lunes, 19 de septiembre de 2011

MANOS A LA OBRA


Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria:

Le cuento mi experiencia. Cansado de protestar, de sentirme impotente, de mandar cartas y de ver a quién reclamar para que alguna empresa o el Estado mantenga las vías, decidí hace ya más de un año, comenzar a limpiarlas yo. Entonces agarré unas palas, un machete oxidado y mi motosierra y, los sábados y domingos, cuando el tiempo me lo permite, salgo por la vía.

Voy con los chicos después de almorzar y mientras cortamos ramas y destapamos el camino de hierro, descubrimos cosas, fragmentos de historias, nos ponemos en la piel de esos gringos que trabajaron con rudimentarias herramientas e hicieron tamaña obra, descubrimos señales de antiguos desvíos, pedazos de un país que estuvo en un lugar privilegiado en el mundo y que hoy espera en la estación el tren del progreso, intentando subir a éste sin siquiera tener boleto.

Hoy ya me pude fabricar una zorra de vía casera, y ya tenemos limpio 15 kilómetros.

Es lo que puedo hacer, el trabajo es bastante arduo pero les aseguro que cada gotita de sudor y cada cayito en las manos es una satisfacción, es pensar que hay un obstáculo menos. Mi meta es mantener la traza brillosa, porque eso impone presencia, respeto y de esa manera pude detener en gran parte los robos.

Espero con esta carta sumar gente que, como yo, se cansó de las promesas incumplidas, y que quizás podamos formar un grupo de trabajo, para, entre todos, mantener limpio el ramal que une Altamirano con Las Flores. Saludos
Alfredo Luis Valía
escalera_37@hotmail.com