7 de agosto de 2019

Recién ahora salen a publicar lo que Crónica Ferroviaria viene hace años denunciando

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Cuando el sábado 03 de Agosto pasado CRÓNICA FERROVIARIA publicó nota titulada "Tucumán: Intento de asalto a conductores del Tren de Carga 5006" fuimos el único medio en denunciar el atropello que viven casi a diario los trabajadores ferroviarios en el área crítica de la ciudad de Tucumán.

Todos los medios de esa provincia y los nacionales ahora se hacen eco de una noticia publicada en C.F. que se viralizó. Primero la ningunearon y al ver que tomó estado público no tuvieron otra que dedicarse al tema.


Claro, son los medios corporativos que tratan de que la realidad no se haga conocer y que sólo el relato oficial sea el que prevalezca.

De los múltiples descarrilamientos que se vienen originando en la Provincia de Tucumán, y en otras provincias, casi todos fueron ignorados por la prensa provincial y nacional, sólo escriben o hablan de las buenas que realiza el gobierno nacional, pero callan y esconden debajo de la alfombra las otras, las malas.


Con relación a la noticia del intento de asalto al Tren Nro. 5006 de la empresa estatal Trenes Argentinos Cargas, el medio La Gaceta de Tucumán expresa en una nota publicada en el día de ayer con el título "En los asentamientos se registraron ataques y saqueos de trenes, denunciaron en Nación", entre otras cosas, lo siguiente:



Los asentamientos cerca de las vías se han convertido en “zonas peligrosas” para el paso del tren de cargas, advierten en la Nación. Es que en esos sectores las formaciones han sufrido ataques violentos y saqueos. Si bien son hechos que se venían registrado años atrás, esta situación se ha acentuado y ha generado preocupación en las últimas dos semanas: hubo cuatro embestidas de residentes al Belgrano Cargas, al salir e ingresar a la capital.

Así lo denunció Trenes Argentinos Cargas, empresa estatal administradora del sistema ferroviario nacional, que confirmó la contratación de policías adicionales para poder custodiar la entrada y salida del convoy de San Miguel de Tucumán. “Estamos muy preocupados por estas continuas agresiones a nuestras formaciones. Tucumán necesita del tren de cargas, pero para eso es necesario que las jurisdicciones de la provincia también lo protejan y que no permitan que este tipo de acontecimientos sigan sucediendo. El tren es fundamental para el desarrollo de las economías regionales y el trabajo de los argentinos”, expresó ayer a LA GACETA Ezequiel Lemos, presidente de la compañía.



Según se informó, en 2017 la empresa había adquirido los servicios de la agencia de seguridad privada SUAT SRL. Bajo ese convenio, dispusieron el “acompañamiento mixto”, que establecía seis vigiladores que iban sobre la formación y estaban dotados de equipos de protección y escopetas con munición de postas de goma antitumultos. Además, contemplaban tres motociclistas que “operaban desde tierra, cubriendo los pasos a nivel y acudiendo en apoyo de la formación, si por alguna causa quedaba detenida en un sector crítico”.

En esa época, cuando el tren era atacado, se solicitaba apoyo al sistema 911. “(Hubo) resultados poco satisfactorios. Hasta mediados de 2018, la Policía de Tucumán ejercía una labor fragmentada y poco eficaz. Cuando concurrían en apoyo de las formaciones, generalmente, llegaban tarde, en momentos en que el saqueo ya se había consumado. Sólo se dispersaba a la gente para que el tren pudiera continuar”, explicó la firma nacional en un comunicado.


 Fotografía aérea donde se observa el corte de la formación. José Inesta

Pensar que hasta hace pocos días todo lo que C.F. denunciaba sobre descarrilamientos y vandalismo no eran tomados como verdaderos en la zona del ramal CC - Tafí Viejo, y en otros lugares de la capital tucumana, donde las formaciones son apedreadas y agredidas constantemente.

Ahora, según nos informan de fuentes muy confiables, la semana que viene saldría a difusión por los canales y medios corporativos adictos al gobierno nacional un informe que va a ser emitido sobre todos estos hechos de vandalismo y agresiones, donde utilizaron drones para mostrar ahora lo que CRÓNICA FERROVIARIA viene denunciando desde hace unos años.

Desde el Ministerio de Transporte de la Nación y de la empresa estatal de carga ahora quieren deslindar las responsabilidades tirándole el "muerto" a la policía provincial tucumana, pero no saben que los terrenos por donde circulan los trenes son de jurisdicción federal, por lo tanto ellos también son culpables de lo que sucede.

Acá nadie puede esquivar el bulto, de una u otra forma todos son culpables del deterioro de los ferrocarriles y del problema social que se vive en el país.