martes, 31 de julio de 2012

RANDAZZO A ROGGIO: "NI ME HABLES DEL SUBTE. ¿ESTÁ CLARO?"


ACTUALIDAD

Eso le dijo el ministro del Interior hace quince días al empresario que tiene la concesión del subterráneo mediante Metrovías. “Lo tenés que hablar con Macri”, disparó. El Gobierno nacional entonces no movería un dedo para solucionar el conflicto con el gobierno porteño por el traspaso.

La prueba que confirma que el Gobierno nacional no va a dar ningún paso más para resolver el conflicto con el gobierno porteño por el traspaso del subte se escuchó hace 15 días en una reunión de la que participaron Florencio Randazzo y Benito Roggio.

Randazzo había convocado a la Ugofe conformada por los concesionarios de trenes, Ferrovías y Metrovías para hablar sobre el tren Sarmiento.

Pero en medio del encuentro, de manera acalorada, el funcionario kirchnerista le hizo saber a Benito Roggio, que lo miraba pálido, que el tema del subte ya fue archivado por Cristina Kirchner.

“Ni me hables del subte, ¿está claro? Eso lo tenés que hablar con Macri, nosotros no tenemos nada más para hacer”, le dijo el ministro del Interior al empresario que, entre otras firmas, es dueño de Metrovías, la concesionaria de las líneas de subterráneo.

De esta manera Randazzo dejó en claro que Metrovías, que entre otras cosas pide 200 millones de pesos para reponer los 20 trenes que sacó de la circulación de la red de subtes, deberá direccionar sus reclamos sólo al gobierno porteño.

Benito Roggio saluda a Cristina en su última visita a Casa de Gobierno


Y a Roggio parece no quedarle otra opción que acatar la orden de Cristina Kirchner. Es que el mayor negocio del empresario con el Estado nacional no pasa por la operación de la red de subtes sino por el cúmulo de obras que el Grupo realiza a lo ancho del país.

Y cuando a principios de año, en una búsqueda zigzagueante de equilibrio entre ambos gobiernos, Metrovías disparó para ambos lados por el frustrado traspaso, el kirchnerismo le hizo la cruz a Benito y frenó los pagos de las obras de todo el holding.

Segunda oportunidad

El día en el que el secretario de Transporte, Alejandro Ramos y Julio De Vido, anunciaron que tres meses después de la tragedia de Once el Gobierno le rescindía el contrato a TBA y dejaba el servicio en manos de la Ugofe, Benito Roggio había sido citado por el ministro de Planificación.

En el viaje en auto hacia la reunión, el empresario estaba convencido que, a raíz de las señales negativas que le había dado el Gobierno desde principios de año, el encuentro se circunscribiría sólo al subte.

Cuando Roggio llegó al lugar de la reunión, le comunicaron que De Vido estaba por dar una conferencia de prensa y lo atendería después. El empresario preguntó si podía ver la conferencia por televisión y lo sentaron en una oficina con un televisor pequeño. Allí se enteró que su empresa Metrovías pasaría a conformar la Ugofe que se haría cargo del tren Sarmiento.

“Tenés claro que estabas afuera, ¿no? Aprovechá que te dimos otra oportunidad”, le dijo De Vido a Roggio en privado luego de la conferencia de prensa.

Aprovechar la oportunidad no significaba otra cosa que alinearse al Gobierno nacional y declararle la guerra al gobierno de Mauricio Macri, cosa que terminó haciendo Benito.

En ese nuevo camino, Metrovías entró en una etapa de incertidumbre que se refleja con su propia manera de comunicar. No es casual que diferentes voceros de la empresa otorguen datos muy disímiles respecto de lo que supuestamente pierde Metrovías por el traspaso frustrado del subte a la Ciudad.LaPolíticaonline