martes, 28 de junio de 2011

ALEMANIA: LOS TRENES CIRCULARÁN SOBRE TRAVIESAS DE PLÁSTICOS RECICLADOS

Se ha iniciado la producción de las primeras traviesas de plástico negro que serán colocadas a partir de otoño en una línea de ferrocarril experimental.

Los trenes alemanes circularán en el futuro sobre traviesas de basura plástica de difícil reciclado que sustituirán a las que actualmente se usan de hormigón y de madera, según anunció hoy el Instituto Frauenhofer de Tecnologías Quómicas (ICT).


El instituto, con sede en Pfinztal, al suroeste de Alemania, informó de que sus científicos han conseguido fabricar traviesas sólidas y resistentes de ferrocarril con el contenido de los cubos de basura con residuos plásticos.

Un portavoz del ICT destacó que ya se ha iniciado la producción de las primeras traviesas de plástico negro que serán colocadas a partir de otoño en una línea de ferrocarril experimental tras la oportuna autorización de la Oficina Federal de Ferrocarriles.

El proyecto ha sido desarrollado con la empresa de aprovechamiento y reciclado de residuos PAV de Berlín y el fabricante austríaco de maquinaria NGR.

Jörg Woidasky, del departamento de Tecnologías Medioambientales del ICT, explicó que la gran ventaja de las nuevas traviesas de material plástico reciclado son su bajo peso y masa, con lo que "resultan ideales para los puentes".

Asimismo, subrayó que se calcula que su vida operativa alcanzará los 50 años, 20 mas que las tradicionales de madera.

"Nuestra meta inicial es reemplazar todas las traviesas de madera, que actualmente cubren un tercio de la red de los ferrocarriles alemanes", dijo Woidasky durante la presentación de la nueva traviesa.

A largo plazo se proyecta reemplazar también las traviesas mas modernas de hormigón, que se utilizan sobre todo en las líneas de alta velocidad.

El científico del ICT señaló que el desarrollo de la nueva traviesa ha durado unos tres años y ha tenido un coste de un millón de euros, a los que habrá que sumar otros cuatro millones mas para la construcción de la primera planta de producción cuando finalice la fase experimental. EFE