martes, 29 de octubre de 2019

Continuamos con los descarrilamientos de formaciones ferroviarias

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

La semana pasada se registraron otros descarrilamientos en distintas líneas ferroviarias, pero no los hemos publicado porque se iban a realizar las elecciones nacionales y decidimos el sábado y el domingo pasado no informar absolutamente nada.


Pero ya pasadas las mismas y teniendo nuevas autoridades a nivel nacional, lamentablemente tenemos que comunicar que en el día de hoy se registró un grave descarrilamiento con destrucción de material rodante chino y nacional e infraestructura de vía.




El mismo sucedió en cercanías de la estación Laboulaye, cuando una formación de la empresa Trenes Argentinos Cargas (Belgrano Cargas y Logística) de la Línea San Martín se desplazaran destruyendo la vía y algunas tolvas pedreras de origen chino y nacional.

Lo que siempre decimos cuando suceden estos tipos de accidentes. No sólo se destruye el material y la vía sino que también deja al sistema de transporte ferroviario mal parado ante los clientes que confían en el ferrocarril para que le transporte su mercadería.




Creemos, desde CRÓNICA FERROVIARIA, que se debería replantear todo a nivel ferroviario. No se puede poner más servicios con grandes formaciones que circulen por una infraestructura de vía que se encuentra de regular para abajo y que no tenga el mantenimiento que corresponde.

No es que estemos en contra de que se pongan más frecuencias, al contrario, pero sí que cada vez que circule un tren, antes se realice una inspección de vía (hasta tanto se resuelva por el Estado Nacional la renovación o mejoramiento de la infraestructura de vía)  por parte de una cuadrilla ubicada entre estaciones separadas a 50 km. una de otra (como era antiguamente), seguramente muchos de estos accidentes se hubiesen evitado.


Crédito de las fotografías a quien corresponda

El tener más personal de vía y obra, no significa que sea un gasto para el erario público como cierta gente nos quiere imponer. ¡No!, amén de que le estamos dando trabajo a más personal, esto evitaría (bien controlado) estos descarrilamientos que sí son un GASTO PARA EL PAÍS EN TODO SENTIDO.

Pero bueno, hay que cambiar la mentalidad de dirigentes que desde la década de los 90 nos quieren vender algo que después es perjudicial para el sistema ferroviario como lo estamos observando hasta ahora.