viernes, 23 de octubre de 2015

Brasil: La empresa Alstom cuenta con una pista de pruebas de tranvías

Empresas

Redacción Crónica Ferroviaria

La fábrica de tranvías Citadis de Alstom ubicada en Taubaté, en el estado de São Paulo, Brasil, está equipada con una pista de pruebas para realizar demostraciones de estáticas y dinámicas en los tranvías antes de la entrega al cliente.

Esta es la primera fábrica de tranvías de Alstom en América Latina en estar equipada con una pista de pruebas. Los primeros tranvías que ensayaron se destinan a la ciudad de Río de Janeiro, que ordenó la compra de 32 tranvías Citadis de Alstom en 2013 y deben entrar en servicio comercial a partir del año 2016.


La pista de pruebas en cuestión, de aproximadamente 400 metros de largo, se alimenta a través de catenarias [1], lo que permite que los tranvías Citadis puedan funcionar a velocidades de 40 km / h.

Los elementos de los tranvías que se están probando son: la tracción y frenado, sistema de Ecopack (supercondensadores), aire acondicionado y confort acústico para garantizar que el tranvía sea seguro, fiable, eficiente y capaz de insertarse sin problemas en el entorno urbano. Los tranvías probados recorren unos 10 kilómetros en un período de cuatro días. Seis empleados de Alstom están totalmente dedicados a esta tarea.

"Con las pruebas que ahora se llevan a cabo, donde se producen los tranvías, podemos garantizar una entrega más rápida a nuestros clientes, así como la reducción de la fase de pruebas en la línea de tranvía del cliente," dice Michel Boccaccio, vicepresidente senior de Alstom Transporte en Latinoamérica . 

Alstom ha invertido alrededor de 15 millones de euros en la instalación de su fábrica de Taubaté, que fue construida para atender mejor a las necesidades de movilidad de Brasil y, en un futuro próximo, los de América Latina.

El tranvía es una solución relevante para las ciudades medianas y grandes que enfrentan los aumentos de población, la congestión y la contaminación. Un tranvía utiliza cuatro veces menos energía que un autobús y 10 veces menos energía que un coche  [2], así como problemas de interconexión con otros modos de transporte.

Lástima que los distintos gobiernos provinciales y municipales de la Argentina y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sólo miren como solución para el transporte de personas en el automotor.

Qué fuerte pisará en Argentina el lobby automotor que hace que los gobernantes de las grandes ciudades de nuestro país sólo miren el Metrobus, por ejemplo, y no piensen en la contaminación (ambiental y sonora) que ellos producen.

Gobernantes de mente muy chiquita.

[1]  750 voltios [2] KWh / pasajero sentado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.