Mostrando entradas con la etiqueta Estación Bahía Blanca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Estación Bahía Blanca. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de octubre de 2019

Ofensores en trenes: El polémico programa de Seguridad no incluye a la estación Bahía Blanca Sud

Actualidad

Fuerzas federales confirmaron que no cambió la modalidad de control en la terminal ferroviaria de Bahía Blanca Sud.

Hasta el momento no se realizaron controles de este tipo en la estación de trenes bahiense.

Fuentes de la Policía Federal, Prefectura y Gendarmería confirmaron que en la estación ferroviaria local no se realizaron, al menos hasta ahora, controles a usuarios del servicio en el marco del programa nacional "Ofensores en trenes".

La iniciativa del ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, se implementó a principio de este mes y apunta a la "prevención de delitos" en trenes de pasajeros.

El plan contempla el uso de 4.000 teléfonos celulares por parte de personal de la PFA en estaciones de trenes, para la "verificación e identificación" de quienes cometieron un delito en este transporte público.


Los dispositivos móviles que escanean los DNI cuentan con un "sistema de reconocimiento facial" y están conectados a las distintas bases de datos.

Según se informó desde la cartera de Seguridad, estos procedimientos se llevaron a cabo "en más de 20 estaciones de trenes" en la ciudad de Buenos Aires y localidades de la provincia.

"En caso de comprobarse la existencia de medidas restrictivas se comunicarán a la autoridad judicial pertinente, labrándose un acta en la que se notificará a la persona identificada de lo que en consecuencia disponga dicha autoridad", indica el Boletín Oficial.

"En caso de presentarse más de una medida judicial de carácter restrictivo, deberá informarse a los magistrados sobre la existencia de procesos concomitantes y el alcance de las restricciones vigentes".LaNueva.com

martes, 22 de septiembre de 2015

Con los amigos de Raltren

Instituciones

Redacción Crónica Ferroviaria

Con motivo de la visita que Crónica Ferroviaria realizara a la ciudad de Bahía Blanca con el tren inaugural de pasajeros con formación china procedente de Buenos Aires, tuvimos la oportunidad de poder visitar a los amigos de Raltren cuya sede se encuentra en parte de las instalaciones de la estación Bahía Blanca.


Haciendo un poco de historia Raltren Club es el más antiguo de los clubes ferromodelistas existentes en el país. Fue fundado en la Capital Federal el 15 de septiembre de 1960, con la denominación de Marklin Club. Debido a una prohibición de la Casa Marklin para usar su nombre, cambia su denominación por Raltren Club en honor del señor Miguel Raldua, su primer presidente. El señor Juan Félix Elicabe, aficionado de esta zona y a la sazón vicepresidente del Raltren Club de Buenos Aires, abre en el año 1967 la filial de Bahía Blanca, siendo su primer presidente y actualmente socio honorario del mismo.

C.F. con parte de los integrantes de Raltren

En el año 1975 cierra sus puertas el Raltren Club de Buenos Aires, y queda el de Bahía Blanca como sede única.

Es una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica, que nuclea a un grupo de entusiastas por el ferromodelismo, en todas sus facetas, y por el ferrocarril prototipo.

Tienen su sede en un predio de la estación Bahía Blanca Sud, que cuenta con tres vías construidas por la gente del ex ferrocarril Roca, para ello fue prolongada la vía del ex andén de encomiendas, y se colocaron los desvíos necesarios, para estacionar los vehículos del Club. Estos son: El R 6730 propiedad del Raltren y sede del mismo, el P 612 cedido en custodia por F.A. y en cuyo interior se encuentra la maqueta de ferromodelismo, el O. 20 y la locomotora 12 A Nº 3814 donada por la Armada Argentina para su preservación, también cuentan con un viejo vagón metálico utilizado como depósito y taller.

Locotractor Plymouth que restauraron los integrantes de Raltren

La primera maqueta del club se construyó en el interior de un vagón cerrado, en la que se representaba al Trasandino del Sur y cuya exhibición en la Exposición Rural de Bahía Blanca, en Villa Bordeu, mereció un premio.

La mencionada maqueta es desarmada y en el año 1976 se vuelve a construir en el Furgón Postal Nº 7.053, posteriormente se construye una segunda que es exhibida en innumerables ocasiones.



Con la llegada del coche P 612 se cumple el sueño de hacer una nueva maqueta y es con la que actualmente cuenta el Raltren Club en la ciudad de Bahía Blanca, la que se exhibe periódicamente a beneficio de entidades de bien público que así lo soliciten.

La maqueta del Raltren Club se encuentra en el interior del P 612. De forma rectangular es del tipo denominado isla. Las medidas de la misma son 1,80 m de ancho por 16 m de largo, con un pasillo en el sentido longitudinal para la ubicación de las visitas o público en general durante las exhibiciones, y otro, más angosto, opuesto a este en el cual están ubicados los tableros de control.

De diseño libre están representadas en las mismas instalaciones ferroviarias, como son las estaciones, plataformas giratorias, playas de cargas, etcétera además de ciudades, villas, accidentes naturales, escenas de la vida real, etcétera.

El club cuenta con un parque de material rodante que incluye locomotoras, coches y vagones que se utilizan durante las funciones de exhibición, reforzado por el aporte de trenes de los socios.

El coche maqueta P 612 está en condiciones de rodar en trenes de pasajeros, habiendo sido acondicionado a tal fin en Talleres Maldonado, Bahía Blanca.

De tal forma dentro de la provincia de Buenos Aires ha visitado variado número de localidades entre otras: Plaza Constitución, Olavarría, Sierra de la Ventana, Lamadrid, Coronel Suárez, Mayor Buratovich, Pedro Luro, Pigüé, etcétera.

En la provincia de Río Negro, San Antonio, Jacobacci y San Carlos de Bariloche. Y en la provincia del Neuquén, en la ciudad del mismo nombre.

Cuenta además con una biblioteca y hemeroteca ubicada en el coche R 6730 en un lugar acondicionado al efecto.

Desde Crónica Ferroviaria saludamos el esfuerzo que realizan desinteresadamente estos luchadores de todo lo que sea ferrocarril, y de la lucha diaria por la conservación de la historia ferroviaria. 

miércoles, 22 de julio de 2015

Ya van para dos meses... ¿Para cuándo?

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Dentro de unos días se cumplen dos meses de la prueba realizada el día 28 de Mayo pasado con una formación de material chino uniendo las ciudades de Buenos Aires y Bahía Blanca.

Ese día el señor Ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, tras recibir al tren de prueba en la estación Bahía Blanca Sur expresaba que en días más se pondría en marcha el servicio de pasajeros en forma regular desde Plaza Constitución y Bahía Blanca.

Foto gentileza La Nueva Provincia

Asimismo, anunciaba ante gran cantidad de público que llenaba las instalaciones de la mencionada estación ferroviaria del sur bonaerense, que por el momento sólo sería un servicio semanal que saldría de Plaza C. los días viernes  y regresaría los días domingos. Es más, se publicó folleto.


También, expresó que progresivamente se irían incorporando más servicios, señalando: “Por ahora apuntamos a eso, después veremos si se pueden ir sumando más días”.

“La formación china 0km. con la que haremos la prueba cuenta con la última tecnología en seguridad y confort; tiene una conformación de cinco coches de primera, 4 pulman, 2 coches con camarotes y un coche comedor”, detalló el Ministro.


Como se recordará, algunos días después de realizado el tren de prueba, más precisamente el día 17 de Junio pasado, el Ministro del Interior y Transporte de la Nación tiene una entrevista con la señora Presidenta de la Nación y días más renuncia a su candidatura a Presidente, a partir de ese día el ministro ya no fue el mismo con relación a su caballito de batalla que eran los ferrocarriles. Estuvo varios días sin aparecer públicamente, hasta que hace unos días lo hace con la llegada del tren para el servicio de pasajeros entre las ciudades de Neuquén y Cipolletti.

Lamentablemente, hasta ahora no se sabe nada qué es lo que va a pasar con el tan promocionado tren de pasajeros Plaza Constitución - Bahía Blanca de la Línea Roca con formación ferroviaria 0km. de origen chino.

Desde Crónica Ferroviaria hacemos votos para que dicho servicio sea una realidad, y satisfacer de esta forma a las miles de personas que habitan a lo largo del trayecto Plaza C. - Bahía Blanca (Vía Lamadrid), a las que se les prometió un tren moderno y seguro y que hasta el momento brilla por su ausencia.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Ferrobaires: Informan que no salen trenes por vías inundadas y que devuelven el dinero de los pasajes

Actualidad

Desde la Estación Sud de la ciudad de Bahía Blanca informaron que están suspendidos los trenes de pasajeros a Buenos Aires debido a que las vías están inundadas.


También se informó que los pasajeros pueden ir a buscar el importe de los boletos, de 8,00 a 19:40 horas, "cualquier día".

Además las autoridades comunicaron que tanto la vía La Madrid como la de Coronel Pringles tienen agua sobre los rieles.La Nueva Provincia

lunes, 10 de febrero de 2014

BAHÍA BLANCA: PESE A LOS AVATARES, LA GENTE AÚN OPTA POR VIAJAR EN TREN

ACTUALIDAD

Más de 1.500 pasajeros por semana trasladan las formaciones hacia Constitución. Muchos lo eligen por economía y creen que es más seguro que otros medios.

El tren de Ferrobaires hace el tramo Bahía Blanca-Plaza Constitución casi siempre colmado de pasajeros, con más de 300 ocupantes en cada uno de sus cinco viajes semanales.

“La demanda es muy buena, un poco más durante el verano porque mucha gente elige el tren para ir de vacaciones, pero normalmente se trabaja bien todo el año”, reconoció Raúl Kisner, superintendente de la Estación Sud.

Los vagones recorren entre 640 y 680 kilómetros de vías, dependiendo el tramo, en unas 14 horas para llegar a la Capital Federal, y tienen una capacidad actual de 340 butacas vía Pringles y 452 vía Lamadrid.


“Lo que se pone anticipado se vende enseguida”, aseguró el encargado, aunque no solo para Plaza Constitución, sino también para la decena de paradas intermedias en el interior provincial.

Raúl lleva 34 años de trabajo en el ferrocarril y 20 en Bahía. “El tren siempre se usó porque es un transporte social, muy accesible. Tarda, pero la gente lo elige igual porque es barato”, explicó.

El costo del pasaje a Buenos Aires es de 70 pesos en la clase Turista, $ 120 en Primera y $ 170 en Pullman, muy por debajo de los $ 439 que sale un coche semicama de ómnibus y de un boleto de avión que, en oferta, puede conseguirse por $ 1.008.

Aunque su bajo costo no es el único motivo por el que una variedad de pasajeros –trabajadores, mochileros y viajeros ocasionales- lo eligen: el tren también tiene otros encantos.

No voy en avión...

“A mí me encanta porque es el transporte más seguro. Tarda un poco pero el viaje pasa rápido, vas paseando. A veces se rompe, se demora, pero llegás igual, seguro llegás”, apuntó Liliana, al ser consultada mientras despedía a una amiga en la estación.

Los pasajeros también opinan que es cómodo, pese a su avanzado deterioro: los vagones tienen entre 40 y 60 años y carecen de un buen sistema de ventilación.

“A los chicos les gusta el tren, los emociona. No es como en el colectivo que tienen que sentarse quietitos, acá van y vienen, se divierten”, contó Carina González mientras subía a la formación 1.352 para ir a Tornquist.

La joven viaja todas las semanas con sus tres hijos de 8, 6 y 4 años, que van a visitar a su papá a la localidad serrana. El recorrido tarda dos horas.

Adán Espinosa y su familia también son pasajeros asiduos, pero desde hace ocho años. Usan el tren para ir a Buenos Aires porque es más barato y pueden ir todos juntos, ya que a los chicos les agrada. “Es una aventura para ellos; sencillamente son 'treneros' de toda la vida”, dijo el hombre.


“El tren es un clásico”, reconoció Raúl Kisner. Y como todo clásico, tiene público incondicional.LaNuevaProvincia.com

domingo, 8 de julio de 2012

UNA MADRUGADA HELADA A BORDO DE UN "TREN FANTASMA" A BAHÍA BLANCA


ACTUALIDAD

Ventanas, asientos y baños rotos, mal olor y gente amontonada: impresiones de una cronista de Clarín en un viaje de terror.

En la boletería de Plaza Constitución, la empleada imprime el pasaje, se acerca a la ventanilla y, sin que nadie la vea, susurra: – Llevate frazadas. Y llevate un mantel de hule y cinta porque si las ventanas no cierran, cuando atravieses el campo te vas a descomponer del frío.


– Pero saqué en primera clase.

– Por eso.

Lo que estaba por venir era un viaje de 15 horas con vagones sin luz, con letrinas inundadas y ventanillas apedreadas, con pasajeros sin boleto sentados en los pasillos chorreados de pis, con manos moradas del frío y con sacudones tan violentos que encendieron la paranoia de un descarrilamiento. En el tren de Ferrobaires que va a Bahía Blanca, ésto es la primera clase.

Son las ocho menos cuarto en la estación Constitución y el vagón de la clase “turista” está absolutamente a oscuras. Algunos pasajeros suben tanteando los escalones con los pies. Otros, fuerzan las ventanas y meten los bolsos con las compras que hicieron en Once. Los familiares de los presos de la cárcel de Sierra Chica, en Olavarría, y del penal de Saavedra, acomodan los víveres. En clase turista, los asientos tienen las tripas sueltas y no se reclinan un centímetro. Y como la energía se produce por generador eléctrico, cada vez que el tren arranca se enciende una luz pálida; cada vez que frena, el vagón queda a oscuras y en silencio, y los chicos lloran. Turista es la peor categoría de un tren que en su esplendor, hace 50 años, llegó a tener camarotes y mozos. Tarda en llegar 6 o 7 horas más que un micro y si va lleno es porque el pasaje cuesta $58: casi 6 veces menos que un micro ejecutivo.




El tren parte una hora y cuarto después de lo previsto y nadie se queja. En primera clase ($72) a los pasajeros sólo se les ven los ojos. Duermen –o tratan de dormir– con gorro de lana, bufanda y guantes y envueltos en frazadas apolilladas. Y la estrategia de tomar mate para calentarse tiene una enorme contra: el baño es una cápsula helada, por el agujero del inodoro se ven las vías y para bajarse los pantalones hay que ser valiente.

“A los asientos se le salen los hierros y a veces no podemos subir los bolsos al portaequipaje porque hay gente durmiendo ahí arriba. Ahora entró la lluvia y el piso está empapado y con el ambiente que hay si te dormís te quedás sin bolsos”, dice Karina D’agostino, que viaja seguido a comprar telas para confeccionar ropa. “El otro día saltamos por el aire y pensamos que descarrilaba. Y la otra vuelta se quedó sin frenos y nos caíamos uno encima del otro. Es un horror”, dice Myriam Rodriguez, que viaja una vez al mes a visitar a un hermano que tuvo un accidente.




El comedor parece un bar del conurbano. Los cocineros escuchan cumbia, alguien fuma y putea porque pierde Boca y aunque es la hora de la cena, está vacío. Eso porque el único menú es una presa de pollo con una papa al natural que cuesta, sin bebida ni postre, 50 pesos: casi lo mismo que el pasaje.




Es de madrugada y el silencio asusta. Hay ojos de buey que en vez de vidrios tienen bolsas de consorcio negras pegadas con cinta. Hay bultos tapados hasta la cabeza, hay inodoros arrancados y caídos, hay espejos martillados, hay olor a vómito, hay gente sentada en los baños con la mirada perdida y hay un hombre parado en el estribo cubierto con una colcha roja, como un zombie, hablando solo. Y el tren se para. Y nadie sabe por qué. Del otro lado, sólo hay campo, oscuridad y dos grados bajo cero.




La noche se hace eterna. El pullman se sacude y los pasajeros se despegan –literalmente– de los asientos. Alguien dice “ay, descarrila” y un bebé se despierta y grita “mami”. Amanece y no hay cola para lavarse los dientes porque en el baño no hay agua. Los pasajeros tiran los bolsos del tren y bajan entumecidos. Otro viaje de terror acaba de terminar.Por: Gisele Sousa Días - Diario Clarín

domingo, 10 de junio de 2012

BAHÍA BLANCA: TREN URBANO. LA DECISIÓN ES POLÍTICA


ACTUALIDAD

Pese a su importancia y utilidad, varios claroscuros evidencia la iniciativa destinada a posibilitar el regreso de los servicios locales como complemento del sistema de ómnibus. La idea es crear un esquema que comunique puntos clave de Bahía Blanca

La posibilidad de reinstalar, luego de 20 años, un servicio ferroviario destinado a complementar el sistema de colectivos local y paliar sus actuales deficiencias vuelve a ser motivo de consideración en la ciudad.

En el Concejo Deliberante ya fue presentado un proyecto que postula el empleo de formaciones ferroviarias livianas, capaces de llevar hasta un máximo de 150 pasajeros, y utilizando todos los ramales existentes.

Estación Bahía Blanca Sud

El nuevo sistema, impulsado por el concejal del Frente para la Victoria (FPV), Eduardo Matarazzo, contempla la posibilidad de instalar paradas o andenes cada 1.500 o 2.000 metros en el radio urbano (ver mapa), así como también lanzar servicios interurbanos a Ingeniero White, General Cerri y Cabildo.

Los sectores que cubriría son Estación Sud, centro, Universidad del Sur y UTN, con paradas intermedias en andenes que servirán a los siguientes barrios: Spurr, Villa Rosas, Rivadavia, Pedro Pico, San Martín, Villa Serra, Thompson, Villa Talleres, Villa Ressia, Villa Mitre, Bordeu, Maldonado, Vista Alegre, Avellaneda, Noroeste, Mariano Moreno, Pampa Central, Almafuerte, Comahue, Parque de Mayo, Florida, Conicet, Grünbein, Villa Gloria, San Miguel y Tiro Federal, entre otros.

¿Sí o no? A la hora de analizar la viabilidad del proyecto hay que recordar la situación imperante en torno al posible regreso de los trenes entre Bahía Blanca y Punta Alta, donde el peso de la realidad parece imponerse drásticamente sobre los nobles deseos de un grupo de entusiastas ferroviarios y amantes del ferrocarril.

Hasta ahora, más allá de la tenacidad de los impulsores de este tipo de iniciativas y más allá de los beneficios que su instrumentación podría traer aparejados, no existen indicios ciertos ni elementos concretos capaces de hacer suponer el regreso del tren Bahía-Coronel Rosales.

También hay que recordar que la recuperación de los servicios ferroviarios fue uno de los mecanismos más empleados por el kirchnerismo para sumar simpatías y donde puede contabilizarse el mayor número de promesas incumplidas.

Un rápido ejercicio de la memoria nos remonta a varios "trenes electorales" que, hasta comienzos del año pasado, sólo fueron humo en el aire, por caso el ferrourbano de Salta, el ferrourbano de Córdoba, el enlace Tucumán-Tafí Viejo y la unión Senillosa (Neuquén)-Chichinales (Río Negro), entre otros.

Cuestiones que suman. De todas formas, a la hora de realizar un primer análisis sobre la posibilidad concreta de instalar un servicio de este tipo, como principales ventajas sobresale el adecuado estado de los rieles para soportar el paso de formaciones livianas como el Tecnotren.

A diferencia del proyecto tendiente a recuperar el tren entre Bahía Blanca y Punta Alta, donde las instalaciones se encuentran canibalizadas y fueron levantados 18 kilómetros de vías, en este caso su realización sería mucho más sencilla por cuanto los principales trayectos propuestos no requieren mayores obras y buena parte de la red férrea se encuentra operativa.

Otro de los puntos fuertes del proyecto del concejal Matarazzo, quien dijo haber trabajado en conjunto con la UTN, reside en su posible articulación con el sistema de ómnibus mediante un boleto combinado, aspecto con chances de ejecución si, como menciona la iniciativa, el servicio será administrado por Bahía Blanca Transporte Sapem, que hoy maneja la línea 502 de colectivos.

Esto facultaría a los usuarios emplear determinadas líneas de colectivos y combinarlas con las de trenes.

Aspectos que restan. En cuanto a los costos, si bien existe infraestructura acorde, los 2,5 millones de pesos que cuesta cada formación, compuesta por tres vagones, no se encuentran, hoy por hoy, dentro de las posibilidades del municipio, aunque hay quienes no descartan algún apoyo de Nación en la materia.

Otros elementos positivos de la propuesta están dados por la posibilidad de ir sumando servicios y trayectos en forma gradual, bastando en algunos recorridos cortos con dos formaciones para brindar una frecuencia aceptable.

Tampoco resulta un hecho menor señalar que la idea ya lleva varios años y el proyecto reúne varios autores, desde alumnos de la Universidad Tecnológica Nacional hasta la pasada gestión comunal de Cristian Breitenstein.

Precisamente el año pasado se pensó en realizar el recorrido Spurr, Estación Sud y Parque de Mayo, y otro entre Ingeniero White y la estación Bahía Blanca-Noroeste.

Como contrapartida, los principales escollos se centrarán en que las vías se encuentran alejadas del centro y, sin un boleto combinado, esto iría contra el éxito del sistema al no poder captar grandes masas de usuarios por la versatilidad del esquema de ómnibus.
También debe tenerse en cuenta la concesión de las vías otorgada por la Nación a Ferroexpreso Pampeano y Ferrosur, ahora en manos de la minera Vale.

Matarazzo confía en que la escasa frecuencia de los trenes cargueros posibilitará el paso de los trenes de pasajeros sin mayores inconvenientes, aunque por cuestiones legales y administrativas, dicha posibilidad aparece hoy bastante complicada de superar.

Para esto se requiere una fuerte voluntad política capaz de enfrentar las numerosas trabas burocráticas que se presentarán en el camino y cuyos frutos quizás no los llegue a ver la actual administración, si es que, efectivamente, se decide a subir la cuesta.

Hasta ahora poco y nada se pudo avanzar en tal sentido. En realidad, el único servicio que volverá será el denominado Tren Cultural.

Un servicio que movió a la ciudad

Los denominados trenes urbanos fueron el nervio motor del transporte público bahiense hasta comienzos de la década del '60, trasladando año tras año más de un millón de pasajeros.

Inicialmente se habilitaron para movilizar a las masas de obreros que trabajaban en el puerto, luego sirvieron de nexo para la población en general, superando en prestaciones al entonces incipiente servicio de ómnibus.

Para graficar su importancia cabe recordar que diariamente unos 30 servicios corrían entre la Estación Sud y su similar de Ingeniero White, pasando por Villa Rosas (Spurr), mientras que otros 12 hacían lo propio entre nuestra ciudad y las estaciones de Puerto Belgrano y Almirante Solier, en Punta Alta.

Además, desde la terminal Bahía Blanca-Noroeste, 8 trenes diarios tocaban las paradas de Loma Paraguaya y Galván para terminar su recorrido de ida en Garro (Ingeniero White).

Si bien a fines de los '60 los ferrocarriles domésticos ya habían perdido su importancia como medio de transporte público en la ciudad, el golpe de gracia a los trenes locales se produjo en 1992 por decisión del gobierno nacional.

Ese año sólo funcionaba el denominado Tren Obrero a Ingeniero White, una pequeña formación utilizada por el personal ferroviario.LaNuevaProvincia

martes, 20 de marzo de 2012

EL TREN SANITARIO LLEGÓ A BAHÍA BLANCA EN SU CAMPAÑA 2012

ACTUALIDAD

El tren sanitario "Doctor Ramón Carrillo" arribó a la ciudad de Bahía Blanca en el marco de la campaña 2012, en la que recorrerá más de 40 localidades de las provincias de Buenos Aires y Río Negro prestando atención médica y social.

La formación permanecerá hasta el viernes en la Estación Sud del Ferrocarril, lugar en el que personal médico atenderá a vecinos de Bahía Blanca


El convoy está compuesto por una cisterna, dos furgones de carga y seis vagones reformados en los talleres ferroviarios para que funcionen consultorios de oftalmología, odontología, clínica médica, obstetricia, un quirófano, sala de rayos x, laboratorio y farmacia, entre otras prestaciones.

El "Tren Sanitario" es una iniciativa conjunta de los ministerios de Desarrollo Social y de Salud y la campaña 2012 se inició el último miércoles, con el objetivo de recorrer, en esta primera etapa, localidades de las provincias de Buenos Aires y Río Negro.

Además de Bahía Blanca el tren recorrerá las localidades bonaerenses de Coronel Rosales, Bajo Hondo, Coronel Dorrego, Tres Arroyos, González Chaves, Benito Juárez, Balcarce, Tornquist, Saldungaray, Coronel Pringles, Laprida, Pigüé, Coronel Suárez, Lamadrid, Daireaux, Goyena, Puán, Carhué, Darragueira, Rivera, Saliquello, Tres Lomas, Pellegrini, Ingeniero White, Médanos, Pedro Luro, Stroeder y Carmen de Patagones.

En la provincia de Río Negro tiene programado detenerse en Viedma, San Antonio Oeste, Valcheta, Ramos Mejía, Sierra Colorada, Menucos, Maquinchao, Jacobacci, Comallo, Pilcaniyeu y Bariloche.Terra

martes, 5 de abril de 2011

CARMEN DE PATAGONES: UN NUEVO CHOQUE DE TRENES COMPLICA EL REGRESO DEL SERVICIO A ESTE CIUDAD


Está suspendido por razones de seguridad. La empresa está sacando de funcionamiento a la maquinaria averiada.

La intervención que el Gobierno de la provincia aplicó a la empresa Ferrobaires no alcanzó para observar en el corto plazo una mejora en la prestación del servicio.

Un nuevo choque de trenes ocurrido en la madrugada de ayer -esta vez no hubo que lamentar pérdidas humanas -alejó aun más la posibilidad de restablecer los viajes hasta el partido de Patagones.

Cabe recordar que desde hace poco más de un mes, la formación que parte desde Plaza Constitución llega hasta Bahía Blanca y, por decisión de los interventores de la firma, desde ahí tanto la locomotora como los vagones son enviados a reparación, en vez de seguir viaje hasta el sur de la provincia.

Vista en la actualidad de la estación Carmen de Patagones

Esta decisión, que no atiende a las necesidades de los vecinos del partido de Patagones, fue como consecuencia del triste accidente de trenes ocurrido en en el partido de San Miguel en febrero pasado y que le costó la vida a cuatro pasajeros.

Según manifestó el superintendente Regional de Tráfico de Ferrobaires, Raúl Kisner, en diálogo con La Nueva Provincia, “se está tratando de arreglar otra máquina para destinar a prestar ese servicio. De todas maneras en esta época del año muy pocas personas lo usan”.

Más idas que vueltas

El retorno del tren a Patagones fue celebrado como una verdadera fiesta popular. Ocurrió en noviembre de 2003.

Desde entonces, sólo una formación arribaba a la ciudad de Carmen de Patagones los días sábados, para partir de inmediato hacia Capital Federal.

La sequía de los últimos años complicó la transitabilidad sobre vías, y en enero de 2010 el servicio se suspendió por completo. Sólo llegaba hasta Bahía Blanca.

Recién en agosto de ese año una formación arribó a la localidad de Stroeder
 Desde hace un mes y por razones, según la empresa, atribuibles a la seguridad de los pasajeros, el tren no ingresa al distrito.

En fin, se cuentan más las idas del ferrocarril que sus vueltas. Una pena.(Fuente y foto; Noticias.net)