sábado, 27 de noviembre de 2010

INSÓLITA HUELGA GREMIAL CONTRA NUEVOS AFILIADOS

Los ferroviarios rechazaron 2000 incorporaciones

Más de 2000 tercerizados pasaron a planta permanente... y los gremios salieron a protestar. Por curioso que parezca, ése fue uno de los motivos de la sorpresiva medida de fuerza lanzada anteayer por la Unión Ferroviaria (UF) y el gremio de maquinistas de La Fraternidad, que generó demoras y cancelaciones en los trenes de las líneas Roca, San Martín y Belgrano Sur, además de complicaciones en otras líneas que conectan la Capital con el conurbano bonaerense.



Pero la efectivización de los obreros contratados por fuera del convenio laboral ferroviario no fue el único motivo del paro, según dejaron trascender fuentes sindicales: también influyó el procesamiento de los siete detenidos por el asesinato de Mariano Ferreyra, el joven militante del Partido Obrero baleado el 20 de octubre en Barracas, cuando participaba de una protesta de los tercerizados del Roca.

Entre los procesados se encuentran los dirigentes de la UF Pablo Díaz, Guillermo Uño, Juan Carlos Pérez, Salvador Pipitó y Jorge González. Díaz es apuntado como el reclutador y coordinador del grupo que supuestamente perpetró el ataque que concluyó con el homicidio, y en el que también fueron baleados Elsa Rodríguez -aún permanece internada-, Nelson Aguirre (ambos del Partido Obrero) y Ariel Pintos, un tercerizado despedido del Roca.

El paro sorpresivo

La medida de fuerza de ayer comenzó a las 14 y fue informada por los voceros de la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (Ugofe), la empresa estatal a cargo de los servicios de trenes afectados. Por la noche, motivó la intervención del Ministerio de Trabajo, que dictó la conciliación obligatoria "para todo el sector ferroviario" involucrado.

"El paro fue un desastre fogoneado por La Fraternidad, que se encontró con la bronca de los pasajeros y de los afiliados de la UF", relató Rubén Sobrero, jefe de delegados del Sarmiento y opositor a José Pedraza, el líder de la organización sindical. "Al final, el ministerio les tiró una toalla con la conciliación, porque el paro se caía a pedazos", agregó.

La cartera laboral y la Secretaría de Transporte habían ratificado que 2052 trabajadores tercerizados pasarán a la planta del ferrocarril, en un cronograma que comenzó ayer y culminará el 20 de diciembre. Según Sobrero y Omar Merino, dirigente del Partido Obrero y delegado del Roca, La Fraternidad movilizó a sus afiliados con el argumento de que "los piqueteros efectivizados les iban a robar el lugar a sus hijos".

El ingreso de los hijos de los trabajadores es una tradición en el gremio ferroviario. Sin embargo, la mayoría de los 2052 efectivizados anteayer ingresarán a la Unión Ferroviaria y no al gremio de los maquinistas. "¿Cómo un gremio puede quejarse de tener 7000 afiliados, cuando en los años 90 los ferroviarios eran 90.000?", se preguntó Merino, para contestarse: "Lo que influyó también fue el procesamiento de los detenidos".

En la línea Belgrano Sur, los trabajadores implementaron un "quite de colaboración" que causó demoras y cancelaciones. En el ferrocarril San Martín fueron cancelados uno de cada cuatro viajes, una determinación similar a la que se aplicó en todos los ramales del Roca. En total, los inconvenientes se prolongaron por casi seis horas, hasta la intervención del ministerio.

La medida no prosperó más de dos horas en el Sarmiento, donde los pasajeros reaccionaron con furia contra los maquinistas, ya que los afiliados de la UF no se habían plegado al paro. "Después de Ferreyra, muchos ferroviarios están empezando a reaccionar contra la patota", sostuvo Sobrero.(Fuente. La Nación)