1 de julio de 2021

El Estado se quedará con las dos concesiones de trenes de pasajeros del AMBA que continuaban en manos de privados

Actualidad

Transporte dio a entender que frenará las prórrogas de contrato que Macri firmó en favor de las operadoras del Urquiza y el Belgrano Norte. Metrovías y Emepa, las perjudicadas.

La ola reestatizadora que barrena el Ministerio de Transporte desde que el massista Alexis Guerrera tomó su mando continuará más allá de la noticia dada a conocer estos días sobre la "recuperación" de los ferrocarriles de carga. 

La cartera que supo conducir hasta su trágico fallecimiento Mario Meoni dispondrá en los próximos meses en cese de las últimas dos concesiones privadas de trenes de pasajeros en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) que quedan en pie desde la época de privatizaciones decretada por el menemismo.   

El Gobierno tiene decidido recuperar la operación, mantenimiento y renovación de las Líneas Urquiza y Belgrano Norte, hoy por hoy a cargo -respectivamente- de Metrovías (empresa del Grupo Roggio) y Emepa (de Gabriel Romero). 

De esta manera, Transporte frenará mediante un acto administrativo la prórroga de 18 meses que se ejecutaría automáticamente desde Septiembre en caso de no frenar el trámite rubricado por el anterior ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, durante la gestión del expresidente Mauricio Macri.

La reestatización de los ramales que conectan el barrio porteño de la Chacarita con Los Polvorines, y Retiro con Villa Rosa, en Pilar, venía discutiéndose hace meses al interior de esta porción del gabinete del que es amo y señor Sergio Massa.

El presidente de Trenes Argentinos Operaciones, Martin Marinucci, figura como el principal impulsor de la reestatización de los servicios, sobre los que Meoni colocaba en su momento algún manto de duda. Ahora con Guerrera, la decisión terminó de prosperar. 

Las empresas involucradas, en tanto, de momento no dan el brazo a torcer y se animan con lograr "un camino intermedio" a la estatización, que les permita al menos continuación con el gerenciamiento de la operación, mientras el personal y la renovación de flota e infraestructura vuelve a cargo del Estado.ElCronistaComercial.com