martes, 21 de junio de 2016

La Fraternidad reclama “planificación federal” en todo el transporte

Gremiales

El sindicato de conductores de trenes, La Fraternidad, encabezado por Omar Maturano, conmemora este lunes el 129 aniversario de su creación y realizó un balance sobre el último año.

En este marco, el gremio ferroviario criticó la gestión del exministro de Transporte, Florencio Randazzo, a quien tildó de “maquilllar una realidad”, mientras que definió las acciones del nuevo ministro, Guillermo Dietrich, como de “múltiples anuncios pero aún sin un plan contundente de transporte a nivel nacional”.

La Fraternidad reivindicó su rol en el sector ferroviario y sus esfuerzos en modernizar la formación profesional de los conductores, al tiempo que criticó el impuesto a las ganancias que “es una vergüenza confiscatoria e inconstitucional del esfuerzo de los trabajadores”.


También Omar Maturano, actual secretario adjunto de la poderosa Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), reivindicó él nucleamiento sindical y ratificó que trabajan para que el congreso Nacional sancione una Ley Federal de Transporte para que “ordene todos los modos, otorgue previsibilidad y planificación a la actividad a largo plazo”.

Asimismo, el sindicalista se refirió a la participación constante de La Fraternidad en el proceso de unidad que viven las tres centrales cegetistas. “Asumimos los dirigentes que se nos imponen nuevos tiempos políticos, reivindicando las medidas de fuerza como un derecho genuino pero también aportando propuestas y diálogo en pos de la gobernabilidad del país. La defensa de los puestos de trabajo y la lucha contra la inflación son dos grandes preocupaciones a la que nos abocamos cotidianamente”, argumentó.

La Fraternidad también sostuvo que continuará utilizando campañas públicas en defensa del modo ferroviario “hasta que se entienda que no aceptaremos retroceder a los años 90, década en la que el neoliberalismo terminó de destrozar el modo ferroviario a nivel nacional”.

Sobre el nuevo ciclo político, indicó que “hemos dejado atrás una gestión de gobierno que culminó con un gusto amargo por lo mucho prometido y lo poco concretado. Tuvo que existir la tragedia de Once para que los funcionarios advirtieran de la imperiosa necesidad de concretar inversiones en material rodante e infraestructura para despertar del letargo en donde se desarrollaba el transporte ferroviario, con trenes vetustos y casi sin seguridad operativa”.

“La gestión del exministro de Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, maquilló una realidad, que en los hechos, fue solo eso, maquillaje, ese que con solo un poco de uso, se corre y deja ver la realidad”, expuso el documento gremial.

Al respecto, graficó: “hoy las vías siguen, en su inmensa mayoría, permitiendo circular a una velocidad que no es en lo absoluto comercial y competitiva; el sistema de señalización continua con la lógica de hace 80 años; las obras de infraestructura se desmoronan -como por ejemplo el puente sobre el Río Salado que lleva más de una año en reparaciones-; y la promesa de la reactivación de los servicios ferroviarios al interior –que permiten una conexión rápida y segura- han quedado durmiendo como acciones voluntaristas que han quedado, por ejemplo, reflejados en el papel de los expedientes que duermen en algún cajón de la operadora ferroviaria (Sofse)”.

“Sobre esta nueva gestión de seis meses que encabeza el ministro Dietrich, reconocemos la voluntad de diálogo pero lejos estamos de compartir visiones y proyectos que nos permitan el trabajo en conjunto. La sociedad se encuentra inmersa en anuncios múltiples de obras de transporte, que a nuestro criterio termina privilegiando un modo de transporte sobre otro”, alertó La Fraternidad.

Y remató: “como también reconocemos que frente a los errores se desdicen o dan marcha atrás. Hoy, debemos decirlo claramente, no vemos una definición contundente del rumbo que quiere imprimir a la gestión de la administración macrista en materia de Transporte”. (ANDigital)

2 comentarios:

  1. Me parece muy bien que el señor Maturano opine de los ferrocarriles porque es su mettie, pero me parece que tiene poca memoria cuando dice “hemos dejado atrás una gestión de gobierno que culminó con un gusto amargo por lo mucho prometido y lo poco concretado. Tuvo que existir la tragedia de Once para que los funcionarios advirtieran de la imperiosa necesidad de concretar inversiones en material rodante e infraestructura para despertar del letargo en donde se desarrollaba el transporte ferroviario, con trenes vetustos y casi sin seguridad operativa”.
    Sr. Maturano La Fraternidad fue parte del anterior gobierno ya que tuvo un subsecretario de transp. ferrov., Antonio Luna (que estaba cuando fue la tragedia de Once), también estuvo en la presidencia de la Adif (Villafañe) y en el directorio de Sofse (Special), me parece que también son responsables de lo que usted tan bien detalla en dicho párrafo. Saludos
    Rogelio Rodríguez

    ResponderEliminar
  2. soy ruben fui ferroviario linea urquiza años 1979 al 1993 y gracias a los negociados de nuestros compañeros de la union f. y la fraternidad quedaron solo ellos con la empresa ferr.arg. se bajaron de las locomotoras y hacen los trabajos que nosotros haciamos y asi les va hoy vemos enla linea urquiza despues del desastre que dejaron los brasileños que nunca invirtieron un pesos en infraetructura dejando trenes tirados en todo el recoorrido y jamas levantaron las mercaderias ni el material rodante nunca cuidaron las maquinas ni el tonelaje de los trenes como terminaron.. y hoy quien va a despachar pasta mecanica si los vagones que pierden o se rompen las lonas siguen de igual formas aunque llueva el raleo se perdio porque los trenes descarrilaban y ahi quedaba la mercaderia y como se levanta el prestigio de la empresa que redito puede dar hoy nunca cuidaron y hoy se esta pagango las consecuencias se debe dar gracias a dios que no se clausuro el ramal-

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.