martes, 27 de octubre de 2015

Apuntes para el debate

Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria

Las notas por Uds. publicadas dan para múltiples reflexiones. En primer lugar sobre la nota del Sr. Jorge Baex que recorrió un ramal olvidado de la Línea Belgrano Sur (y también no olvidemos el ramal Haedo - Temperley), donde se observa la usurpación de terrenos ferroviarios, algo usual en todas las líneas, y que mas allá de una dura realidad social, que es la crisis habitacional, pero ello no justifica la violación de la ley.

Estamos frente a una serie de delitos: usurpación (art. 181 del C. Penal) o el art. 191 del mismo ordenamiento sobre entorpecimiento de la marcha de trenes o el delito de daños, si observamos cómo se encuentran los bienes ferroviarios.  Es indispensable que el Estado realice el esfuerzo concerniente a recuperar los bienes que han sido usurpados. Esto implica la necesidad de acciones legales, sancionar a los responsables y políticas sociales destinadas a brindar soluciones habitacionales. 

Vista de intrusión de terrenos ferroviarios en parte del ramal troncal entre Rubén Darío - Pilar

Esto se extiende a material rodante y también a las empresas concesionarias existentes. Si el Estado no actúa, siempre estará sometido a extorsiones y presiones. La ley debe ser igual para todos.  A ello se suma una justicia, poco realista que transforma procesos de desalojo en largos y complejos trámites, por una lectura rigorista y hasta cargada de prejuicios.  El Estado tiene herramientas para actuar y dar respuestas, empezando por un censo de ocupantes de terrenos ferroviarios, promover su relocalización. Insistimos no debe haber marcha atrás y el mensaje debe ser claro.

La Ciudad de Buenos Aires, la Nación, la Provincia de Buenos Aires y los municipios del Gran Buenos Aires deben trabajar mancomunadamente.
El Belgrano Sur es una línea que atraviesa zonas que precisan ante todo un plan de ordenamiento territorial urgente. Si se tomaran medidas inteligentes, incluyendo el mercado de La Salada, promoviendo la legalidad, obras de infraestructuras adecuadas, la línea podría tener una importante demanda de pasajeros. 

Millares de vehículos llegan a La Salada, especialmente colectivos desde el interior. ¿Por qué no pensar en una estación terminal moderna?. ¿Por qué no recuperar la red Belgrano Sur con el nuevo centro comercial La Salada? (hoy emporio de la ilegalidad para transformarlo en un centro legal). 

La línea Belgrano Sur debidamente rehabilitada, podría reducir la dependencia que tienen millares de personas de la red de colectivos y facilitar acceso con otros puntos del conurbano y la Ciudad de Buenos Aires. Un viaje de Gonzalez Catán a Buenos Aires, hoy que lleva mucho tiempo, podría reducirse, agregándose buenas conexiones con la red de subterráneos de la capital.

Pero es imprescindible brindar seguridad en las estaciones y formaciones.  Si hay seguridad, buen servicio y buenas frecuencias, muchos optarán por el tren.

Es preciso que cada estación sea una "isla de mejoramiento", y para ello debe haber una activa participación del Estado, ONG, vecinos, etc., con la creación de espacios verdes, áreas de esparcimiento, incentivar la radicación de comercio, iluminación, conexión con transporte (remises, colectivos). (Esto no es exclusivo para la línea Belgrano Sur).

La Policía Federal es el organismo teóricamente responsable de la seguridad de los tramos ferroviarios, o por lo menos en la zona metropolitana. Es preciso que cuente con personal suficiente en todas las estaciones, con presencia de 24 horas, también en zonas linderas y dentro de las formaciones ferroviarias. De nada sirve contar con personal de seguridad formada por hombres corpulentos (como hemos visto en la Línea Sarmiento), si ni siquiera son fuerzas policiales con facultades de arresto o seguridad privada. Debería existir un fondo especial para la seguridad de los ferrocarriles y financiar el despliegue de varios miles de efectivos.

En las noticias del 23 de octubre de 2015, sobre la 6to Encuentro de Conferencias Ferroviarias, es muy interesante lo expuesto por la Cámara industrial ferroviaria, y pone en evidencia que quienes sostenemos que comprar en el país es ganancia, por varias razones. No sólo por menores costos de adquisición, sino por la generación de empleos, sino también por los costos a largo plazo. 

Los años 90 con la destrucción de la industria, tuvo sus consecuencias y es probable que el país precise socios estratégicos.  China puede ser una opción, siempre y cuando implique retornos o beneficios para el país y no estar condicionados como lo estamos con la importación masiva de material  y endeudar al país en miles de millones de dólares sin impacto directo en el sector. 

El sector privado está en capacidad de brindar respuestas adecuadas, y esperemos que nuestra clase política tome nota de ello. El país precisa miles de km. de rieles, señales, infraestructuras varias, cientos de locomotoras, vagones de carga y pasajeros, además de reparar millares de unidades todavía que pueden ser útiles, trabajos que pueden llevar a cabo talleres en el interior del país.

La industria ferroviaria es de alto valor estratégico, promueve la metalmecánica pesada, valor agregado y genera millares de empleos de alta calidad.

En el marco de las obligaciones del Estado (y de los concesionarios) observamos la imperiosa necesidad de dar solución a cientos de vagones, hoy que duermen el sueño de los justos en playones de la línea Sarmiento, Roca, San Martín, Mitre, es preciso dar una solución. La recuperación de dicho material, puede permitir contar a las líneas con medios para llenar vacíos en otros ramales, reducir el desgaste de material nuevo.

La red ferroviaria metropolitana precisa fuertes inversiones, que tendrán un impacto positivo, dado que reduciría la demanda de uso de automotores con su impacto ambiental, mejorar el acceso de localidades del área metropolitana, seriamente perjudicadas por servicios de transporte colapsados a la Ciudad de Buenos Aires y a otras localidades del Área Metropolitana.

Este es otro gran punto la necesidad de conectar las distintas líneas de trenes entre sí. Por ejemplo si un ciudadano tiene que ir a La Plata desde Morón, debe  realizar un viaje épico. Asimismo hay un fuerte reclamo de contar con buenos servicios ferroviarios entre la populosa Matanza con Buenos Aires y otros puntos del área metropolitana. Estos son apuntes para el debate. Lo saluda a Ud. con la mas alta consideración.
Dr. Jorge Alejandro Suárez Saponaro