jueves, 24 de noviembre de 2011

EL TREN A POSADAS NO FUNCIONA DESDE HACE 10 DÍAS EN MEDIO DE INSÓLITAS DENUNCIAS

Según TEA, la empresa que lo opera, una formación fue secuestrada por La Fraternidad. El gremio no reconoce a esa firma sino a otra, encargada de las locomotoras. El Gobierno pidió que el servicio siga suspendido, pero TEA dice que no se lo informaron.

El servicio de El Gran Capitán, el tren que une Buenos Aires con Posadas, está interrumpido desde hace diez días en medio de una denuncia insólita que tiene como marco una pelea que involucra a la empresa que lo opera, TEA, el gremio de maquinistas de La Fraternidad y la Secretaría de Transportes de La Nación y que roza, también, a la firma ALL –a cargo de las vías y las locomotoras- y a la provincia de Corrientes.


El último servicio de El Gran capitán que llegó a destino fue el que salió el viernes 11 de noviembre a última hora desde la estación Federico Lacroze de la Capital Federal con destino a Posadas. El tren no llega a la capital misionera, según explican en TEA, porque el último tramo de las vías aún no está adecuado a la nueva cota de la represa de Yacyretá, en el límite entre las provincias de Corrientes y Misiones. Por eso, los pasajeros se bajaron, ya el domingo y "casi a horario", en la ciudad de Apóstoles para terminar el recorrido en micros.

Hasta ahí, el funcionamiento no distó del habitual. Pero según TEA, luego esa formación fue "secuestrada" por dirigentes de La Fraternidad y transportada a una vía secundaria en el paraje correntino de Casa Pava.

"El tren paró en Apóstoles y el personal se quedó durmiendo en los camarotes. Llegó el personal de limpieza de Posadas y, en eso, sienten que el tren se pone en marcha. El delegado (de La Fraternidad) dijo que estaban con gente de Yacyretá probando las vías. Con engaños, llevaron a todo el mundo hasta el paraje de Casa Pava, lo dejan atravesado, retiran las palancas de cambio y marcha y los fusibles y se van en una 4x4", aseguró en diálogo con Clarín.com Amilio Franchi, el presidente de TEA.

"Eran tres personas más el de la camioneta", agregó, antes de asegurar que recién entonces "los maquinistas sacaron un comunicado que hablaba de problemas en la seguridad e higiene", algo a lo que consideró "un disparate". "Es una medida de fuerza irracional, ilegal y pensamos que hay otros intereses atrás, a lo mejor de otras empresas, porque siempre han querido despojarnos de este servicio, que es el único tren sin subsidio de la Argentina", añadió el empresario.

El secretario de prensa de La Fraternidad, Horacio Caminos, dijo que no conocía los pormenores del caso. Pero se encargó de resaltar que "si un maquinista decide que el tren no está en condiciones, no está en condiciones", al tiempo que disparó con munición gruesa contra Franchi: "Tiene una actitud mendaz e irresponsable. Se benefició con la gobernación radical de Corrientes: consiguió una adjudicación directa y ahora circula con una licencia provisoria".

En la empresa reconocieron que, sin autorización federal (de la Secretaría de Transportes de la Nación), el servicio funciona gracias a los amparos con los que fue beneficiada por la Justicia Federal de Corrientes. No es lo único que llama la atención en El Gran Capitán: la operación de las locomotoras está a cargo de otra empresa, América Latina Logística (ALL, de capitales brasileños), por lo que TEA tampoco tiene vínculo directo con los maquinistas, que hace tiempo renunciaron a esa firma y se pasaron a ALL (que también opera servicios en otras vías). Por esos motivos, La Fraternidad argumenta que no tiene nada que discutir con TEA ni con Franchi: "Nuestros compañeros –dijo Caminos- no van a entrar en la pavada de discutir con este hombre".

En medio de esta situación, Transporte de la Nación le envió la semana pasada una comunicación formal -firmada por el secretario Juan Pablo Schiavi- al gobierno de Corrientes para informarle que se había enterado de que el tren no estaba funcionando y ratificar "el criterio de suspender el servicio irregular de marras". Ese comunicado fue el que le dio argumentos a ALL para no mover la formación que permanece en Casa Pava ni la que sigue detenida en Lacroze.

Desde TEA reconocieron hoy que se enteraron de esa comunicación, pero solo de manera informal. "No nos comunicaron nada formalmente y seguimos esperando que se resuelva la situación", dijeron sus voceros.

El Gran Capitán, que volvió a funcionar en 2004 tras permanecer cerrado desde 1993, tiene dos servicios semanales en cada sentido (Buenos Aires-Posadas y Posadas Buenos Aires). Desde hace diez días, los pasajeros que van de punta a punta del recorrido son transportados en micros. Pero los otros, que iban desde una estación intermedia a otra, deben buscarse por sí mismos otro medio de transporte.(Clarín)