miércoles, 23 de abril de 2014

Bahía Blanca: Los trenes chinos están cada vez más lejos de ser una realidad

Actualidad

Vías y puentes no están en condiciones de soportar el paso de las locomotoras.

Serios problemas viene evidenciando la puesta en marcha de los trenes chinos, no sólo entre nuestra ciudad y Constitución, sino también entre la terminal porteña y Bariloche, pasando por aquí.

De los dos ramales disponibles para llegar a Capital, sólo la vía Lamadrid ofrecería garantías para utilizar las flamantes formaciones.

El principal problema radica en que el fabricante, por una cláusula del contrato, no se responsabiliza de las fallas que pudiesen producirse por el pésimo estado de los rieles.


Al mismo tiempo, las locomotoras chinas CNR, modelo CKD, pesan 120 toneladas, bastante más que las 109 toneladas de las GT 22 que emplea Ferrobaires, lo que hace imposible su paso seguro por los puentes del ramal Pringles y lo torna complicado por estructuras similares de la vía Lamadrid.

Ambos ramales se dirigen a Constitución desde la Estación Sud y confluyen en Olavarria. La vía Pringles pasa por Grünbein, Cabildo, Saldungaray, Sierra, Pringles y Laprida, mientras que la restante une Tornquist, Dufaur, Saavedra, Pigüé, Suárez y Lamadrid.

Esto hace que hasta tanto las vías no sean mejoradas, el cuento de hadas no se hará realidad y no habrá trenes 0 km entre Bahía y Constitución, como un servicio serio y ajeno a metas electorales.

Primero se estimó que el debut se iba a producir el 10 de febrero y luego a mediados de marzo. Sin embargo, ahora el silencio imperante en los despachos oficiales dice mucho más que mil palabras. Lo concreto es que ocho maquinistas de Ferrobaires hicieron el curso para conducir las máquinas chinas.

Rumores vinculan los atrasos con la política, más concretamente con las aspiraciones presidenciales dentro del oficialismo del gobernador Daniel Scioli y del ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, quien viene buscando fortalecer su imagen de la mano de los nuevos trenes y resulta difícil obtener una foto del material chino donde él no aparezca.

De todas formas, todo parece indicar que la verdadera razón de la no puesta en marcha de los nuevos servicios tiene que ver con el estado lamentable de las vías.

En algunos tramos los rieles no permiten que los convoyes de pasajeros adquieran una velocidad superior a los 20 km por hora cuando la velocidad comercial mínima para que puedan competir con el ómnibus es de 80.

A tono con las versiones circulantes parece estar el acuerdo firmado por Randazzo con el gobernador rionegrino Alberto Weretilneck para que pueda volver a funcionar el Tren Patagónico entre Viedma y Bariloche.

La Nación garantizó el envío de dos locomotoras y el arreglo de tramos de vías afectados por la última gran inundación, aunque el convenio nada dice de la recuperación de los servicios entre Constitución y Bariloche, pasando por Bahía, pese a que se habían realizado anuncios concretos en tal sentido.


Por lo pronto todo indica que los nuevos trenes circularán en otros puntos del país y aquí seguirán siendo puro cuento chino.La Nueva Provincia