viernes, 13 de mayo de 2011

FERROBAIRES RENAUDARÍA EL SERVICIO ENTRE JUNIN Y RETIRO

En una semana volvería a pasar el tren por Open Door y Cortíne

El servicio de ferrocarril se reanudaría en un plazo máximo de 20 días, según estimó el interventor de Ferrobaires ante legisladores bonaerenses. El tren quedó suspendido luego de un choque en San Miguel ocurrido en febrero de este año que dejó 4 muertos y unos 100 heridos.


Estación José C. Paz - Foto: Ángel Suárez

El tren de pasajeros que paraba en la estación Dr. Domingo Cabred de la localidad Open Door y eventualmente lo hacía en la parada de Cortínez, retomaría el servicio en un plazo estimado en una semana.

Así lo hizo saber el interventor de Ferrobaires, Antonio Maintana, quien anunció la reanudación del servicio que une las estaciones de Retiro a Junín en el marco de un informe que brindó antes los diferentes bloques que conforman la Legislatura bonaerense acerca del funcionamiento de la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial y los planes a futuro para optimizar las prestaciones de la empresa concesionaria.

Los trenes se encuentran cancelados desde el 18 de febrero luego de la tragedia en San Miguel que, dos días antes, dejara cuatro muertos y más de cien heridos. A partir de allí, el servicio quedó suspendido y según adelantaron a DIB fuentes de la empresa en pocos días habría novedades.

Maltana había anticipado que Ferrobaires "sufre un deterioro de más de diez años" y afirmó que trabajarán para que el "material rodante funcione con una seguridad técnica absoluta para que no haya descarrilamientos y choques". En ese sentido, subrayó que otro punto a mejorar es la "regularidad operativa del servicio para que un tren salga y llegue según los horarios establecidos".

Teniendo en cuenta que muchos de los servicios al interior provincial están funcionando con dificultades y el caso más extremo es la formación que realizaba el viaje Junín-Retiro, que desde el accidente en San Miguel, hace casi tres meses, está suspendido, las mismas fuentes aclararon que “si no es en una semana, como mucho el plazo se puede extender a 20 días, pero el tren volverá a correr”.

INFORME DE LA SITUACIÓN

De las 70 locomotoras que pasaron a la órbita de la provincia de Buenos Aires en 1993 con la desaparición de Ferrocarriles Argentinos, hoy siete son las que están en funcionamiento. De los 500 vagones, actualmente 100 circulan por 5 mil kilómetros de vías del territorio. De los 14 servicios diarios entre Constitución–Mar del Plata que había en el momento de mayor esplendor, hoy parten dos o tres. De 2740 trabajadores, 1400 son los que tienen contratos temporales.

Este crudo panorama fue el que pintó el interventor de Ferrobaires y el titular de la Agencia Provincial de Transporte, Bartolomé Barreto, frente un grupo de diputados de todos los colores políticos. Los funcionarios dieron explicaciones sobre el proceso de intervención que comenzó hace dos meses y que se extenderá, al menos, por otros 120 días.

“La situación es compleja”, reconoció Maltana, y señaló que “no se puede hacer milagros”. El interventor destacó que cuentan con el “apoyo incondicional, político y económico, del Gobierno provincial y nacional” por lo que vaticinó que en corto plazo los servicios podrán normalizarse.

Según confirmó Maltana a DIB, actualmente son siete las locomotoras que prestan servicios para Ferrobaires y hay otras dos que están en reparación. El resto, que estaban en el inventario en 1993, no están en condiciones y hasta algunas no se sabe muy bien dónde permanecen. “Hay un plan de emergencia para salir de esto. El plan inicial de 100 millones de pesos es para atacar el tema de los bogies que es el implemento crítico en los trenes. Eso le va a dar mayor seguridad”, explicó Barreto.

El Presupuesto de este año de la Unidad Ejecutora del Plan Ferroviario Provincial (Uepfp), cuyo nombre comercial es Ferrobaires, es de algo más de 216 millones de pesos, y se vuelca a gastos de personal, combustible, recuperación del material tractivo. En este sentido, de acuerdo al presupuesto, a principio de año había 17 locomotoras en funcionamiento y 128 coches en uso.

Sobre el problema del personal ferroviario, el panorama es el siguiente: de los 2740 trabajadores, son 1400 los que están en condición temporaria, que, en algunos casos, llegan hasta diecisiete años en esa condición de precariedad. “Estamos traspasando todos los que sean traspasables a la planta permanente. Pero no van a ser el 100 por ciento de los 1400 los que vamos a traspasar”, sostuvo Maltana.(Fuente. El Civismo)