lunes, 30 de diciembre de 2019

Los cuatro gremios ferroviarios tradicionales le piden al gobierno que deje sin efecto la habilitación de la UTF

Gremiales

Redacción Crónica Ferroviaria

Tal como lo informara CRÓNICA FERROVIARIA con nota titulada "Macri el día anterior de entregar el gobierno aceptó la inscripción gremial de la Unión de Trabajadores Ferroviarios" (http://wwwcronicaferroviaria.blogspot.com/2019/12/el-gobierno-de-macri-el-dia-anterior-de.html) de fecha 11 de Diciembre pasado donde informamos que mediante Decreto Nro. 884/2019 de fecha 09 de Diciembre de 2019 del Poder Ejecutivo Nacional, publicado en el Boletín Oficial del día 10 de Diciembre de 2019, donde en su Art. 1º expresa que "se hace lugar al recurso jerárquico interpuesto por la Unión de Trabajadores Ferroviarios" contra la Resolución N° 1105 del 22 de octubre de 2019 del Ministerio de Producción y Trabajo, y se otorga, en consecuencia, plena eficacia, validez y vigencia a la Resolución Nº 1074 del 2 de octubre de 2019 del Ministerio de Producción y Trabajo".

Sobre el particular, los cuatro tradicionales gremios ferroviarios (APDFA, La Fraternidad, Unión Ferroviaria y Señaleros) le plantearon al presidente de la Nación, Alberto Fernández, mediante un recurso de reconsideración, anule las normas que reconocieron y habilitaron el accionar de la Unión de Trabajadores Ferroviarios (UTF) que Macri en su último día de gestión habilitara como gremio ferroviario.

Para sostener la petición, según el medio Transporte y Energía, los dirigentes ferroviarios alegaron básicamente una serie de supuestos vicios administrativos y formales, el hecho de que no les habrían dado intervención previa en la tramitación del expediente y en el cuestionado argumento de que se trata de una maniobra que alienta la fragmentación y busca debilitar al movimiento sindical organizado.


Más allá de los motivos esgrimidos en el escrito que añade una nueva e inesperada complicación para los nuevos funcionarios que recién han desembarcado en el gobierno, especialistas en temas laborales y funcionarios de carrera del ministerio de Trabajo coincidieron en destacar la presencia de varias aristas polémicas y relevantes que aparecen en la presentación de los gremios ferroviarios.

En primer lugar, según Transporte y Energía no existirían registros en la cartera laboral de un planteo similar que hayan impulsado un grupo de gremios para bloquear e impedir el funcionamiento de otra entidad sindical.

En segundo lugar, lo frecuente y habitual en estos casos es que las presentaciones en contra de la aparición de nuevos gremios provengan del lado de las empresas empleadoras que prefieren tratar y cerrar las negociaciones colectivas y salariales con la menor cantidad de gremios posibles en cada sector y actividad.

En tercer lugar, resulta bastante contradictorio que Sasia y sus colegas sostengan que la creación de un nuevo gremio los perjudica porque eso equivale a reconocer expresamente que los grandes sindicatos están en contra de la mayor participación de la fuerza laboral que pregonan los convenios de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) con el fin de garantizar el derecho a constituir las organizaciones que los trabajadores consideren convenientes.

Enmascarado detrás del argumento del supuesto “debilitamiento sindical”, lo que aflora en el tablero es una clara movida de las cúpulas ferroviarias para que no entre en juego una nueva entidad gremial que ponga en riesgo sus campos de acción y los espacios de poder que ocupan en el terreno sindical y político.

Y en cuarto lugar, lo que llama la atención es el punto del planteo que sostiene que la empresa DECAHF (Desarrollo del Capital Humano Ferroviario Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria) (de donde provienen la mayor parte de los afiliados de la UTF) "no ejerce actividad ferroportuaria alguna" y que por tal motivo sus empleados no podrían crear una nueva entidad sindical en el ámbito ferroviario.

Con el correr de los días, veremos cómo se desarrolla esta cuestión en el ámbito del Ministerio de Trabajo, y que tiene en vilo a los cuatro tradicionales gremios ferroviarios.