martes, 21 de marzo de 2017

Pedido de informes por el mal funcionamiento de la Línea "E"

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Ante las reiteradas quejas de los usuarios por demoradas prolongadas e interrupción del servicio, el legislador Diego García Vilas, presentó el pedido. Según el Gobierno es la que peor funciona.

El legislador de Confianza Pública (CP), Diego García Vilas, pidió información al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires referida al funcionamiento de la Línea "E" de subte, ante las reiteradas quejas de los usuarios por demoras prolongadas e interrupciones en el servicio.

Sumado a que el servicio se interrumpe habitualmente, tiene  notorios problemas de infraestructura e higiene, tanto en sus estaciones como en sus 12 formaciones de casi 70 años de antigüedad, las más viejas de la flota.

Por tal motivo, transcribimos los fundamentos del Proyecto de Resolución que expresa lo siguiente:



Fundamentos 

Señor Presidente: El propósito del presente pedido consiste en obtener información clara y precisa referida al funcionamiento de la línea E del subte y mantenimiento general de las estaciones. De acuerdo a la información oficial, alrededor de un millón de personas se transportan en esta línea anualmente. 

Su circulación resulta estratégica tanto por su extensión como por su conexión con casi todas las líneas. No obstante, los usuarios y trabajadores del servicio señalan el mal estado de mantenimiento de las estaciones constituyendo un riesgo que puede prevenirse. Asimismo respecto al funcionamiento observan demoras en el servicio de hasta veinte minutos, llegando incluso a su cancelación afectando a los pasajeros.

Desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos se asumió el compromiso para el 2016 de elevar la frecuencia del servicio de subterráneos, renovar el sistema de la red y realizar reformas en las estaciones para "optimizar el flujo de pasajeros -mejorando los accesos y la señalética- facilitando así su traslado"

Pese a ello, la línea E presenta frecuencias menores a las habituales sumado al deterioro evidente de los coches y las estaciones. El transporte público es un derecho que debiera ser garantizado tanto a nivel normativo como por medio de acciones gubernamentales. El deterioro en su funcionamiento afecta la calidad de vida de las personas que hacen uso del servicio a la vez que obstaculiza el acceso a otros derechos tales como educación, salud, trabajo entre otros. Es un derecho de los pasajeros contar con un servicio de calidad, eficiente, seguro y accesible tal como lo recomiendan los organismos internacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.