Mostrando entradas con la etiqueta Inglaterra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Inglaterra. Mostrar todas las entradas

viernes, 26 de junio de 2020

Inglaterra renacionalizará el ferrocarril tras los problemas de la privatización

Exterior

La liberalización del ferrocarril en Reino Unido se ha cobrado varias víctimas como National Express -propietaria de Alsa-, el grupo Virgin o Arriva -filial de la alemana Deutsche Bahn-.

Mientras la Unión Europea abre sus vías ferroviarias a los operadores privados, Reino Unido, pionero en la privatización las renacionalizará. Así lo confirma la prensa británica este viernes que destapa una de las propuestas de Grant Shapps, secretario de Transporte del Gobierno de Boris Johnson, para acabar con el fiasco que ha supuesto en los últimos años la privatización del transporte de pasajeros por ferrocarril en el país.

Primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson

La liberalización del ferrocarril en Reino Unido, ideada por John Major en los años 90, permitió la entrada de operadores privados en las rutas de Reino Unido que ahora dirán adiós al sistema de concesiones. Lo que en un inicio parecía 'El Dorado' se convirtió después en un negocio ruinoso para empresas y viajeros que se ha cobrado varias víctimas a lo largo de estos años en los que ha estado en marcha. Además, lejos de conseguir un abaratamiento del coste de los billetes, la privatización llevó a un aumento de estos que llegaría a las dos cifras porcentuales.

El nuevo sistema que ahora propone Shapps, según detalla la prensa británica, otorgaría el control de las tarifas y los horarios a los ministros que a su vez llevarán a cabo una labor de supervisión. De acuerdo con sus palabras ante el comité de transporte de los Comunes, su propuesta "volvería a unir el ferrocarril". Network Rail -el Adif británico- tendrá el poder de decidir cuántos servicios ejecutar e incluso establecer objetivos para los operadores.

National Express -propietaria de Alsa-, el grupo Virgin o Arriva -filial de la alemana Deutsche Bahn- que habría colgado el cartel de 'se vende' en su compañía británica, son algunas de las empresas damnificadas de este sistema. Su experiencia les hizo mirar con recelo a la liberalización del ferrocarril en España -que se llevará a cabo este mes de diciembre- y  pese a participar en los inicios del proceso mediante las propuestas, finalmente decantaron formar parte del proceso.

La primera de ellas en salir de Reino Unido fue c2c, la filial ferroviaria de National Express, propietaria de Alsa. Corría 2017 cuando la compañía decidió colgar el cartel de 'se vende' y dejar atrás la aventura sobre raíles que había emprendido tras consolidarse como una gran firma de autobuses. La compañía inglesa llegó a ser uno de los principales operadores de trenes en Reino Unido, pero la crisis impactó en una de sus principales líneas. La unión de Londres con Edimburgo fue nacionalizada por el Gobierno en 2009 y así seguirá, al menos, hasta 2025, lo que supuso un 'mazazo' para la NX.

El caso de Virgin es diferente. A Virgin Trains -nombre bajo el que operaaba en Reino Unido- se le prohibió entrar en la puja por la línea HS2 que conecta Londres con Birmingham el pasado año, mientras que a su socio Stagecoach se le prohibió concurrir a los concursos de las líneas East Midlands Trains y Southeastern. Todo ello respondía, según se señalaba entonces, a ciertos problemas financieros que impedían cuantificar algunos riesgos a futuro.

"El Reino Unido se está volviendo rápidamente ininvertible desde una perspectiva de franquicia ferroviaria debido a la decisión del gobierno de cargar un riesgo inaceptable para los licitadores", advertía ya hace un año Patrick McCall, director gerente senior de Virgin Group. La alemana Deutsche Bahn, presente en el mercado inglés a través de su marca Arriva, también mostró su interés en dejar atrás la aventura ferroviaria en las islas. Así, tal y como señalaba 'The Guardian', la firma habría pedido la exploración de las opciones de venta de la compañía hace apenas unos meses.

Lo que está claro es que el choque entre la Unión Europea y el Reino Unido no es solo en cuanto al Brexit, los trenes también van en dirección contraria. España, al igual que otros países de la UE, se prepara para permitir la competencia en las vías el próximo mes de diciembre -pese a que la Covid-19 retrasará la entrada efectiva hasta principios de 2021-, mientras UK mira atrás y abre la puerta a una renacionalización del servicio.LaInformación.com

lunes, 24 de febrero de 2020

Gran Bretaña quiere asociarse con Argentina en materia ferroviaria

Actualidad

El deseo se dio a conocer a través de un tweet del embajador británico, Mark Kent, luego de una reunión entre emisarios de una misión de ese país con el titular de la empresa Trenes Argentinos Infraestructura, Ricardo Lissalde.

A pocos días para que se cumplan 72 años de la nacionalización de los trenes, que se encontraban en manos de Inglaterra, el embajador británico Mark Kent anunció hoy a través de su cuenta de Twitter que Gran Bretaña quiere asociarse con la Argentina en el área ferroviaria.


"El Reino Unido tiene una historia muy importante con los ferrocarriles en Argentina" afirmó el diplomático en la red social del pajarito.

El 1º de Marzo de 1948 se produjo la estatización de los trenes, hasta entonces en manos de Gran Bretaña. Justamente ese año también Inglaterra nacionalizó su red de ferrocarril.

"Los ferrocarriles tienen un papel esencial en el desarrollo de los países. Tenemos nuevos proyectos y tecnologías y queremos ser socios con Argentina en esta agenda moderna", completó Kent.

En reunión, calificada por Lissalde como "gratificante", los delegados ingleses expusieron distintos proyectos para el desarrollo ferroviario. Entre ellos, figura el de un tren que llegue a la zona del yacimiento Vaca Muerta,

El funcionario argentino por su parte aseveró que se trato de un encuentro que "muy gratificante, donde intercambiamos conocimientos, ideas y proyectos que en el futuro podrán favorecer el desarrollo ferroviario de nuestro país". También lo hizo vía Twitter.

Gran Bretaña no es la primera que muestra interés en ser socio del país en materia ferroviaria:  Rusia también se pronunció en distintas ocasiones con respecto a la posibilidad de invertir en proyectos de energía e infraestructura. Por los pronto, las conversaciones ya comenzaron.Urgente24.com

lunes, 6 de noviembre de 2017

Talgo, entre los cinco grandes fabricantes que competirán por equipar el AVE británico

Empresas

* La española es preseleccionada junto a Alstom, Bombardier, Hitachi y Siemens para colocar sus trenes en el proyecto HS2

* Reino Unido demandará 54 trenes de alta velocidad, valorados en unos 3.100 millones

El fabricante español Talgo se ha colocado entre las cinco grandes referencias del mundo del ferrocarril que competirán por colocar sus trenes de alta velocidad en el proyecto HS2 Phase One. La empresa presidida por Carlos de Palacio ha sido preseleccionada junto a Alstom, Bombardier, Hitachi y Siemens. Se da la circunstancia de que dos de ellas, la francesa Alstom y la germana Siemens, están dando pasos hacia su fusión en el mayor fabricante europeo de trenes.


El pedido en juego, valorado en 2.750 millones de libras (3.086 millones de euros) y cuya adjudicación se espera en 2019, consiste en la entrega de 54 trenes de alta velocidad. Talgo ha presentado al concurso el modelo Avril, con el que Renfe ya ha decidido ampliar su flota de AVE en España con una inversión de 1.491 millones en 30 unidades, incluido su mantenimiento durante 30 años. La nueva línea británica conectará las ciudades de Londres y Birmingham, a lolargo de un trazado de 226 kilómetros, a partir de 2026.

"Este es solo el primer paso, pero confiamos verdaderamente en nuestra propuesta de movilidad para el Reino Unido. La plataforma Talgo Avril ya ha demostrado ofrecer el precio de adquisición más rentable y una curva de costes reducida y predecible del ciclo de vida del tren a lo largo de 35 años completos”, ha declarado el director de Talgo en Reino Unido, Jonathan Veitch.

La nueva línea británica conectará las ciudades de Londres y Birmingham a partir de 2026

Talgo está poniendo toda la carne en el asador en busca de este contrato multimillonario, llegando a declarar su intención de poner en marcha todo un plan industrial a largo plazo, fábricas incluidas, en el Reino Unido. La compañía también busca entrada en el país a través de concursos relacionados con vehículos regionales y de cercanías.CincoDías.es

lunes, 27 de junio de 2016

Inglaterra: Las incertidumbres que abre el Brexit en el ferrocarril

Exterior

Industria, transporte, normativa y regulaciones técnicas deberán adaptarse a la nueva situación

La salida del Reino Unido de la Unión Europea que comenzará a negociarse tras el resultado del referéndum del pasado jueves y una vez que el gobierno británico solicite formalmente su  separación de la Unión, tendrá también sus repercusiones en el ámbito del ferrocarril.

En primer lugar, la liberalización del transporte ferroviario en Europa que se abre con el cuarto paquete tenía en el Reino Unido un de sus principales impulsores, toda vez que el mercado del transporte ferroviario en Gran Bretaña está completamente abierto a la competencia desde hace décadas.


En ese ámbito la experiencia de las franquicias y operadoras británicas y de las suministradoras de material rodante, fundamentalmente bajo distintas fórmulas de alquiler, hubiera supuesto una ventaja competitiva en la apertura de otros mercados que las restricciones a los países extracomunitarios a aplicar al Reino Unido podrían diluir. El acceso al mercado de la UE por parte de los británicos, y viceversa, deberá ser redefinido y acotado.   

Paralelamente, toda la homologación y equiparación de normativas ferroviarias a nivel europeo podría frenarse y la integración del sistema ferroviario británico quedar en el punto actual, lo que añadiría obstáculos a la participación de empresas de uno y otro lado del Canal de la Mancha fuera de su nuevo y restringido ámbito económico.

Asimismo, las condiciones de acceso a la infraestructura en Reino Unido se derivan fundamentalmente de la normativa de la UE y cabría espera que a medio y largo plazo se pueda modificar el marco regulatorio en la red ferroviaria de Gran Bretaña cuya legislación dejará de tener fuente en la Europea.

Industria

En el ámbito de la industria suministradora, el Brexit supondrá una reducción de las inversiones en el Reino Unido que ahora, más marcadamente, será un mercado cerrado en sí mismo y con menos rentabilidad a la hora de fabricar equipos para otros países de la Unión. Los equipos ferroviarios fabricados en Gran Bretaña serán menos competitivos fuera del Mercado Único, si bien el cambio Libra/Euro podría compensar en parte esa pérdida de competitividad.

Además, la participación de las empresas británicas en consorcios con compañías de otros países de la Unión para grandes ofertas internacionales podrá verse dificultada. La ventaja competitiva de la industria ferroviaria británica no es clara en ningún nicho de producto concreto y las compañías “continentales” no tendrán dificultades para encontrar socios sin contar con el Reino Unido salvo para las demandas específicas del mercado de las Islas.

Este mercado británico es uno de los que mayor crecimiento viene ofreciendo en los últimos años y la mayor parte de los grandes fabricantes europeos cuentan con una fuerte presencia en él. La salida del Reino Unido podría disminuir la rentabilidad de las inversiones realizadas por esos fabricantes, reducir su volumen de negocio en aquel mercado y, en última instancia, encarecer las compras de equipos en las Islas.

Interoperabilidad

El camino a la interoperabilidad que todos los ferrocarriles de la UE recorren no debería verse afectado. Las especificaciones técnicas europeas ya no obligarán a Gran Bretaña pero parece poco probable que el Reino Unido desande el camino de la convergencia, si bien la participación en organismos europeos de los británicos debería ser revisada y el resultado final podría tener consecuencias en su participación e influencia en organismos como la Agencia Ferroviaria Europea (ERA).

Eurostar

Otro de los puntos de atención ferroviaria tras el Brexit se centra en el Eurotunnel y la operación de trenes de mercancías y viajeros a través de él. La conexión bajo el canal se rige por un tratado bilateral entre Francia e Inglaterra, a pesar de lo cual y a expensas de cómo pueda afectar la nueva situación a la concesión, la salida del Reino Unido de la Unión perjudicará esa vía de transporte en términos operativos y económicos. Por contra, la deuda en libras de Eurotunnel se verá reducida con la pérdida de valor de la moneda británica.


Al no estar el Reino Unido en el espacio Schengen, las personas que transiten por el túnel seguirán sometidas a la misma regulación de frontera y aduanas, pero las mercancías deberán someterse a la regulación del comercio con terceros y al estatus qué para la nueva situación se establezca con el Reino Unido.   

La salida del Reino Unido de la Unión exigirá ese nuevo estatus, para lo que será una nueva frontera de la Unión Europea, no sólo para los productos y personas que la transiten, sino también para las sociedades que lo explotan, que deberán adaptarse a nuevas regulaciones, previsiblemente más restrictivas.

En cualquier caso, los efectos que el Brexit tenga sobre el transporte ferroviario a ambos lados del Canal de la Mancha, al margen de las consecuencias macroeconómicas generales y de la incertidumbre generada, dependerán sobre todo de las negociaciones entre el gobierno británico que lleve adelante el proceso de salida y las instituciones de la Unión Europea, y de los plazos y del calendario que se fijen para llevarla a término.Revista Vía Libre

martes, 5 de julio de 2011

BOMBARDIER DESPEDIRÁ A 1.400 PERSONAS EN EL REINO UNIDO

El fabricante canadiense de trenes dijo que eliminará 446 puestos fijos y 983 posiciones temporales en su planta de Derby, en la que trabajan 3 mil personas.

El fabricante canadiense de trenes Bombardier está recortando más de mil 400 puestos de trabajo de su planta en Inglaterra tras perder una licitación para la modernización de un tren en Londres, un contrato que se llevó el grupo alemán Siemens.


Bombardier dijo que eliminará 446 puestos fijos y 983 posiciones temporales en su planta de Derby, en la que trabajan 3 mil personas.

El final de otros contratos y la derrota en el proyecto del tren londinense "hace inevitable ajustar nuestra capacidad a la nueva realidad económica", dijo Francis Paonessa, presidente de la división de pasajeros para el Reino Unido.

Bombardier -la única constructora de trenes que opera en Gran Bretaña- dijo que todos los contratos en el reino, con excepción de uno que sostiene la provisión de vagones para el metro de Londres, se completarían en septiembre.(Fuente: Milenio)