viernes, 27 de diciembre de 2013

CHACO: ESFUERZOS Y ACCIONES PARA OPTIMIZAR LA LOGÍSTICA COMIENZAN A ENTREGAR RESULTADOS

ACTUALIDAD

Estrategias y herramientas para modernizar la infraestructura, y eficientizar el traslado de los productos generados por la provincia.

Cuando por tantos años en el Chaco reinaron la pobreza y la exclusión social, crecientes al mismo ritmo del deterioro de infraestructura básica, hablar de logística y de su importancia estratégica para insertar a la provincia en el mundo podía parecer hasta una frivolidad. En los últimos tiempos, sin embargo, los cambios generados aquí impulsaron en la agenda del gobierno temas claves y, a la vez, estructurales para la vinculación regional e internacional: la optimización del principal puerto fluvial, en Barranqueras; del ferrocarril Belgrano Cargas y Logística S.A. y de los silos de la ex Junta Nacional de Granos, punto relevante de acopio de granos, son ejes de gestión que suponen desde hace un tiempo esfuerzos y acciones que comienzan a dar resultados.

En noviembre, una formación del Belgrano Cargas movilizó contenedores en el puerto para cargar carbón chaqueño. La operación fue posible por el rediseño de la zona primaria portuaria y el funcionamiento de los sistemas de seguridad y control de cargas.

De hecho, las gestiones para poner en marcha el puerto de Barranqueras comenzaron a verse plasmadas en hechos en la segunda mitad del año. Hay obras básicas concretadas y a la vista de todos en el muelle fiscal, una nueva zona primaria, un moderno sistema de seguridad, las nuevas grúas en funcionamiento y –algo trascendente- el dragado del riacho, iniciado hace tres meses y que continuará hasta completar un año, dejando en condiciones de navegabilidad a esa vía fluvial.

La infraestructura fluvial y ferrovial, por un lado; y, por otro, el material rodante y bodegas disponibles, conforman el “paquete” de inversiones que el Chaco debe completar para lograr costos logísticos acordes para trasladar la producción generada en esta parte del país. Aquí también resulta importante la visión de integración “a la medida” de esta zona geográfica del país, que trata de desprenderse del centralismo histórico que suponía la salida por los puertos de la pampa húmeda. Por eso, la transversalidad Este-Oeste coloca a Barranqueras como una opción multimodal (fluvial, ferroviaria, carretera) que corre con ventajas comparativas por hallarse en el corazón del corredor bioceánico Atlántico-Pacífico.

En suma, la logística resulta un factor determinante para “defender” la mercadería chaqueña en los mercados nacional e internacional, porque las distancias que separan a los puertos de exportación ubicados en Rosario y Buenos Aires de las provincias del NEA y NOA representan severas desventajas competitivas para las economías norteñas en la comercialización de sus producciones.

Si de puertos se trata, los que corren con desventajas por la falta de operatividad e inversiones son –precisamente- los ubicados en la costa del Paraná, desde Santa Fe hacia el norte del país, porque las obras de balizamiento y señalización en la Hidrovía Paraná-Paraguay llegan sólo hasta Confluencia y resta el tramo que alcanzará hasta Asunción (Paraguay). De ahí la importancia de reactivar vías y medios de transporte económicos como el fluvial y también el ferroviario.

Ejecutivos de la Corporación Andina de Fomento, durante su visita a la ex Junta de Granos que opera Colono SA, en febrero de este año.

Hidrovía, la principal carretera

“Todos tenemos claro que el productor paga el flete. Entonces, para que se sostenga produciendo en el tiempo, necesita ventajas logísticas y de tarifas. Por eso tenemos que trabajar fuertemente para que la hidrovía sea la principal carretera que recorran los productos generados por el NEA y NOA, y por el noroeste de Paraguay. Es la única manera que tienen estas producciones de competir, por las largas distancias que deben recorrer hasta su destino final”. Esta visión y los conceptos pertenecen al presidente de la Compañía Logística del Norte S.A. (Colono), Andrés Costamagna.

Esta empresa, creada hace tres años por el gobierno provincial por impulso del gobernador Jorge Capitanich, es la actual concesionaria del puerto de Barranqueras y la que puso en marcha el dragado del riacho, una tarea muchas veces demorada por falta de “ensamble” de esfuerzos provinciales y nacionales; para lo cual la decisión política de hacerlo con fondos propios, a través de Colono SA, resultó trascendente para lograr independencia y avanzar decididamente en la canalización de la vía fluvial.

Más allá de los desafíos asumidos por la compañía para la reactivación fluvial (una deuda histórica del Chaco), en muy corto tiempo Colono S.A. terminó por convertirse en una herramienta financiera fundamental para las cooperativas de Sáenz Peña y, a la vez, en un instrumento generador de negocios para los acopiadores de la provincia. En el negocio granos, es un fuerte operador regional de trigo y maíz, que logró dinamizar los negocios locales dentro de la provincia. Además, la oficina que funciona en el puerto de Santa Fe fue durante el año un núcleo central que ofreció posibilidades de abastecimiento a industrias locales, e inclusive a feedlots y productores de cerdos o alimentos a nivel local.

Puerto y dragado

Cumpliendo el mandato del Poder Ejecutivo provincial, la compañía se hizo cargo del puerto y asumió la responsabilidad del dragado. Todo comenzó cuando, a principios de noviembre de 2012, el gobierno dictó el Decreto Nº 2445/12 por medio del cual otorgó a Colono SA la concesión del puerto de Barranqueras, por 10 años, y dispuso dejar sin efecto todos los instrumentos que permitían el uso y/o explotación de instalaciones portuarias a empresas, personas físicas o jurídicas.

Al mes siguiente fue suscripto el contrato de concesión de uso y explotación del puerto. Y ya este año, en febrero, comenzó la rueda de negociaciones con todos los permisionarios que tenían permisos de uso precarios de inmuebles (galpones en su mayoría), y que habían sido dejados sin efecto por disposición del mencionado decreto. En este período se realizó un análisis de cada caso y se dispusieron las nuevas condiciones para continuar en el uso de las instalaciones; ya que la desactualización de los valores percibidos por el uso de los bienes era notoria.

Efectivamente, el 1° de mayo la compañía tomó a su cargo la explotación comercial del puerto, suscribiendo nuevos convenios de uso precario; adecuándose los plazos de los mismos y actualizándose los cánones, todo con el objetivo de redistribuir el ingreso en inversiones que se necesitaban en forma urgente para la terminal fluvial. 

Del total de los permisionarios, tres empresas se negaron a suscribir nuevos instrumentos, e interpusieron acciones judiciales, negándose a restituir los predios que ocupan en el puerto de Barranqueras. También en materia de cuestionamientos a la decisión de conceder el puerto, el diputado radical Carim Peche expresó sus críticas por lo que consideró una concesión reñida con la legalidad y opuesta a la Constitución.

Con respecto al dragado, cumpliendo también el mandato del Ejecutivo, Colono SA puso en marcha el 23 de enero el Concurso Público de Precios 01/2013, concretando así una “apertura del juego” hacia los privados que marcó un cambio radical en la gestión provincial, dejando de lado el esquema de trabajo dependiente de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación, que implicaba el uso de las dragas del Estado y que provocaba demasiadas intermitencias, atadas siempre a los fondos disponibles del Presupuesto Nacional.

A fines de febrero se conocieron las dos ofertas presentadas para la obra, de las empresas Pentamar S.A. y Copacre S.A., ambas de la provincia de Buenos Aires Y poco tiempo después, en mayo, se suscribió el contrato de locación de obra de dragado con Copacre S.A. Mientras las tareas se iniciaban varios meses después, cumplidos todos los pasos administrativos y formales requeridos a nivel provincial y nacional, un aspecto importante fue el diálogo entablado con usuarios de la vía fluvial por el pago de la tasa de dragado.

Es que un decreto dictado también el año pasado modificó los coeficientes establecidos en el año 2002 (reglamentario de la Ley 5012), fijándolos en un valor unitario para todos los sujetos pasivos, sin distinción de las distancias de recorrido, del lugar por el que ingresen (boca norte o sur), del destino que tengan dentro del riacho o del tipo de mercadería que transporten.

El motivo de estos cambios en el cálculo se debió a la necesidad de que sea equiparable la recaudación al servicio prestado.  Pero esa forma de aplicación de los nuevos coeficientes igualando a todos los productos y a todas las distancias llevó a que muchos privados, principalmente las areneras, interpusieran acciones de inconstitucionalidad, cuya resolución está pendiente en la justicia chaqueña.

Garantía de navegabilidad

Por ajuste alzado es como se resolvió hacer el dragado, para ofrecer garantías, más allá de las coyunturas, de finalización del proyecto con el canal de navegación y los muelles en condiciones. Fue así como, a fines de septiembre, la empresa Copacre S.A. inició los trabajos en el riacho Barranqueras, con un plan que otorgó prioridad al muelle fiscal del puerto y a los muelles de combustibles, para garantizar el abastecimiento normal.

Las dragas comenzaron su trabajo en el riacho Barranqueras hace tres meses. La canalización es relevante para asegurar la navegabilidad todo el año.

Los trabajos de dragado se ejecutan desde entonces con tres dragas: Romina I,Romina II y 264. En un año deberán llevar el riacho de Barranqueras a una cota de a 10 pies más 2 pies de revancha respecto del “0”, y 60 metros de solera, incluyendo el pie de muelle. Copacre S.A. ofertó realizar la obra por $42.940.769, previendo extraer un volumen total de 1.367.689 metros cúbicos de sedimento.

Otro paisaje

Para fines de octubre ya se habían terminado las obras básicas y más inmediatas para el puerto, necesarias para iniciar los primeros movimientos importantes con contenedores. También por entonces, la empresa concesionaria debió resistir intentos de ocupación de terrenos pertenecientes al puerto.

Medidas de seguridad, mejoras en los procesos de control de cargas y rediseño de la zona primaria aduanera con optimización en el uso de los espacios fueron algunas de las acciones que cambiaron el paisaje portuario. Ahora se están reparando las vías usadas para el ingreso del ferrocarril a la terminal fluvial.

En la nueva zona primaria se realizó un reordenamiento de los depósitos y se instrumentaron medidas de seguridad y control. También la ampliación sirvió para que las nuevas grúas queden incluidas en la zona, de modo que puedan ser afectadas a la carga. El Centro Tecnológico fue trasladado, y esos galpones fueron afectados como depósitos. Además, se adecuaron espacios para oficinas.

Los cinco galpones de la zona portuaria, reacondicionados para la recepción de cargas, tendrán actividad en poco tiempo más, con diferentes actores que operaban antes en el puerto de Corrientes. En tanto, fueron diseñadas y cercadas dos plazoletas, destinadas a la consolidación de contenedores.

La opción multimodal

Las obras en el puerto sirvieron para que, a mediados de noviembre, se realizada una operación comercial con contenedoresllegados en ferrocarril, que resultó una solución eficiente y transitoria para movilizar las cargas de la región, ante las contingencias generadas por una nueva normativa nacional sobre trasbordos.

La operación, que involucró a exportadores de carbón y a una de las principales líneas marítimas del mundo permitió, utilizando el ferrocarril Belgrano Cargas, transportar el producto chaqueño hacia el puerto de Buenos Aires y, desde allí, hacia su destino final en mercados europeos.

En este caso, Colono S.A. ofreció a los intermediarios y a las empresas carboneras cargadoras los servicios de la terminal multimodal Barranqueras, recibiendo a la formación ferroviaria y disponiendo espacios para la descarga de las 40 plataformas con capacidad, cada una, para cargar alrededor de 26 toneladas.

Esa alternativa multimodal que ofrece el puerto de Barranqueras, con las tres vías posibles de tránsito en un mismo lugar (fluvial, ferroviaria y terrestre), adquirió así relevancia, mientras se adecuan algunos detalles de la nueva resolución de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación.

Visita internacional

De los hechos del año, uno destacado fue la visita, en febrero, de una delegación de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y funcionarios de la Jefatura de Gabinete de la Nación, en el marco de la asistencia prestada por ese organismo de crédito para el desarrollo del Plan Maestro del Puerto de Barranqueras, estudio que fue realizado en 2008 y aprobado en 2011.  La comitiva estuvo encabezada por el director de la CAF en Argentina, Rubén Ramírez.

Ramírez –de nacionalidad paraguaya- destacó que el proyecto para potenciar el puerto y las terminales privadas puede abundar en la mejora de la competitividad del productor argentino en el mercado internacional. “Esto tiene que ver con que la infraestructura aporta una reducción en los costos del transporte de la producción”, indicó en aquella ocasión.

Tras la reunión con el gobernador Capitanich, se anunció financiamiento por 12 millones de dólares, más la organización de un consorcio con el sector privado que opera en el riacho Barranqueras, para ampliar inversiones inmobiliarias, comerciales e industriales.

Hasta aquí, el recuento de aquellas acciones que -a lo largo de todo el año- se desplegaron para hacer de la logística ferroportuaria una alternativa permanente y confiable para las cargas de todo el Norte argentino. Quedan en el horizonte aquellos desafíos que suponen ahora concretar las inversiones de fondo y convencer a más empresas, industrias y operadores que el Chaco es un buen lugar para sus negocios.

Horizonte 2014: fortalecer la opción multimodal

El horizonte hacia 2014 es lograr el incremento de las exportaciones que realiza Colono S.A. como fuente de financiamiento a la cadena de valor. Bajo ese objetivo se alinean metas y proyectos para recuperar la participación de la carga ferroviaria de granos (y aumentarla), con una estrategia definida para generar un flujo de granos desde Salta a Barranqueras (los contactos se iniciaron hace varios meses). También con productores de minerales de esa provincia se avanza en un convenio para que operen por la vía fluvial en el puerto Barranqueras.

Con respecto a la terminal fluvial, a los avances logrados durante este año se agregará la habilitación de una zona de toma de muestras para miel. En tanto, la planta de acopio de la ex Junta Nacional de Granos avanza en procesos de calidad de almacenaje (estandarizados en protocolos) y apuntará a aumentar el programa de almacenamiento para una cervecería nacional líder. Asimismo, un convenio de Valor Compartido con NestléPurina incentivará los cultivos de maíz y trigo en la región.

Precisamente en materia de acuerdos, Colono SA tiene en carpeta convenios con el ferrocarril Belgrano Cargas y la Ferroviaria Oriental (Bolivia) para recuperar ramales ferroviarios desde Santa Cruz de la Sierra hasta Santa Fe o Rosario. Y, por otra parte, con la Asociación Cooperativas Argentinas (ACA) para operar en conjunto la toma de cargas en Bolivia y Paraguay, para abastecer a las barcazas fabricadas en Tandanor.

Las primeras barcazas
Promediando el año se produjo un suceso que abrió un nuevo horizonte en materia logística: el astillero argentino Talleres Navales Dársena Norte (Tandanor) concluyó la construcción de las dos primeras barcazas destinadas a la provincia, que son parte de la flota fluvial propia que operará la Compañía Logística del Norte S.A. El manejo de estas embarcaciones le permitirá al Chaco ofrecer tarifas de flete a valores competitivos para el transporte hasta Rosario y lograr independencia en el servicio fluvial de cargas.

En los primeros días de mayo, el gobernador Jorge Capitanich recorrió las instalaciones del astillero, en Capital Federal; y observó las dos primeras barcazas terminadas de una flotaque estará conformada, en una primera etapa, por un total de 20 que están incluidas en el contrato firmado con Tandanor.

Las dos primeras embarcaciones fueron bautizadas con los nombres “Puerto Eva Perón" y “Laguna Blanca” (dos localidades chaqueñas),y serán utilizadas para transportar cargas que en conjunto tomen Colono y la Asociación Cooperativas Argentinas (ACA) en Bolivia y Paraguay. Otras dos barcazas están también en las últimas etapas de construcción.DiarioNorte