miércoles, 18 de marzo de 2020

Urgente deberían recuperar las formaciones PUMA abandonadas para poner más servicios de pasajeros

Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria

Me dirijo a usted con el fin de hacer llegar a las autoridades nacionales y al presidente de la empresa Trenes Argentinos Operaciones que estamos viajando en hora pico con los trenes llenos a un 200% de ocupación en la Línea Tigre que es la que uso habitualmente.

Valga la foto de muestra, tomada en el andén ascendente de la estación Olivos a eso de las 20:00 horas, en el tren que salió de Retiro a las 19:38 horas.


Contabilicé 6 paxs/m².
Sean 30 por vestíbulo x 3 = 90.
Unos 20 por cada tramo de pasillo x 3 = 60.
Unos 30 más en el sector de discapacitados.
Y los 72 sentados.

Entonces estamos en unos 250 paxs por coche y 1.500 por formación. El hacinamiento de la Línea Tigre, como seguramente en otras líneas, se debe a un faltante de formaciones.

Otrora, en la década de los 80 del siglo pasado, esta línea operaba un tren cada 7 minutos con un total de 22 séxtupla Toshiba. Hoy hay unas 24 séxtupla CSR para los ramales Bartolomé Mitre, Suárez y Tigre.

A mi entender se necesitan mas trenes, no sólo para atender la demanda, sino que en medio de esta pandemia, que puede ser precursora de una siguiente, es imperativo bajar la ocupación de los trenes a menos del 100%.

Una solución rápida al problema es rehabilitar los viejos Toshiba y Puma recuperables, haciendo la recuperación y reparación correspondientes en los talleres locales donde hoy hay necesidad de trabajo. Los Toshiba y Puma de la serie V.2, V.3 y V.4 se presentan como los mas apropiados.

En el ramal Tigre los Puma V.4 DD pueden ayudar y mucho a descomprimir, y las triplas Budd Sorefame UTE 2000 traccionadas con locomotora pueden volver a operar como otrora lo hacía el rápido Fiat 7131 entre Retiro y Victoria, ayudando aún más a descomprimir el tráfico.

Las formaciones Toshiba originales pueden ayudar en el ramal Bartolomé Mitre. Los Puma V.2 a José L. Suárez y los Puma V.3 en la Línea Sarmiento, de donde los V.4 DD pueden correr como rápidos.


Prenderlos fuego constituye un atentado a la salud pública, pues impide que esos trenes puedan ser rehabilitados o reciclados, condenando a los pasajeros a viajar hacinados en los pocos trenes CSR disponibles, con el riesgo de contagio que ello implica.

Recursos hay. Hoy no recuperar los trenes reutilizables es atentar contra la salud pública. Saludos.
Héctor Cassano