lunes, 21 de abril de 2014

Yo voy en tren... y lo estudio

Instituciones

En plena época de la recuperación de los ferrocarriles, desguazados durante tanto tiempo, en la regional Haedo de la UTN, desde este año se puede cursar Ingeniería Ferroviaria.

No venimos a contar materias, sino a cursar y a adquirir los conocimientos necesarios", dice Damián Díaz, un joven de 34 años que está realizando una pasantía en Talleres Villa Luro del Ferrocarril Sarmiento a través de un convenio de esa firma con la Facultad Regional Haedo de la Universidad Tecnológica Nacional, donde desde 2012 se dicta la Tecnicatura Superior en Material Rodante Ferroviario y, desde este año, la carrera de grado en Ingeniería Ferroviaria. Damián tiene experiencia en trabajos relacionados con el sistema neumático de frenos y cursa la tecnicatura "porque me gusta el ferrocarril". Confiesa que cuando se enteró de la posibilidad de inscribirse no trabajaba en el rubro, pero lo hizo porque "empecé a ver un cambio radical en el ferrocarril, y muchos de los que estamos en la tecnicatura o en la ingeniería creemos que es el momento de formar parte de este cambio, que no se había dado antes".


Estas nuevas disciplinas fueron concebidas para cubrir áreas de vacancia profesional y para atender la demandad de personal calificado, en el marco de la política de recuperación y reconversión del sistema ferroviario argentino, y cuentan con altos niveles de exigencia en la formación de los futuros ingenieros y técnicos superiores. "Recursos humanos, entusiasmo y decisión política" son los tres ejes de una etapa en la que "se necesita personal capacitado para llevar adelante las nuevas tecnologías que se están incorporando o que se fabricarán en el país", afirma el director de la carrerade Ingeniería Ferroviaria, Julio Aracama. "Es que para que el tren frene o no, se requieren especialistas", resume el decano Regional Haedo, el ingeniero aeronáutico Víctor Caballini.

"El gobierno nacional ha desarrollado una política de recuperación de las vías férreas, primero para evitar el desastre que significa el transporte por camiones, y luego para conectar en forma masiva localidades muy lejanas", considera Caballini, quien además no duda al afirmar que "ese proceso de recuperación enfrenta al gobierno con la falencia de que no hay gente formada en las tecnologías, es decir, que tenga la capacidad de resolver problemas, y además tener la responsabilidad por hacerlo, lo que significa que responde ante la Justicia Penal si uno se equivoca".

Para solucionar estos problemas era necesario generar una carrera que tuviera actividades exclusivas en materia ferroviaria. "Ante los últimos accidentes ferroviarios, que si bien es cierto, no tuvieron nada que ver con problemas técnicos, sino que fueron por fallas humanas –continúa Caballini–, el desafío fue que los cargos jerárquicos y de tomas de decisiones tecnológicas estén en manos de profesionales en Ingeniería Ferroviaria que no puedan decir que desconocen el problema ante cualquier eventualidad." Los cargos de toma de decisiones hoy están ocupados por profesionales de otras disciplinas. Caballini está convencido de que "esta idea nació por la decisión política del gobierno nacional", ya que la de Ingeniería Ferroviaria es la primera de todas las carreras de universidades nacionales de la Argentina que tiene financiamiento específico para docentes, laboratorios e infraestructura. "Antes, las universidades no les importaban a nadie. Nunca fueron reconocidas como lo fueron desde 2003", recuerda.

Esa confianza que depositó el gobierno nacional en la UTN es un desafío para las autoridades académicas. "Estamos intentando revertir un proceso muy largo. En la Argentina llegamos a tener, en 1910, casi 48 mil kilómetros de vías. Hoy, 5000. Somos todos defensores acérrimos de la universidad pública y los que quieren estudiar, una vez que se reciban, deben devolver calidad de vida a la sociedad." Y agrega: "Todo esto va a generar un movimiento muy grande, con la posibilidad de que haya empresas serias que produzcan partes, o que hagan el mantenimiento de las líneas férreas. Se va desarrollar una industria ferroviaria con un respaldo tecnológico muy importante."

Estas tecnicatura e ingeniería se meten con la cuestión tecnológica en materia ferroviaria. "La idea primigenia salió de acá, de Haedo", dice Caballini y señala con sus índices la mesa de reuniones de la UTN. "Es una carrera extremadamente dura que fue elaborada a partir de la carrera de Ingeniería Aeronáutica. Tiene un grado de dureza muy, muy grande. Pero tenemos el orgullo de que nuestros alumnos, lejos de cuestionar cuando se los aprieta, se manifiestan en contra de los docentes que pasan la vida light", afirma el decano.

"Me pareció que ante la aparición de una carrera nueva se podía aportar mucho", dice Patricio Alos, estudiante de Ingeniería Ferroviaria de 31 años. "No hay ingenieros en la materia y con esta nueva carrera se abrió el abanico laboral", agrega quien es un técnico automotor al que siempre les gustaron "la mecánica y los fierros". Además, con esta nueva carrera, considera que se les puede hacer un "gran aporte a los ferrocarriles argentinos tanto en el transporte de pasajeros como el de carga y en la infraestructura de las vías". En este sentido, Caballini concluye: "Tenemos el material humano y hay un entusiasmo muy grande. Los alumnos nos mostraron vocación y muchas ganas de acceder a formación e información. La universidad pública tiene la obligación de identificar los problemas latentes para luego resolverlos".

Industria Argentina


La UTN Haedo firmó un convenio con el Ministerio de Interior y Transporte mediante el cual la cartera que conduce Florencio Randazzo otorga pasantías a alumnos de la Tecnicatura en Material Rodante Ferroviario. En el primer año de dictada la carrera, ya son alrededor de 50 los alumnos inscriptos en Ingeniería Ferroviaria. Además, el mes pasado, en Córdoba, se presentó la primera locomotora hecha en Argentina en 40 años. Es la MTF 3300, de última generación, y podrá traccionar una carga de hasta 30 mil toneladas.InfoNews

1 comentario:

  1. Nos alegramos que se desarrolle una asignatura ferroviaria, que este a cargo de un ingeniero aeronautico, es interesante desde el punto de vista de la Seguridad, y casualmente
    de algo que el tendria más que nadie conocer.
    La tecnica su diseño, fabricacion,mantenimiento, etc, tambien es fruto de aciertos y errores humanos.Y tendria que conocer que cuando es responsabilidad humana, la "tecnica" es la que supervisa los errores humanos, y cuando la tenica es responsable principal,(aviación) es el humano el ultimo responsable.
    Por lo cual, es aparte de arriesgada, es falsa su expreción, el problema que se debio a una falla humana, y si asi fuera seria solo en parte, donde estaba la tecnica, desde el control hasta la prevención que ella tubiera lugar.
    Teniedo aun ingenieros y buenos espertos en ferrocarril para que ing aeronauticos,hasta podrian repatriar a los que se fueron, por ej a España.
    En cuanto a su internción de que sirvan a empresas que fabriquen partes y o realicen el mantenimiento,es un dato digamos ideologico sobre donde estara el desarrollo de la universidad.
    Me interesaria conocer si la "pasantia" se trata de precariedad laboral, o incentivo economico del estado para desarrollar ingenieros que fabriquen piezas, en la actividad privada.

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.