domingo, 28 de noviembre de 2010

UNA EMPRESA FANTASMA DE COSTA RICA, EN LA COMPRA DE LOS TRENES A PORTUGAL

Se llama Satodola. La maneja la esposa de Manuel Vázquez, el asesor de Jaime.

A la familia de Manuel Vázquez, supuesto testaferro de Ricardo Jaime, le gustaba Costa Rica. Mejor dicho: le gustaba armar sociedades en ese país para alejarse lo más posible de eventuales investigaciones molestas de las autoridades penales y tributarias argentinas.

En las computadoras halladas por la Justicia en las oficinas de Vázquez se encontraron imágenes de los manuscritos de las escrituras realizadas en San José de Costa Rica para constituir la firma Inversiones Satodola S.A ., empresa que pertenece a la esposa del ex asesor de Jaime, Marta Margarita Domínguez. Además, de la consultora Caesa que maneja Vázquez.

Esa firma costarricense también intermedió en la operación de compra de material ferroviario que se hizo a España. En concepto de comisiones embolsó 471.535 dólares que fueron pagados por la empresa portuguesa que transportó los vagones hasta la Argentina. Satodola emitió la factura número 14 de su talonario para ser pagada por la empresa SDV (Portugal) Transitarios LDA, una firma de transporte global con oficinas en todo el mundo.

Desembarco de material ferroviario usado (ex ferrocarriles portugueses) en Puerto Dock Sud - Foto. Pablo Salgado

La firma costarricense de los Vázquez, cobró casi medio millón de dólares por “servicios realizados para el proceso de desembarque y puesta sobre rieles de 35 unidades compuestas por locomotoras (ex FEVE), coches de tren y triplas ferroviarias (Ex RENFE) en el puerto de Buenos Aires exportados desde España por Expansión Exterior para la Secretaría de Transporte del Gobierno de la Nación Argentina”, según se lee en la factura del 20 de marzo de 2007.

Apenas un año antes, Marta Domínguez adquirió el paquete accionario de Satodola, la sociedad con domicilio en el Centro Corporativo Plaza Roble Edificio El Patio, Piso 3, San Rafael de Escazú, San José, Costa Rica. Fueron designados apoderados su hijo Julián y Damián Facundo Rocca, quien integró la sociedad dedicada a las apuestas deportivas on line Bwin de Argentina.

El dinero que giró la empresa con domicilio en Lisboa, Portugal, debió ser depositado en otra de las cuentas que aparecen vinculadas a las operaciones de intermediación de la familia del supuesto testaferro de Jaime.

Según consta en la factura que estaba en las computadoras de Vázquez el pago se debía girar a la cuenta número 000148130 del HSBC de Nueva York. Esa cuenta está a nombre de Sofiter Trading Corp, una nueva empresa a la que los investigadores judiciales apuntan para seguir la ruta del dinero del caso.

La referencia de esa cuenta es José Sanmartino, un personaje desconocido en el entramado de sociedades vinculadas a Vázquez.

Vázquez y su hijo Julián están imputados en la causa en la que se investiga el enriquecimiento ilícito de Jaime. Se los considera como las personas interpuestas que pudieron contribuir a ocultar bienes del ex funcionario. El expediente está a cargo del juez Norberto Oyarbide y del fiscal Carlos Rívolo.

No es la primera vez que una sociedad constituida en Costa Rica aparece en la investigación sobre el enriquecimiento súbito de un funcionario que ganaba $10.405 por mes.

El avión de cuatro millones de dólares que Jaime usaba como propio fue comprado por una sociedad costarricense llamada Pegasus Equity Investments. En esa sociedad constituida por Ignacio Ezequiel Seevers -el mismo abogado que armó la operación de Satodola- fueron nombrados apoderados Julián Vázquez y su madre Marta Domínguez.

La aparición de una firma costarricense recibiendo comisiones de parte de los portugueses permite sostener que a Vázquez y Jaime no les alcanzaba con la facturación de la consultora porteña. Tuvieron que abrir una sucursal en un paraíso fiscal.(Fuente: Clarín)

1 comentario:

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.