viernes, 22 de mayo de 2015

Tren bioceánico Perú-Brasil puede ser nuevo Canal de Panamá

Exterior

El proyecto del Tren Bioceánico, que unirá el Pacífico y Atlántico a través de las costas de Perú y Brasil, podría convertirse en “un nuevo Canal de Panamá”, por las facilidades que brindará al comercio exterior, afirmó el economista Alejandro Indacochea.

“Este es un proyecto estratégico para el país, para mí podría ser un nuevo Canal de Panamá. Brasil el país continente, tiene que salir al Pacífico, tiene que salir a China, y la salida directa y natural somos nosotros”, declaró a RPP Noticias.

Indacochea destacó que el ferrocarril bioceánico abreviaría los tiempos y los costos del transporte de materias primas desde Brasil y Perú, e incluso Europa, hacia China y viceversa.


Las exportaciones que podrían ser impulsadas gracias a este tren son los fosfatos de Bayóvar, la agroindustria, los productos pesqueros y la minería.

El economista pidió al gobierno que designe una comisión para facilitar la construcción de este megaproyecto.

Se iniciaría en el 2018

El ferrocarril bioceánico, cuyo financiamiento estaría a cargo de China, es una de las obras de infraestructura más grandes de los últimos años, y podría iniciar su construcción en el 2018, aunque aún se deben realizar diversos estudios de factibilidad, informó la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN).

Este megaproyecto, que demandaría una inversión de US$ 10 mil millones, unirá por vía marítima el puerto de Tianjin en China con el puerto de Bayóvar en Piura, y desde allí un tren recorrerá más de 8 mil kilómetros, atravesando los Andes y la Amazonía, hasta el océano Atlántico, culminando en el puerto de Santos, en Brasil.         

“Este proyecto es de una enorme importancia para la dinámica económica del continente, particularmente de Perú y de Brasil, y la conexión con China sería excelente, pero a la vez esto nos abre las puertas al Asia”, afirmó Gonzalo Prialé, presidente de AFIN.

Destacó que este tipo de obras monumentales generarán empleos, mayor aporte de impuestos y contribuirán a reducir la pobreza.

Se estima que las obras de construcción del tren bioceánico duren unos cinco años, pudiendo estar listas en el 2023.RPPNoticias