jueves, 16 de mayo de 2019

Mientras el Gobierno de la CABA inaugura prolongación de la Línea "E", los usuarios se preguntan si serán con los mismos trenes viejos

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Como en toda época de campaña proselitista los gobiernos de turno y de la CABA buscan desesperados querer inaugurar obras (aunque sea a medio terminar como el viaducto de la Línea Mitre) para tapar los desastres económicos que vive el país.

Sobre el particular, parece ser que la prolongación de la Línea "E" de Subte con las nuevas estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro se estaría inaugurando a fines del presente mes de Mayo.

Como todos sabemos, la Línea "E" de Subte es la peor en brindar servicios a los usuarios que diariamente se quejan mediante las redes sociales por las demoras y cancelaciones por el mal estado del material rodante que dista de varias décadas.


Muchos de esos usuarios les preguntan a través de twitter a las autoridades del gobierno de la CABA, Sbase y la empresa Metrovías les "expliquen cómo harán en 10 días para sumar 3 nuevas estaciones con el mismo material rodante que se averían todos los días; será imposible viajar si ahora es una odisea".

Con respecto a la prolongación de la Línea "E" de Subte, como se recordará desde el año 2007 se estuvo construyendo la extensión desde la actual cabecera este, Bolívar, por debajo de la avenida Leandro N. Alem, hasta el barrio de Retiro en cercanía de la cabecera de las líneas ferroviarias Mitre, Belgrano Norte y San Martín. Comprende la realización de tres estaciones: Correo Central, que permitirá la combinación con la línea B, Catalinas y Retiro, en donde combinará con la línea C.

La obra, originalmente encargada a Metrovías como parte de su contrato de concesión en 1994, pasó a la órbita del Gobierno Nacional de ese entonces, cuando se renegociaron los contratos de transporte luego de la crisis argentina de 2001. En 2006, la Secretaría de Obras Públicas de la Nación llamó a licitación para la ejecución de las obras, la cual fue adjudicada al Grupo Roggio, propietario de Metrovías.​ Si bien la obra civil de túneles y estaciones estaba finalizada desde 2015, el gobierno de la CABA actual tardó casí 4 años para completarlas.