miércoles, 19 de febrero de 2014

Mendoza: Erradicación de familias de un predio ferroviario

Actualidad

Se está desalojando a los ocupantes del complejo ferroviario de la Sexta Sección. Allí se harán viviendas del plan Procrear. La ciudadanía espera que tanto la erradicación como la futura construcción garanticen un adecuado uso del suelo y el cumplimiento de los procedimientos de audiencia pública y los estudios de impacto ambiental.

En 1993, el ramal del Ferrocarril General San Martín quedó definitivamente afectado por la imposición de las políticas neoliberales: cierre definitivo del transporte de pasajeros y concesión a capitales privados del negocio del transporte de cargas. Entre otros, esta definición la expone claramente Mario Salomone, en su trabajo de investigación “Unidad sociedad, política y género”. Incihusa-CCT Mendoza.


Desde entonces, el predio donde se ubica la Estación Central de Mendoza, que el público visualiza con más énfasis desde calle Las Heras, punto de arribo y partida del Metrotranvía, permaneció abandonado y sus instalaciones incendiadas y saqueadas. Surgió entonces el abandono y grandes espacios fueron ocupados por hombres y mujeres sin techo -familias con varios hijos, especialmente con mujeres como cabeza de hogar-. También dio lugar a la presencia de malvivientes que cometieron gravísimos episodios y que se refugiaron en la zona mimetizándose entre gente que no comparte sus conductas y, además, las sufre.   

Crecieron entonces los asentamientos como Costa Esperanza, erradicado hace algunos años, experiencia que no terminó del todo bien, toda vez que algunos adjudicatarios que habían sido llevados a sus nuevos hábitats retornaron a la zona de donde habían sido retirados. Hace aproximadamente una década y media surgió la “villa” Escorihuela, en el predio que fuera el depósito de locomotoras del FGSM. En este momento son 68 grupos, con muchos niños, en pleno proceso de salir del lugar, instancia a la que se llegó tras diversas reuniones entre las autoridades municipales y provinciales, con la participación activa de dirigentes vecinales del núcleo que usurpó el sector.

En la actualidad se está acelerando el procedimiento de desalojo de esas 9 hectáreas, para comenzar a preparar el terreno para la ejecución de 1.104 viviendas (entre departamentos y casas), en el marco del programa Procrear del Gobierno nacional.

Sabemos que es distinto al proyecto Puerto Madero que se planeaba ejecutar pero es de esperar que el apuro por empezar la obra no deje de lado los estudios necesarios para llevar a cabo una construcción de esa magnitud. Es necesario que se realicen, como manda la ley, los estudios de impacto ambiental y las audiencias públicas pertinentes, aunque es de temer que en la urgencia en proceder a la ejecución del plan se obvien pasos.

En cuanto al desalojo, por ahora se cumplió bien, con amplia participación desde dentro de sectores “sanos” de la villa.

También se aguarda que el trasplante de esos grupos a un barrio en construcción -frente al predio ferial de la UCIM, muy cerca del Zoológico- se lleve a cabo equilibradamente y que se evite la incorporación de malos elementos que podrían favorecer el crecimiento de la violencia, la exclusión y el resentimiento.

A futuro habrá que ver cómo continúa el tratamiento de amplios espacios que hay en todo el conjunto ferroviario de lo que alguna vez fue la gran estación central de Mendoza, cuya superficie suma aproximadamente 36 hectáreas. Hay allí una unidad operativa en servicio -talleres de mantenimiento y reparación de locomotoras-, que luego de pasar por una compañía privada (ALL), ahora está en manos de Belgrano Cargas y Logística, una empresa pública.


Una ciudad que indudablemente seguirá creciendo en población y actividades no se puede permitir la pérdida de terrenos de grandes dimensiones que pueden servir para un proyecto integral, destinándolos a equipamiento y usos que lleven a la integración y convivencia ciudadana. También habrá que hacer esfuerzos para rescatar y preservar parte del patrimonio histórico cultural del ferrocarril en Mendoza, que hay en el espacio descripto, dentro de la jurisdicción de la Sexta Sección.Los Ándes.