jueves, 24 de febrero de 2011

FINALIZÓ HOY EL SEMINARIO INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES DEL TRANSPORTE SOBRE EL “CAMBIO CLIMÁTICO”


Gacetilla de prensa del Sindicato LA FRATERNIDAD

Durante tres jornadas se reunieron representantes del sector de transporte, expertos sobre medio ambiente de Argentina y Latinoamérica

La Federación Internacional del Transporte (ITF) cerró exitosamente hoy en Buenos Aires un seminario bajo la temática “Los Sindicatos del transporte y el cambio climático en América Latina”, continuando con las deliberaciones llevadas a cabo en el 42ª Congreso General de la Internacional realizado en el mes de agosto en la Ciudad de México. El encuentro fue presidido y cerrado por Antonio Fritz, secretario regional de la ITF Américas y por Julio Sosa, secretario gremial en interior de La Fraternidad, a su vez vice presidente de la sección ferroviaria de ITF, y vicepresidente ejecutivo mundial de ITF, y secretario general de ACPF.

El cónclave, realizado entre el lunes 21 y el miércoles 23 de febrero en el hotel del Sindicato de Conductores de Trenes, La Fraternidad, ubicado en el barrio de Congreso, reunió a representantes del sector de transporte, expertos sobre medio ambiente de Argentina y Latinoamérica que realizaron destacadas ponencias referidas a la temática planteada.

A continuación les adjuntamos las conclusiones del Seminario.

Izq. a Der.: Antonio Fritz, Secretario Regional de la ITF (Américas) - Julio Sosa, Secretario Gremial de La Fraternidad

El cambio climático es un fenómeno de proporciones incalculables, cuyo efectos catastróficos impactan no solamente en el desarrollo y en las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras, sino que inclusive, debido a que los desastres naturales cuya fuerza y frecuencia se han visto incrementados, además de la sentida pérdida de vidas humanas, destruye la infraestructura que algunas naciones han demorado décadas en construir.

Algunos gobiernos, principalmente de los países responsables de la mayor cantidad de emisiones y por tanto de la contaminación y del cambio climático, mantienen una política de negación, tanto del fenómeno como de sus consecuencias, con el objetivo de evitar asumir su propia responsabilidad y eludir los costos del desarrollo de tecnología para la generación de energía sustentable.

Igualmente, las mayoría de las grandes corporaciones responsables por altos volúmenes de contaminación a través de sus cadenas de producción, logística y suministro global, no perecieran haber asumido su responsabilidad en éste fenómeno, lo cual es crucial para el desarrollo e implementación de tecnologías y procedimiento de reducción de emisiones.

Existen dudas sobre la profundidad y la duración de las implicaciones del cambio climático, lo cual es utilizado por grupos económicos y anti-ambientalistas para desvirtuar los riesgos y evitar asumir su responsabilidad. Al mismo tiempo la Agenda del Cambio Climático no debería de ser usada para limitar el desarrollo de los países en vías de desarrollo, sin embargo el mismo debería de ser diseñado dentro de un programa de desarrollo sustentable que vise evitar los errores cometidos en algunos países desarrollados.

A pesar de que algunos de los efectos del cambio climático son difíciles de revertir, incluyendo el acelerado derretimiento de los casquetes polares así como de los glaciares en diferentes regiones del mundo que adicionalmente generará falta de agua potable y hambruna, se requiere de acciones concretas y decididas para mitigar el fenómeno así como políticas claras de adecuación en las que tanto los gobiernos como las empresas asuman su responsabilidad y se transformen en la solución y no en el problema. La sociedad civil en su conjunto debe igualmente de entender el problema ya que la concientización es un paso imprescindible para reducir los actuales niveles de emisión.

El movimiento sindical, como sociedad civil organizada que representa los derechos y los intereses de los trabajadores, tiene la responsabilidad de asumir un papel preponderante en esta lucha. Los trabajadores del transporte tienen un compromiso adicional, toda vez que gran parte de las emisiones de contaminantes son producto de unidades de transporte, mayoritariamente privadas como resultado de la falta de políticas adecuadas de transporte público, por lo que las organizaciones sindicales representantes de los trabajadores y trabajadoras del transporte deben de trabajar para sumarse a la lucha contra el cambio climático, para lo cual asumimos los siguientes compromisos

Sensibilizar a nuestras bases y a la sociedad sobre el cambio climático, sus consecuencias y riesgos, así como propuestas viables de mitigación y de adecuación.

Trabajar en el fortalecimiento de las estructuras sindicales, toda vez que para enfrentar el cambio climático es esencial la presencia de organizaciones sindicales fuertes y representativas que incluyan en sus Contratos Colectivos políticas claras para que las empresas implementen políticas de ahorro de energía y reducción de emisiones

Exigir que los gobiernos preparen políticas de transporte público intermodal de carga y pasajeros, que privilegie el transporte público sobre el transporte privado e incentive el uso de fuentes renovables de energía de baja emisión, en altas condiciones de seguridad operativa, con tarifas accesibles para la población y en condiciones laborales dignas. Al mismo tiempo es necesario observar que la infraestructura del transporte es esencial para promover progreso e inclusive reducir las emisiones resultantes de los cuellos de botella que tanto afectan a América Latina.

Generar una red de activistas sindicales que puedan compartir información sobre las mejores prácticas de mitigación y adecuación al cambio climático, principalmente en el área del trasporte, y Promover alianzas coyunturales con organizaciones sociales que defiendan temas puntuales del transporte, visando unir a la sociedad en torno de la lucha de un transporte seguro y sustentable.