martes, 28 de junio de 2011

PREOCUPACIÓN POR EL PASO DE LOS TRENES CON POTASIO

Vecinos y fomentistas de los barrios Noroeste, San Martín y Colón quieren que las formaciones transiten por los rieles más alejados del centro.

Un grupo de fomentistas y vecinos de los barrios Noroeste, San Martín y Colón expresó su preocupación por el posible paso de los trenes de la minera Vale por las vías Bahía Blanca-Noroeste.

Señalaron que el tránsito de extensas formaciones --con más de 80 vagones-- agudizará los problemas de conexión vial existentes entre esos sectores y el centro de la ciudad, un tema por el cual vienen reclamando desde hace décadas.

Recorrido que haría el tren de la empresa Vale

Según dijeron, el anillo férreo y la actual circulación de trenes les resulta un trastorno.

También señalaron que vivir "del otro lado de las vías" desvaloriza sus propiedades, al tiempo que los paredones de las calles Chile, Sixto Laspiur, Brickman y Malvinas los hacen sentir detrás del "Muro de Berlín".

Juan Iommi, presidente de la sociedad de fomento del Barrio Noroeste, explicó que estar del otro lado implica vivir en viviendas que son consideradas de segunda, ya que las propiedades pierden valor inmobiliario respecto de las ubicadas entre Sixto Laspiur y el centro.

"Algunos vecinos querían que se abra la calle Blandengues, pero nosotros venimos pregonando desde hace mucho tiempo para que se levanten las vías del ferrocarril Noroeste y que se desvíen los trenes por las vías al Neuquén", dijo, en alusión a los rieles ubicados más próximos al mar.

Iommi aseguró que hoy mismo contar con sólo dos salidas hacia el centro (por Rondeau y Juan Molina) les resulta muy complicado cuando circulan los trenes, ya que las formaciones que realizan maniobras sobre las vías muchas veces retienen durante bastante tiempo a quienes se dirigen hacia el centro.

El fomentista consideró que la sumatoria de trenes de la minera Vale agravará aún mas la situación.

También comentó que la entidad de fomento participará en la audiencia pública que se realizará el martes 5 de julio en el municipio, para analizar la instalación de la minera en Ingeniero White.

Allí, anticipó Iommi, van a proponer que se realice un empalme de vías en la estación Aguará (General Cerri) para que las formaciones de carga sean desviadas hacia las vías al Neuquén, que se encuentran a la altura de avenida Colón al 2300.

Miguel Trasca, presidente de la asociación vecinalista del barrio Colón, comentó que los vecinos ya están acostumbrados a las largas esperas cuando se bajan las barreras para permitir el paso de los trenes, a la vez que se mostró preocupado por el impacto que generaría en el tránsito la posible instalación de la minera en White.

"El parque automotor y los barrios del sector se han incrementado, ocasionando que las congestiones en los pasos a nivel sean más frecuentes. Además, el abandono en que se encuentran los terrenos lindantes al anillo férreo permitió que algunas personas transformen los baldíos en tierras de su propiedad y construyan casas muy precarias", explicó.

Trasca dijo que incluso hay personas que venden esos terrenos como si fueran propios. Mientras, esperan que la justicia se expida sobre este tema, analizado por el juez federal Alcindo Alvarez Canale.

Desolación. El estado de los terrenos lindantes con las vías también es motivo de preocupación para los chicos de la plaza "Tambor de Tacuarí", ya que la desolación reinante detrás del "Muro de Berlín" de calles Sixto Laspiur y Malvinas impulsa el accionar de vándalos que saquean chapas y parte de la infraestructura remanente en los galpones ferroviarios.

"Solicitamos la apertura urgente de las calles Roca y Patricios y la construcción de ciclovías desde Maldonado hasta el barrio San Martín, a la vez que se puedan utilizar los galpones para realizar talleres o instalar espacios deportivos y, de esta manera, evitar que se siga destruyendo el patrimonio del barrio Noroeste", afirmaron en un escrito enviado al Concejo Deliberante y a las autoridades locales.

Precisamente, según los vecinos, en Malvinas y Roca existe una puerta que permite el acceso a las vías del ferrocarril, tramo abandonado que por las noches se transforma en aguantadero.

Carlos Conti, presidente de la sociedad de fomento del barrio San Martín, expresó que también participarán de la audiencia pública por el tema Vale, a la vez que analizó que la instalación de la minera significa un progreso muy importante para la ciudad.

En tal sentido, dijo que desde el ente vecinal solicitarán la construcción de puentes para vehículos entre las calles Chile y Brickman.

"Si Vale invierte 4 mil millones en su proyecto, construir cuatro o cinco puentes para la ciudad sería como ponerse a pensar en un escarbadientes para un asado de 200 personas. A nosotros nos solucionaría el problema que venimos teniendo en cuanto a los accesos al centro y significaría un avance para toda la ciudad", afirmó.

Quizá no sea casual que todas las calles que comunican al barrio San Martín y las vías tengan como sentido Ingeniero White, y que sólo una vaya en dirección al centro.

"Estas vías siempre representaron una molestia para todo el barrio. En primer lugar porque no brindan ningún servicio público, ya que si sirvieran para transporte urbano serían un beneficio, pero como se usan para el paso de formaciones de 80 vagones, la espera para cruzar te complica la vida", dijo Conti.

Agregó que en la actualidad circulan muchos trenes que transportan cereal, los cuales, sumados al paso de los trenes cargados con potasio, harán que el simple hecho de pretender llegar al centro sea una verdadera odisea.

Qué dicen los vecinos

* "Tener un negocio en Juan Molina al 1100 significa ver con frecuencia colas de hasta 200 metros de vehículos cuando pasan los trenes. Por otra parte, el tránsito en este sector es un desastre". José Luis Boscardi, vecino del barrio Noroeste.

* "Hace años que los vecinos venimos juntando firmas, calculo que desde el año 1954 queremos que saquen las vías del lugar. Si transformaran los terrenos en un sector de parques sería un gol de media cancha, porque estamos incomunicados". Eugenio Montenegro, vecino del barrio Colón.

* "Todo el sector es un caos cuando se bajan las barreras para que pasen las formaciones de trenes. Si al menos se abriera Blandengues habría un espacio más para poder cruzar. Ni hablar de los paredones ferroviarios, que están todos rotos y puede ocurrir una desgracia". Nildo Simil, vecino de Noroeste.(Fuente: La Nueva Provincia)