lunes, 26 de noviembre de 2012

LA LÍNEA MITRE DE LA UGOMS ATRAVIESA EL PEOR MOMENTO DE SU HISTORIA


CARTAS DE LECTORES

Señor Director de Crónica Ferroviaria:

Días atrás, por razones personales debí viajar a Buenos Aires, y aproveché para hacer un par de viajes en los servicios electrificados del Ferrocarril General Mitre, actualmente bajo la órbita de la UGOMS.

No recuerdo haber visto a esa línea en una situación tan decadente y terminal como la que presencié esta vez. Realicé una ida y vuelta en la línea a Tigre, entre las estaciones Retiro y Núñez. En el trayecto de ida, la frecuencia fue de 23 minutos, mientras que para el regreso a ese intervalo se sumó una demora de otros 20 minutos más.  De más está decir que retornar a Retiro fue terrible, en un tren destartalado, lento, hermético y con un calor insoportable.

Quienes leen Crónica Ferroviaria conocen con creces esta triste realidad, por lo que evitaré los detalles. Sólo emitiré algunas reflexiones acerca de la situación actual:

Estación RETIRO (Mitre)


No es novedad para nadie que TBA venía acumulando irregularidades desde muy poco tiempo después de hacerse cargo de la línea. El retiro de servicio de los trenes eléctricos Metropolitan Vickers y la reducción de la cantidad de coches de cada formación Toshiba para conformar a su vez otros trenes, pero no tantos como cuando estaba además la flota inglesa, es sólo una muestra.  Así las cosas, haber esperado hasta la Tragedia de Once para caducar la concesión de esa infame empresa, constituye un dolo gravísimo cometido por todos los gobiernos nacionales, desde el menemismo hasta hoy.

Por otra parte, los “arreglos” en infraestructura son escasos y se efectúan a ritmo muy lento, si se compara este plan de acción con el que se puso en marcha al caducarse la concesión del Grupo Metropolitano. En aquél caso, muy poco después se comenzaron a ver ciertas mejoras. En el Mitre –por el contrario- la situación empeoró.

Si alguien piensa que el Ferrocarril General Mitre podrá recuperarse con la actual flota, se equivoca de medio a medio. Aun pretendiendo reparar todas las formaciones, se trata de material obsoleto y desquiciado. Nada bueno puede lograrse con los pocos venerables Toshiba que quedan. Ya el Gobierno Nacional debería estar licitando una serie de nuevos trenes; algo que por lo que sabemos, todavía no ha ocurrido ni tenemos noticias de que vaya a ocurrir.

Con semejante panorama del servicio eléctrico, poco puede importar a la administración de la UGOMS la suerte de los servicios Diesel; si bien ambas problemáticas deben ser abordadas por separado, pues una no quita fuerzas a la otra por tratarse de sistemas distintos y casi independientes.

Por último, resulta dificultoso poder comprar boletos en Retiro por las largas colas o por las máquinas automáticas que fallan, o sencillamente no funcionan. El valor de 0,80 centavos para el tramo Retiro-Núñez es ridículo, más allá de que puede representar una suma mensual importante para las personas humildes. Pretender hoy cobrar más que eso sería un despropósito en razón del pésimo servicio, pero sin dudas, cuando la prestación mejore, el tren tendrá que costar lo que deba costar.

No obstante, lo que me parece oportuno comentar también es que el personal que me tocó ver, ponía la mejor voluntad para salvar las dificultades. Por caso, el boletero de la estación Núñez, vía descendente, le pidió disculpas a una señora por las demoras en el servicio.

Lo concreto es que el Ferrocarril General Mitre atraviesa quizás el peor momento de su historia y aquí hay connivencias entre funcionarios políticos, de carrera y un ex concesionario que merece el mayor de los repudios. Saludos
Mariano César Antenore