martes, 18 de junio de 2013

CUBA: ENSEÑANZA TÉCNICO PROFESIONAL. FERROCARRILES EN EL PRISMA DE ATENCIÓN

EXTERIOR

Un aula anexa de Referencia corrobora la motivación del estudiantado con las clases prácticas de estas especialidades.

En consonancia con la trascendencia que de modo paulatino ha adquirido el ferrocarril en el impulso del desarrollo económico del país, la enseñanza técnico-profesional en Cienfuegos lo cuenta entre sus prioridades.

"Es así que en nuestro plantel la especialidad de Mantenimiento y Reparación de Equipos Ferroviarios, abierta desde el pasado septiembre, posee un aula anexa de Referencia; e incluso a partir del curso entrante este universo docente será el de mayor matrícula”, expresa Yamisleidis González, directora del Politécnico 5 de Septiembre, insignia aquí.


Entre los grupos nuevos y los de continuidad de estudios sumarán entonces 140 muchachos insertados al aprendizaje de tan primordial carrera. Se incorporarán al nuevo curso las disciplinas de Obrero Calificado en Mecánico de Equipos Ferroviarios y Mecánico y Reparación de Vías Férreas.

Pero ya 40 de ellos estudian Mantenimiento y Reparación de Equipos Ferroviarios desde 2012. Ellos forman parte del aula anexa antes referida, la cual no tiene la fama por gusto.

Su funcionamiento es modélico y ello se debe en gran parte al celo puesto en la tarea por Jorge Martínez Toledo, docente al frente de la carrera por el Politécnico; y Manuel Ceballo Díaz, especialista, quien imparte las clases prácticas a los 40 estudiantes de primer año.

Estas tienen lugar cada semana en la Unidad Empresarial de Base Talleres Ferroviarios Jesús Villafuerte, perteneciente a la Empresa de Ferrocarriles de Cienfuegos, donde los muchachos reciben las asignaturas de Historia del sector, Material rodante, Material tractivo, Talleres y Mecanización, explica el profesor Manuel.

Experto en la materia y con muchos años a sus espaldas en el mundo de los ramales, él estima que este brote de energía fresca para el sector es muy saludable, puesto que los ferroviarios precisan un relevo generacional y aquí están formando a sus sustitutos con los conocimientos prácticos requeridos.

En la recuperación del ferrocarril cubano se necesitan brazos jóvenes como estos, opina su colega Jorge.

La ventaja del aula anexa es que además de recibir las clases cuando se habla de un motor diesel lo vemos frente a nosotros con sus componentes y piezas; cuando se habla de las partes de cualquier equipo ferroviario, las tenemos enfrente, afirma la estudiante Luisa Dayana González Cruz, de 16 años.

Su compañero, un año menor, Paulo Eriel Padilla Morales, la respalda al sostener que resulta imposible llevar una locomotora al Politécnico. "Aquí nos crearon todas las condiciones para aprender bien y en poco tiempo", dice el muchacho, quien asegura que será un buen mecánico -para lo que estudia ahora-, pero no pierde su sueño de ser maquinista en un futuro.

De similar edad, Jean Luis Olazábal Pérez, indica que aprendió, entre muchas otras cosas, a medir el carril, conocer las partes de la vía, la locomotora, el funcionamiento del motor, la cilindrada...


Ellos conocieron de la existencia de la especialidad ahora cursada cuando estudiaban el 9no. grado en secundarias a las que acudieron especialistas, a tono con una correcta labor de formación vocacional (http://www.ecured.cu/index.php/Formaci%C3%B3n_Vocacional) acrecentada hoy a tenor del incremento de la matrícula a partir del próximo septiembre.5DeSeptiembre.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.