miércoles, 15 de agosto de 2018

La decisión política ya estaría tomada. El servicio de pasajeros a La Pampa no correría más

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Ya hace tiempo que venimos expresando que como van las cosas en el país, donde estamos inmersos en un ajuste bestial, sobre todo para la clase obrera, no creemos que en el Ministerio de Transporte de la Nación (y más en la empresa Trenes Argentinos Operaciones), el servicio de pasajeros que hasta antes de fines de Agosto de 2015 cuando se suspendió por el colapso de dos puentes ferroviarios por las grandes inundaciones de esa época, que se prestaba entre Once de Septiembre - General Pico y Once de Septiembre - Catriló - Santa Rosa en la Provincia de la Pampa, esté en los planes para que vuelvan otra vez a circular a lo igual que el itinerario entre Bragado - Realicó y General Pico todos de la Línea Sarmiento.

Tren de pasajeros en estación General Pico (La Pampa)

A lo sumo, una vez que se le dé el visto bueno al puente sobre el Río Salado, el servicio que hoy se presta entre Once de Septiembre y Chivilcoy, sería ampliado hasta Bragado, Pehuajó o Trenque Lauquen (con viento a favor).

Hoy el diario La Arena de La Pampa publica un artículo con el título de "El tren crea gran movilidad económica", donde se le hace un reportaje a un entusiasta del tren como lo es nuestro amigo Osmar García de General Pico que fue el hacedor de la vuelta de los servicios de pasajeros a La Pampa.

Coche motor Serie 593 (ex RENFE) en Estación Santa Rosa

Entre otras cosas, expresa lo siguiente

Decisión política.

García dijo que dadas las condiciones técnicas, la restitución del servicio, que no fue levantado sino suspendido, depende ahora de una decisión política.

“Esto siempre fue una gestión de la gente, por fuera de lo político, porque en el tren viaja gente de todas las ideologías. Si el tren no regresa, tendremos que juntarnos con los intendentes de los distintos pueblos y ciudades, para dejar de lado lo político y así lograr de mejor manera la gestión. Lo importante es que el servicio se vuelva a reiniciar, como tendría que ser. Desde Once hasta La Pampa son 623 kilómetros, sólo cien están dentro de esta provincia. Si al gobierno bonaerense le interesa tener el servicio en todo el oeste de su provincia, el servicio tiene que reponerse. Esas son decisiones políticas de los gobiernos de turno pero es un anhelo de la gente y creo que todos tendrían que gestionar el retorno del tren de pasajeros porque es necesario, porque genera una gran movilidad económica y hay un sector de la sociedad que no puede viajar en otra cosa”, aseguró.

Tren de pasajeros en estación Quemú - Quemú (La Pampa)

Servicios internos

Indicó que la actual gestión del gobierno pampeano siempre acompañó esta lucha, y destacó que es necesario que el tren llegue a Pico y a Santa Rosa, para sumar el pasaje de las localidades aledañas y así abastecer a la línea que regresa a Capital Federal.

“El tren chino podría llegar a General Pico, pero tendríamos problemas para unir Catriló y Santa Rosa, porque el material rodante que tenemos, que es español, es viejo y no se le consiguen los repuestos. Si eso ocurriera, el tren llegaría a General Pico, pero necesitamos que llegue a Santa Rosa también. Si se hiciera el enlace Catriló-Santa Rosa como debiera ser, porque teníamos un buen promedio de pasajeros, necesitamos que esté abastecido por eso nos interesaría unir Luiggi, Embajador Martini, Alta Italia y Vértiz, con Pico, para abordar el tren chino que iría a Buenos Aires. Nosotros llegamos a tener un promedio de hasta 600 pasajeros que llegaban a Bragado y de ahí a Buenos Aires. Por lo tanto necesitamos que el tren funcione con la mayor cantidad de pasajeros”, explicó.

Amigo Osmar, desde CRÓNICA FERROVIARIA le sugerimos que ya comience a juntarse con los intendentes municipales de los distintos pueblos y ciudades para empezar a solicitar la vuelta del tren de pasajeros, porque este gobierno (ojalá nos equivoquemos) no tendría en sus planes que las formaciones de pasajeros lleguen hasta la Provincia de La Pampa, porque los únicos privilegiados de tener transporte ferroviario son los habitantes del AMBA, así está establecido.