martes, 17 de junio de 2014

Ómnibus eléctricos alimentados por catenarias (Trolebuses). Régimen de incentivos para su producción

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Se encuentra en la Comisión de Transporte de la Honorable Cámara de Diputados un Proyecto de Ley sobre Régimen de incentivos para la producción de ómnibus eléctricos alimentados por catenarias (Trolebuses).

Dicho trámite recayó en el Expte. 4519-D-2014 del 10 de Junio del corriente año, siendo el firmante de dicho proyecto de ley el Diputado Nacional
Daniel Oscar Giacomino (Frente para la Victoria - PJ - Córdoba).

Foto gentileza: Trolebuses de Mendoza

Fundamentos

La presente iniciativa que impulsamos se entiende como una necesidad de carácter estratégica que apunta al fomento y desarrollo de un sector de alto valor agrado que tiende a subsanar uno de los factores problemáticos que hacen a la vida cotidiana en los centros urbanos de la República Argentina. Puntualmente nos referimos a los sistemas de transportes de pasajeros en las ciudades de nuestro vasto territorio que imperiosamente requiere una reformulación integral de los mismos, en pos de mejorar la calidad de vida de los habitantes de las mismas garantizando la sustentabilidad y mejor habitabilidad de ellas.

En ese marco conceptual que preceptuamos, es donde podemos señalar que algunas ciudades de nuestro país como son los casos de la Ciudad de Córdoba, de la Ciudad de Mendoza y la Ciudad de Rosario la instrumentación y ampliación de los medios de transportes eléctricos alimentados por catenarias denominados "Trolebuses", revisten de una ventaja competitiva y de alto valor agregado para subsanar lo caótico y congestivo del tránsito en esa grandes urbes. Situaciones estas que progresivamente en función del aumento demográfico de los grandes centros urbanos, nos obligan a adoptar una política orientadora de alcance nacional que permita mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

Este concepto tiene su raíz en que los "TROLEBUSES" al ser medios de transporte que no utilizan motores de combustión interna resultan de una tecnología preservativa del medio ambiente en cuanto a la nula contaminación que generan, con lo cual mejoran sustancialmente la calidad del aire de las concentraciones urbanas que progresivamente y como es de público conocimiento en la actualidad ya se supera en ocasiones el máximo aconsejado al efecto por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Situación está que si nos permitimos extrapolar el crecimiento demográfico con el aumento de la oferta de medios de transporte alimentados por el uso de motores de combustión interna, en menos de una década los niveles de contaminación del aire se tornarán peligrosos y nocivos, con las consecuencias en muchos casos irremediables para la vida de nuestros conciudadanos de las grandes concentraciones urbanas.

Cabe señalar a modo de reseña que los Trolebuses también conocidos como trolley o trole, es un ómnibus eléctrico, alimentado por una catenaria de dos cables superiores desde donde toma la energía eléctrica mediante dos astas. El trolebús no hace uso de vías especiales o rieles en la calzada, por lo que es un sistema más flexible. Cuenta con neumáticos de caucho en vez de ruedas de acero en rieles, como los tranvías.

El trolebús, como medio de transporte urbano a efectos prácticos, tiene su origen en EE.UU. a principios del siglo XX; en 1920, con gran aceptación de las compañías de transporte urbano, debido al gran parecido de sus mecánicas con el tranvía y con su tendido aéreo, lo que permitía al personal de la compañía familiarizarse rápidamente con su nuevo material. El desarrollo del gran trolebús data de la primera década del siglo XX, cuando pareció ser un punto medio natural entre los vehículos eléctricos (tranvía) y los autobuses a gasolina. Los sistemas de trolebús pueden evitar obstáculos en la vía que un tranvía no puede, lo que aumenta la seguridad y no requiere la alta inversión de una línea de tranvía. También ofrece una capacidad de transporte intermedia entre los ómnibus y los tranvías (menos capacidad que un tranvía, más que un ómnibus) por hora y por dirección.

En Estados Unidos las petroleras y la industria de automóvil fueron condenadas a una multa federal por usar malas artes con las entidades públicas y privadas para la eliminación de tranvías y trolebuses y cualquier otro tipo de transporte eléctrico, reducción de todo tipo de transporte guiado, por fomentar el automóvil particular en urbanizaciones y todo tipo de transporte por carretera, tolerando los autobuses como mal menor siempre que no compitiera en igualdad de condiciones con el transporte privado, y asimismo por reducir el transporte ferroviario y fomentar la aviación.

Los trolebuses son de particular importancia para ciudades escarpadas o montañosas, donde la electricidad es más efectiva que el diésel a la hora de subir colinas; además, tienen mayor adherencia que los tranvías.

Los trolebuses, al igual que todos los vehículos eléctricos, suelen verse como un medio de transporte más compatible con el medio ambiente que los autobuses de combustión, que consumen hidrocarburos y emiten gases. La utilización de energía producida en centrales eléctricas tiene ventajas sobre los motores de explosión: es más eficiente, puede utilizar mayor variedad de combustibles y es más conveniente para el control de la contaminación y se puede reutilizar el calor generado suministrando agua caliente para todo tipo de usos (industrias, hospitales, instalaciones deportivas), o generación de frío con equipos de absorción. En todo caso, también se puede utilizar la electricidad renovable.

Otra ventaja que rara vez está presente en otros vehículos (excepto algunos turismos híbridos) es que pueden generar energía eléctrica a partir de la energía cinética cuando frenan o van cuesta abajo en un proceso llamado frenado regenerativo.

En nuestro país, como ya señale tres ciudades diferentes cuentan con un servicio de trolebuses. El sistema de trolebuses de la ciudad de Córdoba existente desde el año 1989 y cuenta con tres líneas: A, B y C. Otras de las ciudades que cuenta con su propia red es Mendoza, que cuenta con cuatro líneas y su servicio fue inaugurado en el año 1958. Con sólo su línea K, la ciudad de Rosario cuenta con su red de trolebuses, también desde el año 1958. Las ciudades de Mar del Plata, Buenos Aires y La Plata contaron con líneas de trolebuses en su momento, pero ante su déficit económico dejaron de funcionar.

Es bajo este razonamiento, que entendemos necesario impulsar una política de carácter proactiva y estratégica desde el Estado Nacional para desarrollar y potenciar las ventajas competitivas que disponen las plantas de producción existentes en el país, fomentando e incentivando el desarrollo de un sector que desde el punto vista estratégico resulta en un beneficio para la calidad de vida de nuestros ciudadanos, disponiendo de recursos existentes, al aprovechar las plantas industriales de fabricación de estos medios en nuestra geografía nacional.

Debemos entender que este incentivo que proponemos en el marco de las diferentes acciones que se han adoptados en los últimos años para promover del desarrollo local de sectores como el automotor, el de fabricación de motos, el de incentivo a la industria liviana, entre otros, nos permitirá concebir una política de estado al convertir a la República Argentina en un importante ámbito de producción, innovación y trabajo de sectores que hace menos de una década no producían y generaban trabajo argentino. La orientación de los recursos que desde el estado se promoverían a este actor tendría a su vez su correlato en el desarrollo de una mejor matriz productiva mejorando los términos del intercambio.


Es así que promover el desarrollo de estas tecnologías resultan de carácter crucial por cuanto las ventajas competitivas que tiene para la vida cotidiana de millones de nuestros ciudadanos, que la usan en forma general y no individual.

10 comentarios:

  1. Alejandro García dijo...
    Acá están haciendo en Mendoza

    ResponderEliminar
  2. Will Acuña dijo...
    Lo de mendoza es un Tranvia, esto vendria a ser algo mas como un Metrobus Electrico

    ResponderEliminar

  3. Mariano César Antenore dijo...
    No comulgo con Daniel Giacomino, pero valoro esta iniciativa desde la Cámara de Diputados de la Nación.
    Ojalá tenga curso favorable.

    ResponderEliminar
  4. Juan Manuel Martorell dijo...
    Cuanto mejor esto de la Camara de Diputados que las decisiones de la Municipalidad de Rosario!

    ResponderEliminar
  5. Carlos Adolfo Wallberg dijo...
    ¿ Me equivoco o falta la parte dispositiva del proyecto ?

    ResponderEliminar
  6. Mariano César Antenore dijo...
    Carlos; es verdad, están los fundamentos pero no el cuerpo de la resolución.

    ResponderEliminar
  7. Héctor Rumbo dijo...
    ESO SI QUE SIRVE NO EL METROBUS

    ResponderEliminar
  8. En la foto que pusiste hay un trolebús en Belgrado, República de Serbia. ¿No tienes imágenes de Argentina?

    ResponderEliminar
  9. Trolebuses hubo en Argentina más allá de las tres ciudades donde aun sobreviven. El proyecto de ley no lo menciona, ni lo hace con las motivaciones arteras que llevaron a su eliminación especialmente en Buenos Aires. El texto es evidentemente un "copy and paste" de un texto de origen norteamericano, decididamente orientado contra el tranvía. En base a ello se redacta una ley local, que empieza por atrasar porque la tecnología del trolebus ya ha sido superada por el "trolebus wireless". Esto es el bus eléctrico sin conexión a un cableado de alimentación (o sea que ya no es un trolebus). Ya hay varios casos de servicios de este tipo en algunas ciudades de Europa y todas las grandes compañías como Siemens, Bombardier, Alstom, CAF y alguna otra, ya los producen. Así que este proyecto de ley empieza por atrasar, además de los varios errores técnicos y de traducción que posee. Lo correcto sería que el proyecto promueva el transporte eléctrico en cualquiera de sus manifestaciones y con incorporación de tecnologías avanzadas, tanto guiadas como no guiadas y semiguiadas.

    ResponderEliminar
  10. Armando Alberto Gutiérrez dice ahora: Una noticia buena por demás. Pero no olvidemos que el Trolebús es bueno para un empalme de un suburbio a una Línea troncal, pero no para líneas troncales. Esto también me lo dijeron en 1990 en los Museos de Madrid, París y Londres. En otros países que también recorrí no pregunté pues no les entendía nada.

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.