jueves, 27 de junio de 2013

LAS COMUNICACIONES EN LA LÍNEA SARMIENTO REVELAN LAS GRAVES FALLAS CON QUE CIRCULAN LOS TRENES

ACTUALIDAD

Velocímetros y señales de peligro que no funcionan, trenes en sus maquinistas paran porque en el estado en que están es un riesgo circular. "Esto es un desastre", se oye en el diálogo que mantienen dos trabajadores a solo una semana de ocurrido el último accidente en Castelar.

Seguramente la dramática noticia no sorprendió a aquellos que a diario viajan o trabajan sobre las vías del ferrocarril Sarmiento. Y aunque la investigación apuntaría ahora a una falla humana, las voces de los maquinistas, guardas, operarios, controladores y técnicos, registradas en las comunicaciones entre todos ellos, revelan la falta de mantenimiento y desnudan las falencias con que circulan -peligrosamente- los trenes.


La mayoría de las grabaciones citadas a continuación fueron tomadas el miércoles 19 de junio entre las 11 y las 20 hs., una semana después del accidente ocurrido a las 7:07 del jueves 13 en la estación Castelar.

Aquel día hubo tres muertos y 315 heridos, que se sumaron a las 51 víctimas fatales y los casi 700 heridos de febrero del año pasado, en Once. La lógica indicaría que dieciséis meses después de una de las peores tragedias deberían funcionar mecanismos preventivos. Pero no. La lógica indicaría que una semana después del nuevo accidente deberían haber funcionado mecanismos preventivos. Tampoco.

LAS FALLAS DE LA LÍNEA SARMIENTO DIRECTO AL OÍDO

Sería muy interesante que el ministro de Transporte, Florencio Randazzo; que cualquier otro funcionario del Gobierno Nacional o de las gobernaciones le dieran una mirada atenta al artículo que la editora de Política, Analía Argento, escribe hoy en la página 6 de El Cronista.

Allí revela el contenido de una serie de diálogos entre maquinistas, guardas, controladores y técnicos del Ferrocarril Sarmiento. Las voces fueron grabadas el 19 de junio, una semana después del choque de dos trenes en Castelar que produjo 3 muertos y 315 heridos entre los pasajeros.

El contenido de los diálogos, difundido por un especialista en comunicaciones, pone al descubierto lo que muchos usuarios del ferrocarril en la Argentina sospechan desde la tragedia de la Estación de Once, donde murieron 51 personas en febrero de 2012. Y es que todavía son muchas las falencias que convierten a los trenes en factores de riesgo personal por el grado de inseguridad que tienen asociado.


El transporte debe ser una política de Estado compartida por el Gobierno, la oposición y todos los ciudadanos. Y el conocimiento de los peligros que acechan a los trenes es una oportunidad inmejorable para avanzar contra los errores que terminan costando vidas de argentinos. Cronista.com

1 comentario:

  1. Tomás nos comenta. Se arreglará prontito nomás. Ya lo dijo Luis Delía, que viaja siempre en éste.
    Además cuando lleguen los chinos eléctricos... ¿Estará en condiciones la infraestructura? ¿Difícil de predecirlo? Hay que saber esperar.

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.