sábado, 18 de agosto de 2018

Mendoza: Renace la vieja estación de trenes gracias al Metrotranvía

Actualidad

El edificio abandonado fue remodelado para funcionar como centro neurálgico del nuevo sistema de transporte. La obra, que estará lista en poco más de un mes, recorrida por MDZ.

Luego de 25 años de permanecer en el absoluto abandono y depredación, la antigua estación Mendoza del ex ferrocarril San Martín será operada nuevamente, esta vez al servicio del Metrotranvía que está extendiéndose hacia Las Heras y se consolida como uno de los principales ejes del transporte público del Gran Mendoza.



Ubicado en el interior del predio ferroviario en Ciudad, a la altura de calles Perú y Godoy Cruz, el inmueble funcionará principalmente como estación de pasajeros del Metrotranvía y centro de atención al usuario, indicaron a MDZ voceros de la Secretaría de Servicios Públicos, que tendrá el edificio bajo tutela.


La ex estación Mendoza fue inaugurada en 1890 por la empresa británica Buenos Aires al Pacífico (BAP), en su edificio principal funcionaban entre otras dependencias las boleterías y los andenes de ingreso y egreso de locomotoras. Funcionó como parada para pasajeros hasta el 10 de marzo de 1993 a las 17 horas, cuando el tren 512 "El Cuyano" partió por última vez a la ciudad de Buenos Aires, en el marco del plan de supresión de ramales ferroviarios nacionales dispuesto por el gobierno del entonces presidente justicialista Carlos Menem.


A partir de entonces, el edificio quedó librado a su suerte: deterioro progresivo y agresivo, ocupación de sus instalaciones por personas de bajos recursos y consumidores de estupefacientes, formación en sus inmediaciones de la villa Costa Esperanza (a la que luego se sumaría la villa Escorihuela), e incluso sufrió un severo incendio en 2003 que lo dejó prácticamente inutilizado, sin techo y con las paredes bastante derruidas.


La reactivación de parte de la traza del ex ramal San Martín bajo el Metrotranvía en 2011 y el plan estratégico impulsado por la Provincia, en aquel entonces bajo gestión de Celso Jaque, alentaron la reutilización de la ex estación, pero una serie de marchas y contramarchas retrasaron las obras hasta el año pasado, cuando finalmente se decidió avanzar en la remodelación para dotarla de operatividad.


Carmelo Giarrizo, director de Administración y Contratos de Obra Pública, señaló que la obra podría estar lista en 40 días, y luego será entregada a la Secretaría de Servicios Públicos para que haga posesión de la misma.

La remodelación, por dentro

MDZ recorrió los trabajos en la ex estación, encontrándose éstos bastante avanzados y en su etapa final.

El edificio tuvo que ser reforzado estructuralmente bajo una suerte de ‘corsé' compuesto de vigas y columnas, que permiten dotarlo de resistencia antisísmica acorde a la actual legislación. "Este refuerzo se realizó porque la estructura no tiene vigas, sino que consiste en un esqueleto de rieles interconectados que soportan las paredes de ladrillo. Hay que tener en cuenta que se trata de un edificio con más de 100 años de antigüedad, cuando no existían normas específicas sobre construcciones antisísmicas", explicó Mario Corvalán, jefe de las obras del Metrotranvía. 


Otras tareas que se realizaron en la ex estación incluyen: construcción completa de un nuevo techo reforzado; reparación de pisos y carpintería; colocación de porcelanatos, hormigón y yeso (en algunas paredes y techos se preservó la vista original, siguiendo el principio de autenticidad respetado por los cánones internacionales de intervención arquitectónica patrimonial); restablecimiento de accesos exteriores e interiores más la creación de otros; y reinstalación de baños. 


Además se recuperaron los sistemas eléctricos y de agua potable, se añadieron redes internas para añadir cableado de servicios de telefonía e internet, se acondicionaron los ventanales existentes y se instalaron tragaluces hacia el frente para que el edificio cuente con mejor iluminación natural.



En cuanto a los antiguos andenes, se repararon los tinglados con chapas nuevas y soportes de madera, se colocaron baldosones y mobiliario similares a los de los paradores del Metrotranvía, y se instalaron intertrabados en las vías para facilitar la circulación peatonal entre ambos sitios de espera.

También se recuperó la vieja pasarela con el recambio de durmientes que funcionan como escalones y el entablado central, junto con el parador de madera situado poco más al sur, donde finalizan las actuales vías operativas del tren-tram eléctrico.


El frente de la estación fue pintado de color crema natural, y se refuncionalizaron los accesos con asfalto intertrabado (que funcionará como una suerte de prolongación de la vieja calle Villalonga, a la espera de la anunciada apertura de Belgrano), veredines que conectarán el inmueble con calle Perú, acequias con piedras bola y canteros a modo de decoración.

Aún quedan finalizar algunos trabajos menores, como la instalación de las luminarias interiores y exteriores, usando distintos tipos desde el sistema LED hasta las industriales (dependiendo de los ambientes y el entorno); la construcción de una terracita en el costado norte y una plazoleta que conectará los andenes con la avenida Las Heras, donde funciona el actual parador; la finalización de escalinatas y rampas; y la limpieza de los alrededores.

Una vez que el edificio sea entregado, la Secretaría de Servicios Públicos deberá instalar el mobiliario y los aparatos electrónicos.

Por otro lado, la contratista iniciará en los próximos días la refuncionalización de la antigua torre de control, situada al norte de la ex estación (frente a la postergada prolongación de la avenida Godoy Cruz), donde funcionará la Unidad Policial Metrotranviaria (UTRAN).

Etapa a Las Heras

La segunda etapa del Metrotranvía se extiende a lo largo de 5.423 metros de líneas ferroviarias. Incluye la construcción de nueve paradores: Suipacha, Moldes, Lugones, Rubilar, Godoy, Patricias Mendocinas, Roca, Burgos y Avellaneda y tres subestaciones transformadoras.

El servicio recuperará el patrimonio ferroviario y optimizará la fluidez en el tránsito y el cuidado del ambiente, ya que mejorará la calidad del aire al no emitir gases contaminantes. Además, logrará la integración territorial entre los departamentos de Maipú, Capital y Las Heras.MDZ.com