martes, 24 de marzo de 2015

El transporte robustece el paro del 31 con el apoyo de Moyano y gremio bancario

Gremiales

Los gremios de la CATT se reúnen mañana para definir detalles de la huelga del próximo martes. Sumarán la adhesión de las centrales opositoras y los bancarios

Con el desafío de ejecutar una contundente demostración de fuerza que presione al Gobierno a apurar cambios sobre el impuesto a las Ganancias, el frente de gremios del transporte se reunirá mañana para delinear los últimos preparativos de cara al paro nacional del 31 de marzo, protesta que sumará el respaldo de las distintas variantes del sindicalismo opositor y de poderosas organizaciones gremiales independientes.

El encuentro de los gremios que integran la denominada Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que se concretará mañana desde las 17 en la sede del sindicato de Aeronavegantes, servirá para definir los alcances concretos de la medida de fuerza. Ella tendrá el formato de una huelga tradicional, sin actos ni movilizaciones, y paralizará en forma total el transporte ferroviario, de pasajeros, de cargas, aeronáutico y la actividad marítima-portuaria.


Además, la reunión permitirá al sector hacer un conteo del apoyo que el paro cosechará en otras organizaciones sindicales, que prevén participar de la medida. "Creemos que va a ser una protesta muy importante", aseguró a este diario el titular de la CATT, Juan Carlos Schmid (dragado).

Es que apenas horas antes del cónclave de los sindicatos del transporte, el líder camionero Hugo Moyano reunirá a la conducción de su CGT para oficializar la adhesión de esa entidad a la huelga. Moyano tenía decidido hace semanas la participación de su central en el paro, pero postergó la confirmación para evitar repetir el traspié de diciembre pasado, cuando debió levantar otra huelga nacional tras el anuncio de la presidenta Cristina Fernández de exceptuar el aguinaldo del pago de Ganancias.

Cerca del camionero y dentro de la CATT descuentan que la CGT Azul y Blanca, que conduce Luis Barrionuevo, anunciará su respaldo a la protesta, un paso que también dará la CTA disidente, de Pablo Micheli, y un conjunto de organizaciones sindicales de izquierda.

Pero el entusiasmo de los gremios del transporte se extiende, además, a la posibilidad de obtener la adhesión de algunos sindicatos independientes, molestos por la demora oficial en avanzar con la reforma del polémico impuesto. Dentro de ese grupo sobresale el sindicato bancario que ayer formalizó su determinación de sumarse a la huelga. "Hay que ser claro, el único responsable de la pérdida de poder adquisitivo a manos de ese impuesto es el Estado, y el Gobierno es quien administra el Estado nacional", se quejó el titular de la AB, Sergio Palazzo, al justificar la decisión del gremio de paralizar la actividad el próximo martes.

No obstante, Palazzo aclaró que la adhesión de los bancarios está condicionada a que el gremio de los choferes de la UTA, que lidera Roberto Fernández y que integra el sector que organiza la medida, mantenga la decisión de parar. "Esperamos que consoliden esa medida y que garanticen que van a parar. Si llegamos 48 horas antes y alguno de los gremios decide bajarse, es difícil ser efectivo", advirtió.

La inquietud de los bancarios respecto a la actitud de la UTA es compartida por otros gremios, que temen que a último momento Fernández se baje de la protesta para avanzar en una negociación directa con el Gobierno por demandas particulares de los choferes. Sin embargo, los aliados de Fernández en la CATT rechazan esa posibilidad: "La UTA está comprometida con el paro y no hay ningún cambio de posición", afirmaron voceros del sector.ElCronista.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.