miércoles, 28 de octubre de 2015

España: Competencia propone reducir la formación de los maquinistas de tren para abaratar costes a las privadas

Exterior

* Se pregunta si es necesario que demuestren que conocen cada ruta
* Compara el transporte ferroviario con tareas como conducir autobuses

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera que "convendría emprender una reflexión" sobre la necesidad de que los maquinistas de tren tengan que contar con un doble título por razones de seguridad: la licencia y el certificado de conducción.

El 'superregulador' reconoce que este requisito no es propio de España únicamente, sino que se trata de un requisito impuesto en toda Europa. Sin embargo, se pregunta por qué no se exige en otros ámbitos en los que la seguridad es esencial, como es el transporte por carretera.


La comisión apunta que en este otro tipo de transporte no se exige un certificado específico del dominio de determinadas rutas o vehículos junto con el preceptivo permiso de conducir.

En el ferrocarril, en cambio, cada conductor debe estar habilitado específicamente para circular por cada ruta, y para manejar cada tipo de tren. De esa forma, aunque tenga el permiso genérico, no puede llevar un tren para el que no esté habilitado, ni circular por una línea para la que no se le haya concedido formación específica.

La CNMC llama a realizar esta "reflexión" en el informe que ha elaborado, a iniciativa propia, sobre la Orden del Ministerio de Fomento que regula la obtención de los títulos habilitantes para ejercer las funciones de trabajadores ferroviarios, por considerar que presenta aspectos "susceptibles de mejora desde el punto de vista de la competencia y la eficiente regulación económica".

La sugerencia de la CNMC se produce más de dos años después del descarrilamiento de un tren de alta velocidad en Santiago de Compostela, en el que murieron cerca de 80 personas. El juzgado de instrucción ha considerado como único responsable al maquinista, que entró a una velocidad excesiva en una curva cerrada que -como manda el reglamento- no estaba señalizada, al confundir el tramo de vía en el que se encontraba.ElEconomista.es