martes, 30 de noviembre de 2010

ESPAÑA: TREN CON PLAN, PERO SIN CARGA

España suspende en transporte ferroviario de mercancías. Puertos y aeropuertos han conseguido la recuperación del verde para sus estadísticas, después de un nefasto 2009. Al tren, en cambio, le resta bastante camino por recorrer. La carretera sigue absorbiendo el grueso de un negocio que, en su vertiente ferroviaria, está inmerso en una liberalización más bien teórica, que en el fondo no acaba de despegar.



Los trenes españoles sólo movieron el 4,1 por 100 de las mercancías, según datos del Eurostat, lo que supone quedar situado en los últimos puestos a nivel europeo. Sólo Grecia e Irlanda se encuentran por debajo y los descensos experimentados en la última década también figuran en cabeza del ranking comunitario. La crisis ha ralentizado la actividad económica, baste recordar el dato: en 1997, año de sus mejores registros, el ferrocarril sólo movió diez de cada cien toneladas.

¿Cuáles son los motivos? Básicamente, falta de competitividad económica y baja calidad del servicio. El precio unitario de tonelada transportada por ferrocarril debería ser inferior al de carretera en distancias medias y largas -más de 600 kilómetros-, pero en la práctica no es así. Demasiados costes en maniobras innecesarias -la red tiene tres tipos de ancho de vía diferentes-, carencia de centros logísticos en los que gestionar las mercancías y bajo aprovechamiento de los recursos disponibles, -la conducción efectiva de los camioneros triplica la de los maquinistas-, son algunas de las razones y, al tiempo, condicionantes que frenan la capacidad de reacción de los gestores para adaptarse a las necesidades de los clientes.

El recién nombrado secretario de estado de Transportes, Isaías Táboas, comparece este miércoles en el Congreso para explicar, una vez más, el plan estratégico del Ministerio de Fomento, en el que, entre otras cosas, figura -de nuevo- conseguir que la tasa apuntada (4 por 100) se duplique o más en el horizonte 2020.

Sobre el papel hay buenas ideas, pero el camino no va a ser sencillo porque requiere, entre otras cosas, acometer inversiones por más de 7.500 millones que el Ministerio pretende lograr con ayuda del resto de administraciones -autonómicas incluidas- y del sector privado. El panorama se presenta complicado. (Fuente: La Tiza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.