viernes, 13 de diciembre de 2013

MÉXICO: EN 2014, LOS PRIMEROS 12 TRENES REPARADOS

EXTERIOR

Uno de los compromisos establecidos con el incremento de la tarifa es recuperar siete vehículos férreos de la Línea A, dice Óscar Leopoldo Díaz González Palomas, subdirector general de ...

La falta de refacciones para trenes provocó que 105 convoyes del Metro estén detenidos, algunos incluso desde hace 10 años, lo que afecta la operación del servicio y ocasiona que haya retrasos en el paso de los trenes al no tener la flota completa.


Ahora, el Sistema de Transporte Colectivo se fijó un plazo para poder echar a andar cuando menos 12 de esos trenes a partir del primer semestre de 2014, y que ayuden a disminuir las aglomeraciones de líneas como la 3, que va de Universidad a Indios Verdes; la 4, de Santa Anita a Martín Carrera; la 5, de Pantitlán a Politécnico, y la 6, del Rosario a Martín Carrera.

Óscar Leopoldo Díaz González Palomas, subdirector general de Mantenimiento del Metro, dijo en entrevista que de los 105 trenes detenidos por diversas causas, 28 están definitivamente parados.

"No se pueden utilizar, pero son recuperables, incluso, uno de los compromisos que está establecido con el incremento de tarifa es recuperar siete trenes FM95A, que son férreos de Línea A, incluso el que más tiempo lleva detenido, de ese modelo, es de hace más de 10 años y el que menos tiene está del orden de dos", indicó
el funcionario.

Es decir, esos convoyes no se pueden utilizar, pero son recuperables como los siete modelos FM95A, que fueron adquiridos para prestar servicio en la Línea A.

En esa situación hay un tren de seis carros que lleva parado 10 años y cinco meses, y se encuentra en el taller de La Paz por falta de refacciones; el costo aproximado de su rehabilitación es de 91 millones 396 mi 172 pesos.

Hay seis trenes modelo NM73AR, de rodadura neumática, y nueve carros que operaban principalmente en la Línea 5 y que tienen cinco años detenidos también por la falta de refacciones. Su rehabilitación tiene un costo de 54 millones 692 mil 611 pesos.

Dentro de ese grupo están detenidos desde hace más de cuatro meses tres trenes modelo NM02, que deberían operar en la Línea 2 del Metro, que es la de mayor afluencia en las 12 líneas, pues transporta hasta un millón de personas por día.

También hay siete trenes detenidos modelo NM83B, que pertenecen a la Línea 1, los cuales llevan seis años siete meses parados y se encuentran en los talleres de la terminal El Rosario.

Esos convoyes están sin prestar servicio por falta de refacciones y algunos necesitan una inversión de 60 millones 574 mil pesos para echarlos a andar.

Sin embargo, no todos los trenes serán sometidos a mantenimiento mayor, algunos ya no volverán a operar.

"De los trenes que tenemos permanentemente detenidos por falta de refacciones, nuestra estimación es que siete deben ser dados de baja, pues recuperarlos resulta muy caro y habría que invertir más allá de 60 por ciento del valor de un tren nuevo, que es del orden de 220 millones de pesos, entonces es una inversión mayor y Systra, que es un empresa francesa que ayuda al Metro de París y que realiza estudios, indica que efectivamente necesitan ser dados de baja".

Algunos de los trenes están siendo recuperados con las ruedas de seguridad, de las cuales el Metro adquirió 4 mil 700 piezas en 178 millones de pesos.

También para lograr la recuperación de los trenes, el STC recibió un alivio presupuestal con una ampliación de mil 200 millones de pesos, con lo que pidió las primeras piezas que llegan de países como España, Francia y República Checa.

Además, ahora que aumentará la tarifa busca que ese dinero sirva para sacar adelante la recuperación de trenes, entre los que están detenidos algunos desde hace 10 años y 5 meses.

El paquete de adquisiciones más importante de piezas que ha realizado el Metro servirá para poder darle mantenimiento mayor y menor a 28 trenes, para que de esa manera aumente la flota a 285 convoyes en servicio; el total de éstos es de 390.

Por ello, plantea una política que reduzca la violencia, dando prioridad a esquemas de coordinación permanente y atención diferenciada, según la incidencia de delitos en cada región.


También apuesta por el intercambio de información e inteligencia entre instituciones y mecanismos para formar corporaciones policíacas más confiables y eficaces en todo el país.Milenio.com