jueves, 21 de noviembre de 2013

ROSARIO: UNAS 1.500 FAMILIAS VIVEN PEGADAS A LAS VÍAS DEL TREN QUE IRÁ A CAPITAL

ACTUALIDAD

El arranque del proyecto del tren de pasajeros Rosario-Buenos Aires requiere trabajos previos. En primer lugar, la Municipalidad deberá conocer con exactitud cuántas personas viven en asentamientos...

El arranque del proyecto del tren Rosario-Buenos Aires requiere trabajos previos. En primer lugar, la Municipalidad deberá conocer con exactitud cuántas personas viven en asentamientos precarios pegados a las vías por donde pasará el convoy. No obstante, los primeros datos señalan que son al menos 1.500, que deberán ser reubicadas en otras zonas de la ciudad. Junto con esto comenzarán los trabajos para la reparación de los rieles.


Un relevamiento hecho por la Municipalidad en 2011 revela que unas 3.500 familias viven en asentamientos precarios en torno a las redes troncales ferroviarias que atraviesan la ciudad: Belgrano Cargas y Logística y Nuevo Central Argentino (NCA), ex Mitre. Sobre este último sectro circulará el tren de pasajeros que unirá Buenos Aires con Rosario en menos tiempo que lo que hoy se tarda en colectivo.

En estos días, la Municipalidad está comenzando un nuevo estudio que permitirá saber con mayor precisión cuántas personas necesitarán una nueva casa.

Además, se está elaborando un mapa actualizado con los asentamientos existentes en torno a las vías férreas. Este trabajo llevará un par de meses y permitirá actuar sobre datos más concretos.

El traslado de las miles de familias implicará un trabajo conjunto entre Nación, provincia y Municipalidad para construir nuevas urbanizaciones, más seguras y lejos de las vías.

En forma paralela, en breve comenzarán las tareas de reparación de rieles, sobre todo en las zonas no urbanas. Al menos se cambiarán 40 kilómetros de rieles en zona no urbanizadas.

Estación. Un grupo de funcionarios municipales se reunió el martes con el secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, en Buenos Aires y allí se fijaron plazos. De no mediar inconvenientes, en 2 años el tren podría estar funcionando (ver aparte). Y el convoy llegaría a la estación Rosario Norte.

El esperado tren que saldrá desde Rosario y arribará a Buenos Aires en al menos tres horas y media podrá ser una realidad. Ya se decidió que se utilizará la red del ex ferrocarril Mitre.

El trayecto de entrada a Rosario será por el sur cruzando la avenida de Circunvalación y luego circulará en paralelo a Flammarión, Laguna del Desierto, hasta Cabín 9 (Pérez) para volver a entrar a Rosario en paralelo a la diagonal Río Negro, hasta la zona de avenida Alberdi y desde allí hasta Rosario Norte, que sería la estación final.

Más adelante podría construirse una nueva estación o utilizar Patio Parada, pero no por el momento.

En tanto, la estación Rosario Norte permitirá hacer conexiones con trenes metropolitanos que lleguen hasta Cañada de Gómez, Casilda y San Lorenzo.

Y, en un futuro, este tren también podría unir a Rosario con otras ciudades como Córdoba o Tucumán, entre otras. Por el momento se espera que comiencen los trabajos de refacción férrea que son indispensables.

Barese negó el vínculo laboral con arquitecto de una torre

Explícitamente "incómodo y molesto", el secretario de Planeamiento de la Municipalidad, Pablo Barese, negó una a una las denuncias hechas públicas por la concejala del Partido del Progreso Social (PPS) Fernanda Gigliani que apuntan a su relación "comercial y profesional" con el arquitecto Norberto Daniel Massa, que figura en el expediente aprobado para la construcción de la polémica Torre Shopping, en la esquina de Juan B. Justo y Rondeau. "Ni tengo relación comercial con el arquitecto, a quien no niego conocer, ni tampoco la Secretaría que presido tiene la potestad de otorgar permisos de edificación, por lo tanto no estoy de los dos lados del mostrador como dice la concejala", se defendió ayer el funcionario, que adelantó que consultará a las áreas legales y técnicas del municipio para "evaluar los pasos a seguir".

Las irregularidades planteadas por los concejales cavalleristas sobre el permiso otorgado para la construcción de la torre en la zona norte se vienen acumulando desde mediados de este año, sin embargo, en los últimos días, las denuncias apuntaron directamente al responsable de Planeamiento.


"Sorprendido por los términos de la denuncia", Barese señaló ayer que "el planteo que hace la concejala Gigliani de que me encuentro de «ambos lados del mostrador» no se ajusta a la verdad"; y prosiguió: "No tengo relación comercial con el arquitecto (Norberto Massa) como se plantea, lo conozco sí y no lo voy a negar, y hemos participado juntos de concursos académicos en los años 90, pero no he mantenido con él en el pasado ni en el presente ningún vínculo comercial".LaCapital.com