viernes, 7 de febrero de 2020

Estudian la posibilidad de unir por ferrocarril la Provincia de Catamarca con Chile

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

En virtud de la asunción de las nuevas autoridades nacionales y de las empresas estatales ferroviarias en particular, casi todos los días estamos viendo que aparecen nuevos proyectos relacionados a este medio de transporte en la que casi todas las provincias se mueven para que el ferrocarril sea parte fundamental para el traslado de carga y pasajeros.

Nos contentamos que de todos estos proyectos se lleven a cabo el 30% de los que aparecen por los medios de comunicación. Algunos parecen imposibles de realizar (debido a la situación económica que vive el país desde hace algunos años) y otros se los ve realizables, y, si se pone verdadero interés, se pueden llevar a cabo.


El que nos ocupa en el día de hoy, es el pedido que la gobernación de la Provincia de Catamarca le hiciera al presidente de la empresa Trenes Argentinos Infraestructura para llevar a cabo el proyecto del Corredor Ferroviario Bioceánico para unir esa provincia con los puertos de Atacama del otro lado de la cordillera de los Andes.

Según el vicegobernador de Catamarca, Rubén Dusso, la concreción del proyecto de dicho corredor bioceánico permitiría aprovechar las ventajas de la costa de Atacama para exportar la producción del NOA y del Centro del país con destino a los países asiáticos y trabajar en la obra de las vías férreas que unan las cuencas mineras de San Juan y Catamarca con los puertos chilenos.

De acuerdo a lo expresado por el vicegobernador de Catamarca, dicho proyecto del tren trasandino contaría con el apoyo a nivel nacional para su concreción, ya que no requiere de grandes inversiones y posibilitaría con trenes de carga la conexión con el vecino país.

Chile, al parecer según el vicegobernador Dusso, se habría mostrado dispuesto a realizar el trazado ferroviario desde la frontera hasta los puertos del Pacífico, los cuales cuentan con mayor calado y aguas más profundas que los de Buenos Aires y Rosario, amén que se ahorraría entre 10 y 15 días de navegación y el consiguiente beneficio en los fletes.

Son todos proyectos que algún día se harán realidad. Así esperamos