sábado, 13 de febrero de 2021

Alstom inicia una batalla en París contra el macrocontrato de CAF y Bombardier

Empresas

Alstom ha abierto una batalla administrativa y judicial en Francia contra la adjudicación a CAF y Bombardier del macrocontrato para el suministro de 146 trenes por 2.560 millones.

El fabricante galo, que está movilizando todas las tropas para defender el trono de París ante el avance de compañías extranjeras en su histórico mercado, lleva semanas presentando recursos contra el concurso lanzado por la Administración Autónoma de Transportes Parisinos (RATP, por sus siglas en francés) y SNCF para la renovación de la flota de la línea B del cercanías de París y finalmente ha conseguido que el futuro del contrato quede en sus manos paralizando la firma del mismo, prevista para finales de enero.

Ha presentado cuatro recursos contra el concurso y la adjudicación a la empresa española

Y es que, una vez que RATP y el operador ferroviario francés anunciaron el pasado 14 de enero que el consorcio formado por CAF y Bombardier había ganado el multimillonario contrato, Alstom presentó un recurso ante el Tribunal Administrativo de París contra la adjudicación por irregularidades en la oferta, que llevó a suspender su firma oficial el pasado 25 de enero. Así, el fabricante francés ganó unos días hasta que el 29 de enero cerró oficialmente la compra de negocio de ferroviario de Bombardier, hito que ha aprovechado para que la nueva dirección de la antigua compañía canadiense solicite revisar y renegociar las condiciones de la oferta antes de firmarla.

"La nueva dirección de Bombardier acaba de enviar el 1 de febrero de 2021 una carta a RATP-SNCF para realizar una solicitud de mediación, sin contar con su cocontratista CAF", explica la Administración de Transportes Parisinos. En este punto, fuentes de Alstom confirman que se quiere revisar el contenido del contrato antes de asumirlo como nuevo dueño de Bombardier. Desde CAF no se han pronunciado sobre el embrollo judicial. La empresa española y la canadiense crearon el consorcio y se presentaron al concurso antes de pactarse la venta de la segunda.

"Nadie había experimentado semejante embrollo en la historia reciente: cuatro acciones judiciales en pocos meses para atentar contra una importante licitación, el del nuevo RER B. Y esta guerra de guerrillas judicial la está llevando a cabo, además, el proveedor histórico de transporte parisino, el gigante ferroviario francés Alstom", señala RATP, propiedad de Ile de France, en un comunicado en el que reitera su intención de seguir adelante con la adjudicación tras haber rechazado la propuesta de la gala.

"RATP está comprometido con la correcta ejecución de este contrato, esencial para los viajeros, en cumplimiento de las normas de contratación pública, que no permiten la renegociación de la oferta firme presentada", recuerda. En este punto, cabe señalar que "la guerra de guerrillas" abierta por Alstom tampoco está siendo apoyada por la prensa francesa, que ha tachado al fabricante de "mal perdedor".

La compañía que preside Henri Poupart-Lafarge presentó un primer recurso contra el super concurso a finales del año pasado por irregularidades en la licitación y el jueves 17 de diciembre el Tribunal Judicial de París aceptó suspender parcialmente el procedimiento de contratación de los 146 trenes MI20 y solicitó su reanudación parcial, lo que dio margen a Alstom a presentar una oferta mejorada.

Los operadores de la línea RER B, que conecta el centro de París con el aeropuerto Charles de Gaulle, presentaron un recurso de casación contra la decisión, pero aceptaron cumplir la sentencia para "avanzar en la adjudicación del contrato". "Los candidatos tenían hasta el 4 de enero de 2021 para presentar sus ofertas adicionales de conformidad con la decisión del Tribunal", explican las compañías francesas.

En paralelo, Alstom presentó un recurso ante el Tribunal Administrativo de París, que fue rechazado el 13 de enero, dando pie a adjudicar el contrato, y que también ha sido recurrido. El fabricante francés alega estar "preocupado por las irregularidades en la licitación" y busca que los operadores le faciliten "una explicación más completa" de los motivos que han llevado a que su oferta sea rechazada".

Alstom ha sido históricamente casi el único proveedor de SNCF, por lo que perder este macrocontrato de 2.560 millones le ha sentado mal y más si se tiene en cuenta que en 2019 ya perdió otro concurso importante ante CAF. El fabricante español se hizo con un pedido de 28 Intercités por 700 millones que incluye la opción de sumar otras 75 unidades.

La francesa formaliza con Renfe

Renfe ha formalizado con Alstom el contrato para el mantenimiento integral de 24 trenes de alta velocidad durante 36 meses y una posible prórroga de 24 meses adicionales, por 98 millones de euros sin IVA (118,5 millones con IVA). Se trata de una oferta muy similar al precio de licitación ya que sólo se han adjudicado tres años al no tener Renfe claro si seguirá operando la serie 100 cuando entren los avriles de Talgo. La prórroga de dos años tiene un presupuesto asociado de 67,4 millones de euros sin IVA. Alstom fue la única compañía en presentarse al concurso. El operador ferroviario licitó otro lote adicional valorado en 4,7 millones para llevar a cabo el mantenimiento integral de nueve locomotoras de la serie 252 con ancho UIC, pero ninguna empresa se presentó, por lo que este lote se declaró desierto.ElEconomista.es