lunes, 20 de abril de 2015

Realidad

Nota de Opinión

Por: Norberto Rosendo (Comisión Nacional Salvemos al Tren)


Mañana por la mañana hemos decidido en común acuerdo y en asamblea de soviet populares de nuestra recién proclamada república socialista k que tomaremos la residencia de Olivos, (lo más parecido que tenemos por estas pampas al Palacio de Invierno); después de muchas discusiones, por fin hemos llegado a un acuerdo por mayoría. Pero siempre hay un pero, dos dirigentes se oponen, el argumento es que si colgamos a los opresores ellos no devolverán lo que robaron al pueblo, es por ello que antes de tomar el palacio debemos hacerles devolver lo que se robaron.

Es claro que no tomaremos ningún palacio, y mucho menos, les haremos devolver nada a nadie.

Pero esa es en esencia la posición de  los que se han opuesto a la nueva Ley de Ferrocarriles.

Nadie dice, y mucho menos nosotros, que la nueva ley ferroviaria sea la revolución bolchevique ferroviaria ni nada parecido, pero sí decimos que es un paso en el camino correcto; veamos por qué.

a) Vuelve a crear dentro de la dependencia del Estado una empresa nacional ferroviaria, lo cual significa volver a tener la potestad sobre el sistema; permite la generación de políticas públicas en relación a los ferrocarriles, y lo más importante, permite dirigir las inversiones hacia los sectores que estratégicamente nos interesan.

b) Consagra el sistema de vías abiertas. Lo cual significa que si un operador quiere tener un tren debe comprarlo, no como ahora que lo recibió regalado del Estado. Permite que los privados inviertan sin tener que quedarse con todo el paquete, y fundamentalmente, con la planificación.

Que tiene cosas malas, sin duda, este no es un gobierno revolucionario simplemente porque nuestro pueblo todavía no quiere un gobierno revolucionario, y este gobierno actúa en consecuencia, dejando puertas abiertas por las que puede colarse nuevamente el robo privado.

Creemos que las dos mayores faltas de esta ley son la ausencia de los cargadores y los pasajeros en el directorio, y la posibilidad de privatizar los controles de trenes.

Pero que es un avance frente a las leyes que teníamos que nos prohibían poseer una empresa que operara nuestros trenes (ley de Reforma del Estado), es sin duda un gran avance.

Vamos ahora con las falacias de nuestros opositores a tomar el Palacio de Invierno. Dicen ellos que hay que cobrarle a los concesionarios la plata que se llevaron.

Bien, díganme ahora cómo se hace para sacarle jugo a un ladrillo seco; todas y cada una de las empresas que manejan nuestros trenes son poco más que cascaras vacías llamadas Sociedades Anónimas que nuestra ley permite y santifica, y las cuales no tienen un peso partido al medio. Que podemos llevar presos a sus gerentes. ¡Sí!, eso es cierto, pero no es necesario ponerlo en la ley.

Hay que hacer el inventario, la pregunta es de qué, ¿de lo que queda?, ¿de lo que había o de lo que se robaron?, la siguiente pregunta es, ¿para qué?, si no podremos ejecutar una mísera garantía o seguro ya que hace muchos años que los mismos están caducos.

Si estuviéramos en medio de una revolución, seguramente enjuiciaríamos a los responsables y probablemente irían presos varios, pero en un estado de derecho burgués como éste, lo único que podremos hacer es llorar sobre la leche derramada, y eso como todos sabemos, es inconducente.

Hoy lo mejor que podemos hacer es cesar las concesiones lo antes posible, y lo antes posible es cuando la relación de fuerzas de para ello, nunca antes, y es esto exactamente lo que ha hecho esta ley.

Que la ley dejó las puertas abiertas a futuras concesiones; sí, sin duda, ya que si recordamos que teníamos una empresa estatal que se llamaba Ferrocarriles Argentinos que tenía autarquía y no sé qué más, y que daba trabajo a más de cien mil personas y que de un día para otro la hicimos añicos.

Que un payaso de largas patillas y contradictoria conducta política, de un día para el otro transformó lo que era un  país cuasi socialista en un paraíso neoliberal y totalmente a derecho, no hay duda y es historia.

Y que otros pueblos que ya habían hecho su revolución y que de un día para el otro les cayó un burócrata de costosas corbatas y perestroika mediante, tiró todo por la ventana y ese pueblo sólo conservó lo que estuvo dispuesto a defender a través de sus luchas.

Hoy y aquí es igual que antes y allá, lo que la gente esté dispuesta a defender con sus luchas y sus decisiones se conservará, y lo que no se perderá, es simplemente la ley de la historia y no hay otra dictada por ningún parlamento que pueda oponerse a ésta.

Si mañana llega don Mauricio al poder, simplemente el avance que fue esta ley será simplemente historia y volveremos a tener concesionarios de trenes como hoy lo hay de subte en la capital.

Si en cambio el presidente se llamara Florencio, seguramente esta ley avanzará hacia un sistema más público.

Si se llama en cambio Daniel, al que le vemos sin duda dos largas patillas, hoy virtuales, probablemente el futuro sea similar al que nos reserva el Mauricio.

En fin, una ley no puede asegurarnos de ninguna manera el futuro, sólo nuestra consecuente participación, decisiones y lucha podrá consolidar ese futuro; hoy la ley da un paso, un paso corto y vacilante sin duda, pero en la dirección correcta.

Por eso la apoyo.

23 comentarios:

  1. Si gana el tal Daniel todas las redes (las pocas que van a quedar) pasaran a operar como hoy opera el tren Plaza C.-Bahía Blanca: a la buena de Dios y hasta que el mismo quiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo Castro
      No te esfuerces por hacerle campaña a Randazzo, ya sabemos x que pata cojeas rosendo, tenes el discurso y la actitud de un zurdo arreglado, tendrias que blanquear y ponerte del lado del gobierno, no podes hacerte el guapo para la plebe y besarle la mano al zar, anda a seguir laburando para el zar, que la plebe sabe distinguir bien entre el blanco y el negro y los matices grises son para son para los cipayos del PC entre otros

      Eliminar
  2. Eduardo Castro
    Andaaaa rosendo, segui haciendole el caldo gordo a Randazzo, que mientras vos labures a full con esos trenes de juguete esta todo bien, no podes ubicar a ni uno de tus militantes

    ResponderEliminar
  3. Me causa gracia la referencia a lo que pasaría con el tren si ganara Macri. ¡Justamente el PRO apoyó esta ley! Esta nota de opinión lo único que hace es blanquear la penosa posición de Norberto Rosendo a favor del menemista Randazzo. El futuro de los trencitos de Randy se vio el otro día con el tren a Rosario remolcado por una locomotora vieja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fijate bien que lo apoyó con sus mil reservas, y porque es año electoral y hoy por hoy todo el mundo sabe que es lo correcto. Cuando ganen sera otra historia, lo creas vos o no.

      Eliminar
    2. Si a vos te parece correcto randazzo solo por una ley y unos trencitos de juguete estamos en el horno

      Eliminar
    3. si vos crees que randazzo es lo mejor estamos en el horno

      Eliminar
  4. ¿Florencio le habra prometido algun puestito a Norberto?

    ResponderEliminar
  5. Este "revolucionario de escritorio" que escribe esta nota tiene muy poca memoria sobre el servicio antes de la llegada del mono riojano votado por la mayoria hasta en la ultima oportunidad versus nestor kk en manos de un estado similar al actual, lleno de ñoquis que se perpetuaron con concesiones a empresarios amigos y subsidios fantasmas, para despues de 15 años darse cuenta que el material rodante estaba al borde de mas catastrofes que la de ONCE, esto no tenia vuelta atras, no soportaba un accidente mas el servicio, se corrio a comprar a china (nuestro nuevo papá) formaciones que veremos en el tiempo si tienen la calidad para el nivel de pasajeros y tipo de salvajismo tanto de los usuarios como del poco mantenimiento que se le brindan y los viejos toshiba soportaban estoicos toda clase de maltratos, el servicio nunca fue privado ni liberal ni neoliberal, los servicios no tienen ideologia, son servicios y punto, buenos o malos, ahora del estado 100% me gustaria saber que opcion de reclamo o multa le cabe al incumplimiento del servicio, de horarios, de uso adecuado de los mismos que antes "en teoria" existia pero que jamas la cobraban por complicidad, la responsabilidad y control queda en mano de camporistas que saben tanto de trenes como de pasaportes y DNIs, total todo da lo mismo, no hay gente ferroviaria planificando nada nuevo ni repensando las infraestructura que desde peron para aca esta intacta sin novedades y pasaron... muchos muchos años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo con Claudio López.

      Eliminar
    2. Coincido con esta opinión. Y sobre todo con que los servicios no tienen ideología, son servicios. No hay que tirar tanta tierra sobre lo privado, y tomemos como ejemplo el caso de Ferrovías donde tenemos formaciones bastante bien mantenidas, limpias, sin grafitis y con un alto nivel de puntualidad. Y usuarios bastantes conformes. Y lo contrario a esto es Ferrobaires, empresa con un alto nivel de ñoquis, y servicio pésimo.

      Eliminar
  6. Discrepo profundamente con el autor de la nota. En primer lugar, la potestad del estado no garantiza eficiencia ferroviaria. El ejemplo de Ferrobaires es más que claro, habiendo resignado destinos y servicios desde su implementación en 1993. Por otra parte, la demonización de la actividad privada (y de la década del 90 en general) es un argumento muy utilizado por el kirchnerismo, que -se sabe- adhirió a muchos de los postulados de aquellos años suscribiendo con palabras y votos en el Congreso.

    No estoy en contra de las concesiones ni la participación de privados; de hecho, los que fallaron (por neglicencia o corrupción) fueron los organismos de control, permitiendo durante años la complicidad entre operadores y los sucesivos gobiernos haciendo la vista gorda hasta que la tragedia de Once dejó en manifiesto como nunca que la corrupción "mata".

    No olvidemos que quien mantuvo no sólo las concesiones sino el abandono general del sistema ferroviario, fue este mismo Gobierno, que sólo a partir de la pérdida de 51 vidas y evaluando el costo político y social que ello implicaba, decidió prestarle a este medio de transporte la atención que no le había prestado en más de 10 años.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Demasiados goriloides acá, parenla por favor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pareeennnn, no piensen, no opinen!, "gorilas" con estudios y educacion!!!!, basta fuera del foro, solo queremos aplaudidores de medidas que toman los mismos que años atras tomaron de las otras...

      Eliminar
    2. Que boludo que sos la verdad.

      Eliminar
    3. Viniendo de vos es un cumplido querido... salvo que tengas 5 años por la forma que redactas, si es asi te perdono...

      Eliminar
    4. ¿Y que sabés vos como redacto? En fin...

      Eliminar
  8. Todos los comentarios coinciden entonces el "Surdito"Rosendo deberia borrarse,

    ResponderEliminar
  9. Lo único que no se puede contradecir es la ley de la gravedad.
    Nadie habla de una empresa de transporte ferroviario en la Argentina.
    El único discurso es cómo apropiarse de una gran caja negra, a la cual aportan todos los habitantes de este país. Vergonzoso.
    Es totalmente falso que FA se cayó por la decisión del presidente Menem. Se empezó a caer con la estatización de 1948: nunca FA pudo transportar la cantidad de carga que llevaban los FFCC antes de ese acto que sólo benefició a los concesionarios que recibieron un montón de platita argentina sin pensarlo.
    Basta de voluntarismo suicida.
    Se requiere una empresa de transporte ferroviario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mentís groseramente, FA no se cayó con la estatización sino que el ferrocarril ya se venía cayendo abajo desde las décadas del 30 en adelante cuando a los concesionarios ingleses les cayó la rentabilidad, perdieron tonelaje de carga, tenían material ya obsoleto para esa época que no renovaban, dejaron de hacer las inversiones prometidas (y la prueba está en la electrificación del Roca, obra prometida por el Ferrocarril del Sud ya en los años 20 y que jamás cumplió) y arrastraban defícit tras déficit, lo cual llevó a su nacionalización en 1946 y durante al menos 10 años EFEA funcionó eficazmente hasta que llegó la Revolución Libertadora y con sus planes de ajuste de la mano del general Thomas Larkin fue destruyendo de a poco FA motivado todo en desarrollar la industria del transporte automotor (automóvil, ómnibus y camión) en detrimento del tren, luego los golpes de Onganía y Videla siguen con la destrucción y así llegamos hoy.
      Por lo que es una total falacia sostener ese argumento cuando a FA la fueron destruyendo desde afuera y desde adentro y por medio de gente ligada a intereses totalmente ajenos al ferrocarril.

      Si hay que contar la historia hay que contarla toda porque sino sos un tendencioso.

      Eliminar
  10. Si gana Florencio vamos a tener mas vagones chinos (vagones no coches ehh)... entiendo que pasajeros es un tema complicado y habia que resolverlo.... pero importar 2500 vagones de carga y que encima no saben que compraron..... lamentable
    Saludos Seba Pereyra

    ResponderEliminar
  11. Yo también apoyo la Ley de Nuevos Ferrocarriles Argentinos y defiendo la gestión de Randazzo.
    Seguro que tiene componente proselitista, pero la compra de trenes a china y los cochemotores nacionales, la concentración de los servicios de pasajeros en la Trenes Argentinos Operadora Ferroviaria, las obras de mejora en la red del Belgrano Cargas y en los ramales centrales de la Mitre. Pasamos de tener una gestión ausente y que le hacía el juego a los concesionarios, a una gestión que empezó a reequipar la red y mejorar los servicios.
    ¿Quién puede negar lo que está hecho? ¿Y qué cae tan mal de la ley, acaso reafirmar las reglas del ferrocarril estatal puede tener un impacto negativo en el desarrollo de la red? ¿Acaso de repente las concesiones están bien, cuando hace más de una década venimos pidiendo encarecidamente que se cambie esa situación?
    Lo que más me molesta es solamente leer quejas. Nadie propone nada ni fundamenta en concreto por qué se oponen al proyecto. Este gataflorismo me angustia mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lee el comentario de Claudio Lopez que fundamenta muy bien lo que es este gobierno, no seas gil y abri los ojos, el cambio en los ferrocarriles se los debemos a los tragicos accidentes, no se permitia uno mas este desgobierno y salieron desesperados a comprar trenes sin haberse preocupado desde el 2001 para aca por eso ni por las vias ni por las estaciones..., la plata estaba para otras cosas, futbol para todos, comprar medios afines con publicidad oficial, en fin... segui durmiendo la siesta kk que cuando te despiertes ya será tarde...

      Eliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.