lunes, 26 de noviembre de 2012

MENDOZA: EL OFICIALISMO ARMÓ UNA LEY PARA QUE EL GOBIERNO CONTROLE TRENES Y TRANVÍA


ACTUALIDAD

La presentó el diputado Gustavo Arenas, del Frente para la Victoria. La norma exige crear una serie de tareas que, per se, le corresponden a Transporte. La justificación de los funcionarios.

Suena extraño, pero casi todo lo que exige la ley sancionada el miércoles en el Senado, la cual fue presentada por el jefe de los diputados provinciales oficialistas, Gustavo Arenas, apunta a que el Ejecutivo provincial se ocupe de controlar y gestionar mejor la seguridad vial en los trenes de carga y el Metrotranvía, tarea que, en el primer caso, no le compete a Transporte por cuestiones de jurisdicción y, en el segundo, ya debería estar haciéndola pues es inherente a su rol fiscalizador.


La nueva ley, presentada el 9 de marzo por Arenas –y sin modificaciones en la Legislatura en los últimos ocho meses–, establece la creación de un programa de seguridad ferroviaria y tranviaria para prevenir accidentes viales. Allí se plantea establecer una herramienta "para reinstalar la cultura ferroviaria", exige "la elaboración de un plan de contingencia para casos de accidentes", obliga a la creación de "un mapa accidentológico en la zona donde interactúan la red ferroviaria con otras vías de circulación" y establece una segunda base de datos, "que contenga información relevante del entorno de la vía, diferenciado por tramos, que permita conocer con mayor exactitud las características de la población aledaña a la vía férrea". Consultado sobre las carencias a la hora de controlar ambos circuitos, el diputado negó que el Gobierno no controle lo suficiente, lo que deja la duda sobre la necesidad de una ley que exige lo que ya le corresponde a Transporte.

Arenas aseguró que, en el momento en que fue escrito el proyecto, "no estaba previsto el Metrotranvía". Quizás, la traba más grande que tiene la ley es que la Secretaría de Transporte no tiene las facultades para controlar los trenes de carga, porque estos están en la órbita de la jurisdicción nacional, aunque el diputado asegura que también cabe la responsabilidad a los municipios y que el programa "podrá trabajar fuertemente en la concientización de la gente y volver a la cultura ferroviaria y tranviaria, y los organismos estatales también tendrán más herramientas para ayudar a mejorar el sistema".

En el caso del Metrotranvía, Francisco Losada, director de la Empresa Provincial de Transportes Mendoza (EPTM), prefirió "no emitir opinión sobre la nueva ley", aunque insistió en que la EPTM, a cargo del servicio del Metrotranvía, "ya tiene todo tipo de base de datos, y hasta un plan de contingencia, a cargo de Defensa Civil". Arenas comentó a El Sol que, previo al tratamiento del proyecto, consiguió el aval de Losada y del propio secretario de Transporte, Diego Martínez Palau.

Losada aseguró al respecto: "Leí muy por encima el proyecto y corre por cuenta del diputado Arenas que yo haya dado el aval de ese proyecto". Al respecto, Arenas se defendió: "Debe estar perseguido Losada, porque el funcionamiento del Metrotranvía ha recibido varias críticas por la seguridad vial". Consultado por este diario, Martínez Palau avaló el proyecto de su compañero legislador y, si bien dijo que la ley se promulgará en los próximos días, su conclusión no ayudó mucho a dilucidar la eficacia de la norma: "Lo que abunda no daña. Mejor que se abunde con una ley antes que haya baches".

Según el secretario, el futuro programa ferroviario y tranviario servirá para "articular políticamente a los organismos nacionales, provinciales y municipales". "La ley atribuye competencia a la Provincia para discutir con la Nación y hasta pedir fondos para invertir en ciertos tramos. En Mendoza se cree que no hay trenes, pero los hay, y existe peligro de accidentes. Hubo desinversión en vías y cruces ferroviarios y el programa viene a cubrir esos baches", dijo Martínez Palau, quien descartó que la ley quiera revertir alguna falencia del oficialismo en materia de control. Arenas presentó el proyecto pocas semanas después del 22 de febrero, el día de la tragedia ferroviaria en Once, Buenos Aires. "Cuando lo presenté aún no estaba listo el Metrotranvía. Recién empezaban las pruebas. Era necesario un programa de control específico y permanente", completó el legislador. ElSolonline