sábado, 26 de mayo de 2012

UGOFE: LA RATIFICACIÓN DEL NEOLIBERALISMO


NOTA DE OPINIÓN

Por: Jorge de Mendonca (Para Crónica Ferroviaria)

¿Es que está demostrado que el Estado no puede conducir sus propios organismos?

Por caso, debe ser cierto, siempre y cuando se sigan sumando años a los 23 que llevamos inventando formas de empleo en negro en el propio Estado despreciando la indicación constitucional de estabilidad del empleado público. Un desprecio más a la Constitución Argentina...qué le hace, no?.

Roggio y Romero, ganaron licitación alguna por hacerse cargo del gerenciamiento de los ferrocarriles suburbanos o el Belgrano Cargas o Ferrocentral?. No, en lo absoluto y, encima, ahora, además de decirles a los particulares a qué empresario industrial ferroviario le tienen que comprar las cosas, a esos empresarios industriales ferroviarios se les vuelve a ampliar el derecho a facturación en base a nuestras necesidades.


¿Es que usted, estimado lector, ha visto licitaciones en el Boletín Oficial o en medios de prensa, que tanta publicidad oficial poseen, algún aviso de concurso o licitación como para que esos pulpitos empresarios se queden con todo lo que el Estado construye u ordena construir en materia ferroviaria?. No, seguro que tampoco vió que ayer hubiera salido ganador el equipo Roggio - Romero para gerenciar la UGOFE extendida al Sarmiento y al Mitre.

Sí, desde el público, Ferrovías y Metrovías se sienten ferroviariamente distintos frente a lo que fueron (Y siguen siendo hasta ahora), el San Martín, el Mitre, el Sarmiento, el Roca y el Belgrano Sur.

Si mal no recuerdo, fueron aquellas horas nocturnas de Tiempo Viejo que nos decían una y otra vez que lo privado es mejor que lo público y, quizá por eso, el Decreto del Poder Ejecutivo, en vez de poner en marcha la toma del Mitre y el Sarmiento dentro de la órbita de las dos empresas ferroviarias nacionales ADIF y SOF creadas por este mismo gobierno, RATIFICA el control por parte de quienes solamente reciben su porción por gestionar (y por decidir privadamente a qué empresas le compran los servicios y productos desde un papel hasta una locomotora o 50 Km de vías). A eso, que yo sepa, se le dice que es una actitud del neoliberalismo.

En definitiva, de dos o tres escalones (20 personas), para abajo de la cúpula de UGOFE, fueron son y serán TRABAJADORES FERROVIARIOS. Entonces, cuánto dinero se ahorraría el Estado si no tuviera un paquetito de intermediarios para realizar su propia gestión que, me enseñaron, era indelegable.

UGOFE es una farsa de facturación en favor de sus empresarios industriales ferroviarios beneficiarios, pues el trabajo lo realizan trabajadores ferroviarios jóvenes, medianos y viejos.

Si esos 20 señores bien rentados están para garantizar el buen orden de los servicios que los trabajadores no sabrían por sí solos llevar adelante, PUES YO LES PREGUNTARÍA PORQUÉ SE SIENTE MINUTO A MINUTO Y DÍA A DÍA el parlante de la estación Constitución anunciando cambios de andenes, cancelación de servicios, retrasos de servicios, y demás como en las mejores épocas de Metropolitano o de las crisis ferroviarias inducidas desde los gobiernos?

No nos mientan más. Si pienso bonito, entiendo que no entienden nada de ferrocarriles ni esos privados ni los que gobiernan la cosa. Si tenía dudas, el 22-F me sacó las últimas: Ni saben ni les interesa.