza como biblioteca comunal, pero que el resto del predio estuvo sin uso y sin mantenimiento desde hace bastante tiempo. Las vías se encuentran con tránsito frecuente, porque además de los cargueros, por esa estación pasa el tren de pasajeros que une Retiro y Tucumán. Para tomar ese servicio, los serodinenses deben llegarse hasta Rosario Norte.

Todo empezó con un amague

Nos comentaba sobre el primer día, en el que curiosamente empezaron a trabajar a contrarreloj: Heber iba hacia su trabajo y se encontró con el tren de pasajeros detenido en la estación. Preguntó y le dijeron que producto de un corte de vías en Granadero Baigorria, el tren iba a servir desde esa estación que es la única de las inmediaciones que tiene un desvío y prestaciones adecuadas para servir de auxiliar a Rosario. Al enterarse de esto, Heber llamó al presidente comunal para que al menos pueda encomendar personal para que se corten los pastos en el predio, y que la experiencia de los pasajeros en Serodino no sea muy mala. Ese día, desde el mediodía hasta el ocaso estuvieron los muchachos de la comuna junto con Heber cortando los pastos. Para su sorpresa al final del día, el corte en Baigorria se había levantado, por lo que se habilitaría el itinerario normal. Puede pensar que entonces fue en vano, pero nada más lejos de la realidad.

A partir de ese día Heber le comentó al presidente comunal su idea de recuperar la estación y eventualmente poder gestionar que el tren de pasajeros haga parada regular en Serodino. Tuvo una buena respuesta y buen acompañamiento, asique seguidamente reunió a sus amigos, que también se entusiasmaron en la campaña.

Lo que siguió es muy fácil de escribir y heroico de ejecutar: el grupo de muchachos día a día recuperó parte por parte de la estación, desde el desmalezado, hasta restaurar el alero del andén, lavar sus paredes, reparar las canaletas del techo, pintar los carteles nomencladores, y dejar en definitiva, la estación como debe ser. "Cuando empezamos no teníamos ni domingos ni feriados" recuerda Heber.

Y su buena voluntad hace que sea un excelente representante del grupo que se convocó para recuperar la estación: Él, sin que nadie se lo pidiera, consiguió ropa de trabajo que estampó con el nombre del grupo, para que los chicos no fueran de zapatillas o con ropa no adecuada al trabajo. "No hay problema", como dice él, pero igual mejoró las condiciones para que el grupo trabaje más cómodo. "Ya tenemos camisa, pantalones y botines, el equipo completo".

Gestiones para que el tren haga parada en Serodino

El paso siguiente ya está en marcha: los contactos de Heber -que son los mismos que lograron que se agreguen al recorrido la parada en Ceres- le dijeron que con una nota donde el presidente comunal apoye la iniciativa y tres mil firmas de vecinos, el ferrocarril consideraría hacer de Serodino una parada regular.

Otra cosa preciosa de esta experiencia es su efecto contagio. Heber ya está recibiendo mensajes de otros pueblos en los que también están acompañando y repitiendo su voluntariado en conjunto a grupos de otros pueblos.Multimodal.com