lunes, 26 de septiembre de 2011

¿COSA JUZGADA?


EDITORIAL

Por: Carlos Alberto Salgado


Que en nuestro país haya gente que actúa con impunidad y hace lo que quiere, no es sorpresa para nadie. Menos para aquellos gobernantes provinciales que se hacen de terrenos federales, como los ferroviarios, con sólo la aprobación de una ley provincial sancionada por la mayoría oficialista en ambas cámaras legislativas durante 2010, pasando por alto al Congreso de la Nación.

Este es el caso del gobierno de la Provincia de San Luis que se hizo, así como así, sin necesitar de una ley de la nación por tratarse de terrenos federales, de los pertenecientes al Ferrocarril General San Martín que pasan por la ciudad capital puntana para la construcción del corredor vial central que consiste en una avenida de circunvalación que atravesará la ciudad, de una extensión de 13 kilómetros iluminados con tecnología LED, la cual proporciona una mejor visibilidad y ahorro de energía, según informa la prensa.

En un discurso realizado hace unos días por parte del señor Gobernador, dijo que con respecto a la reactivación del ferrocarril, "el gobierno está dispuesto a acompañar con obras para que el tren vaya a Beazley, un pueblo netamente ferroviario que se merece una reivindicación”, y adelantó que "además se construirá una autopista que les permita a los puntanos ir allí a recibir a los viajeros y traerlos luego hasta la capital”.

De este forma arbitraria y cuasi feudal, es lo que hizo que la gente de la provincia puntana no pueda nunca más tener el privilegio de poder contar con otro medio de transporte como lo es el ferroviario en caso de que algún día pudiese rehabilitarse el servicio de pasajeros, porque un señor gobernador se le dio la gana de hacer lo que quizo, y nadie, ni un juez federal, ni la ADIFSE (por parte del gobierno nacional) hizo algo para impedirlo.

¿Será cosa juzgada?