miércoles, 18 de diciembre de 2019

El argentino detrás de las grandes ideas del transporte alemán

Tecnología Ferroviaria

Carlos Forlenza es Director de Digitalización de Deutsche Bahn, la compañía de los ferrocarriles y subtes alemanes, y asistente técnico de Metrovías en la licitación del subte. Dice que "si tenemos miedo vamos a quedarnos estancados, porque la evolución vendrá de la mano de la tecnología".

Es el Director de Digitalización de Deutsche Bahn, la compañía de los ferrocarriles y subtes alemanes, donde tiene a su cargo las áreas de Digitalización e Inteligencia Artificial. Su campo de acción va desde el desarrollo de aplicaciones hasta la experimentación de nuevas tecnologías aplicadas a Movilidad Inteligente, Big Data y Ciberseguridad. De visita en Buenos Aires, Carlos Forlenza dialogó con Ámbito sobre los alcances de la revolución tecnológica y su impacto en las empresas y la vida diaria.

Forlenza en el centro de operaciones de Metrovías.

Periodista: ¿Cuánto lleva la transformación digital de una empresa?

Carlos Forlenza: Mínimo unos dos años, en ese lapso hay que hacer un trabajo cultural fuerte, que va desde la dirección hasta el proveedor más nuevo. Claro que una solución tecnológica se puede implementar en un par de meses, pero es preferible un hub de innovación local propio y sentar las bases para el desarrollo a futuro.

P: ¿Cuál es la diferencia entre Argentina y Alemania a nivel profesional?

CF: La gente acá es muy capaz, hay que darle mayores posibilidades de desarrollo en proyectos de tecnología de punta. En Recursos Humanos tenés genios, especialistas y profesionales del mismo o mejor nivel que afuera. Incluso acá hay más abundancia por la menor demanda y podés tener rápidamente un grupo de profesionales jóvenes: allá hay una guerra de talentos y es dificilísimo conseguirlos, las empresas esperan a los chicos en las puertas de las universidades.

P: ¿Por qué no podemos dar el salto?

CF: La creatividad es fantástica, los innovadores y el conocimiento, la diferencia con los europeos o con EEUU es la disponibilidad de recursos. Faltan recursos para probar y equivocarte y eso te limita, porque para encontrar novedades tenés que experimentar. En Alemania nosotros exploramos muchísimo, es fundamental en las nuevas tecnologías tener recursos para la investigación. Ese es el diferencial.



P: ¿Es importante estar al tanto de los últimos avances?

CF: Sí. No podés lograr un salto tecnológico importante ni algo disruptivo trabajando puertas adentro y con un solo equipo. Para la tecnología de vanguardia tenes que trabajar en un ambiente muy abierto, escuchar errores de otros, aprender, intercambiar experiencias. Es necesario formar un ecosistema, en el universo digital de nuestra empresa somos entre 3.000 y 4.000 colaboradores. Tenemos laboratorios, centros de investigación y desarrollo, factorías digitales, programas para identificar a jóvenes innovadores y start ups. Trabajando en equipo es más probable llegar al mercado con algo nuevo. La experiencia y el resultado de todo esto es SEMMI.

P: ¿Cómo funciona?

CF: Es la nueva solución virtual que desarrollamos para los usuarios de todas las estaciones de ferrocarriles y subte alemanas. Hasta ahora teníamos 4 o 6 empleados para brindar información y con millones de pasajeros trasladándose el tiempo de espera fue in crescendo. Decidimos que las personas se dediquen a las preguntas complejas y las simples las resuelva un androide. SEMMI te dice cuándo sale el próximo servicio, qué ticket comprar, dónde comer o incluso dónde comprar el diario. Lo probamos y fue un éxito, ya está en la estación central de Berlín y en el aeropuerto de Fráncfort.

P: ¿Cuál fue la clave?

CF: Que no es un chat de preguntas y respuestas. Va aprendiendo con la interacción y la diversidad de los usuarios, sabe distintos saludos, idiomas y prueba diferentes respuestas. Eso es la inteligencia artificial. Lo probamos frente a Pepper, el robot que tienen en funcionamiento en el ferrocarril de Japón, y lo arrasó en las estadísticas. Con su aspecto humanoide, SEMMI es lo más parecido a nosotros, diseñamos su rostro con una silicona especial para que tenga emotividad e interacción. Eso provoca mayor confianza en la gente, la diferencia fue tan grande que Japón ya nos dijo que quiere reemplazar a Pepper.

P: ¿Qué otros adelantos tienen en mente?

CF: El próximo años nos concentraremos en el cuerpo, mi nueva pasión es tener el SEMMI caminante para 2021. Es un desafío enorme pero lo haremos, queremos que ayude, por ejemplo, a un no vidente a subirse al vagón. En el primer cuatrimestre de 2020 también aparecerá un avatar con un costo menor para implementar de manera rápida y abundante, también con empatía social y parecido a un humano.

P: ¿Cuál sería su participación en el subte porteño?

CF: Asistiremos a Metrovías en todo lo que tenga que ver con la transformación digital de la empresa, desde la aplicación de una visión y estrategia hasta soluciones y productos concretos. No me interesa traer tecnología llave en mano, eso solo sirve para un arranque inmediato, tiene que existir el traspaso de conocimiento. Es importante que acá podamos sentar las bases de un centro de competencia digital para adaptar la tecnología y seguir con su desarrollo.

P: ¿Qué mejoras se podrían implementar?

CF: Muchas soluciones en apps para el usuario y apps para facilitar el trabajo de los técnicos. Por ejemplo: si tienen que cambiar un repuesto de una formación, se le saca una foto con el celular para conocer qué repuesto es, sus características y dónde encontrarlo. También vamos a trabajar muchísimo con instrumentos predictivos, para saber qué pasa con los horarios pero también con el mantenimiento. Si los sensores de la plataforma detectan un desgaste en materiales de la vía o la estación, activa una alarma que avisa que en dos meses habrá un problema y así se envía a la cuadrilla dos meses antes. Así se prolonga la vida útil de la infraestructura y se reducen los gastos de mantenimiento.

P: ¿La inteligencia artificial es una amenaza para ciertos empleos?

CF: La IA no genera pérdida de empleos, lo que hace es aumentar la calidad del trabajo del trabajador, que deriva algunas cuestionas y se concentra en las más importantes. ¿Para qué tener a una persona en tareas repetitivas y mecánicas que puede hacer una máquina? También la capacitación es mejor de la mano de la tecnología. Antes tenías formaciones detenidas y fuera del circuito para las operaciones de entrenamiento, hoy les damos unos lentes de realidad virtual.

P: ¿Tuvieron resistencia de los gremios?

CF: En Alemania los trabajadores ven los avances tecnológicos como un soporte, son conscientes de su importancia. Tenemos cooperación absoluta de los sindicatos porque saben que mejora la calidad de vida. Y no hay que olvidar que el ferrocarril alemán es una empresa pública con 329 mil empleados.

P: ¿Cuál es la importancia de la tecnología en la sociedad?

CF: Ya está más allá del desarrollo empresarial, apunta al desarrollo del ser humano. Si tenemos miedo vamos a quedarnos estancados, porque la evolución vendrá de la mano de la tecnología.Ámbito.com

3 comentarios:

  1. Acá no se hace lo mismo porque en cuanto automatizas algo y alguien puede perder el laburo en pos del crecimiento viene un sindicato y en vez de capacitar a la persona para que tome nuevas tareas, pelea y pelea porque la nueva tecnología no ingrese.
    Me sorprende que nadie haya hecho un paro el día que apareció el email pidiendo por los carteros.
    Y bueno recursos ni hablar, un gobiernos se come reservas otro viene y te dice que lo va a arreglar y no solo que no lo arregla si no que te endeuda. Gracias que los trenes aca son de fierro porque a como venimos podrían ser de carton.

    ResponderEliminar
  2. Tenes razon "fiat racing". Agrego que no comparto lo que estas lacras afirman. Sin tecnologia es posible vivir, de hecho 100 o 150 años atras nadie se moria por no tener una television ni un celular. La cuestion mas IMPERDONABLE hacia quien hace conocer la nota que por supuesto da su declaracion en benficio de su empresa para no perder su trabajo es que DEFIENDEN su tecnologia, no perdonan la nuestra. Lo nefasto es que potencias como Alemania, Italia, Japon por citar algunas, sostienen que hay que fortalecer la tecnologia y en esto estoy de acuerdo, pero cuando el campo universitario comienza a experimentar, estos mal paises presionan al gobierno para que reduzca el presupuesto de investigacion para que en cada pais del tercer mundo no se pueda ni investigar ni patentar por lo tanto reitero mi palabra de LACRAS, porque ellos SON QUIENES NO NOS PERMITEN INDEPENDIZARNOS NI TECNOLOGICAMENTE NI ECONOMICAMENTE. Mientras consumamos su tecnologia o la de otros paises socios comerciales, ESTAMOS BIEN, ycuando NO LO HACEMEOS NOS LLEGA EL GOLPE DE ESTADO. EN OTRAS PALABRAS: SON UNOS MALDITOS.

    ResponderEliminar
  3. El mundo de los países desarrollados ferroviariamente están en la excelencia en cuanto a los servicios, nosotros en nuestro país deseamos que funcionen medianamente bien.
    En cuanto a la tecnología, pienso que es un problema de adaptación y la empresa tendría que capacitar y adaptar al personal a las nuevas formas de trabajo, hay pruebas comprobables cuando se electrifico el Roca año 1985.
    Atte.-
    Francisco R. Soto

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.